La serie Gambito de Reina está basada en una novela de ficción del mismo nombre. Escrita en 1983 y con una trama que se desarrolla en los años 60, la novela de Walter Tevis narra una historia que algunos relacionan con la vida del Gran Maestro americano Bobby Fischer. La protagonista es Beth Harmon, una chica que se queda huérfana a los nueve años tras un accidente de coche. Entonces descubre el ajedrez y las pastillas tranquilizantes, medicamentos que se suministraban con frecuencia en los orfanatos de la época.

La serie consta de siete episodios en una única temporada.

Mucho se ha hablado sobre la importancia del ajedrez en la serie y sobre su meticuloso tratamiento, con Garri Kasparov como asesor. No obstante, no hace falta saber de ajedrez para entender lo que ocurre. La interpretación de los actores es suficiente. Ignoro si algo chirría para los ajedrecistas expertos, como suele suceder cuando otros deportes son recreados en el cine o la televisión.

En cualquier caso, existe equilibrio entre el ajedrez y la vida personal de Beth Harmon. Hay quien considera que los momentos oscuros de su vida son tratados superficialmente, pero no hace falta recrearse en el asunto, ni llenar el metraje de escenas sobreactuadas en búsqueda de nominaciones a premios. El ritmo de la serie está lejos de ser frenético, pero no es lenta. Los acontecimientos van ocurriendo a un ritmo adecuado y visualmente agradable.

El peso de la serie recae casi exclusivamente en la interpretación de Anya Taylor-Joy en el papel de Beth Harmon. Junto a ella aparecen personajes que van y vienen dentro de su vida, cada uno con su función, todos bien interpretados, aunque se podría decir que su rol es servir de apoyo del personaje principal. Quizá no sea relevante adentrarse en los secundarios. Lo importante, por encima de cualquier otra consideración, es que la serie se disfruta mucho.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here