Si algo acerca a un equipo a la victoria es jugar bien al fútbol y esta vez el Madrid de Zidane, como ante los alemanes del Borussia, lo hizo. Superó en todo a un Atlético perdido y reservón, incluidos algunos aspectos que parecen exclusivos de los rojiblancos.

ALINEACIÓN: (4-3-3) Courtois; Lucas Vázquez, Varane, Ramos, Mendy; Casemiro, Kroos, Modric; Lucas Vázquez, Benzema, Vinicius.

EL PLAN: El Madrid le quitó el balón a los de Simeone. Hasta esta temporada hubiera parecido anecdótico y casi baladí, pero este año y, ante este nuevo Atleti, resultó diferencial.

LO MEJOR: La brillante circulación del balón, algo más lenta que ante el Borussia, pero igual de certera. También el compromiso defensivo de todos los futbolistas de blanco.

LO PEOR: La aportación ofensiva de Vinicius.

LA CLAVE: La superioridad madridista en mediocampo, que desarmó casi por completo a los colchoneros. El Cholo se vio obligado a cambiar el dibujo y a varios futbolistas.

Uno por uno

Zidane: Ante el Borussia, Zidane ya nos mostró con qué jugadores quiere recuperar al equipo. Tras ver el derbi madrileño, ya sabemos cómo quiere hacerlo. Ha elegido el balón como herramienta indispensable para su objetivo. Al Atleti le jugó apartándose de la pacata idea de fútbol defensivo y especulador que le dio la Liga el año pasado en los 11 últimos partidos. El equipo volvió a dominar y a crecer a partir del juego de mediocampo, donde Modric y un colosal Kroos repitieron un partido soberbio, pleno de calidad e inteligencia. Zidane ha elegido respuesta: el fútbol.

Courtois: De nuevo otra puerta a cero. Como ante el Borussia, no tuvo mucho trabajo, apenas un intento de gol olímpico y un cabezazo a bocajarro de Saúl, ambos solventados con suficiencia. Parece que Zidane ya ha decidido que no se complique con los pies.

Carvajal: Reaparecía y lo hizo con su eterna voracidad tanto en defensa como en ataque. Lucas y él formaron una banda de trabajo y compromiso de alto voltaje, además de estar muy acertados en la circulación del balón.

Varane: Rápido y expeditivo. Un Suárez que parece un exfutbolista por su físico no le generó ni un problema en defensa. No se complicó con el balón, estuvo muy atento a los cruces y volvió a mostrar su velocidad corrigiendo.

Ramos: Muy inteligente en sus movimientos y, sobre todo, adelantando la defensa. A día de hoy es el mejor central del equipo con el balón. Su juego de combinación corto-largo con Kroos es de élite.

Mendy: En defensa es un seguro. En ataque sus problemas con el balón restan más que suman. Infranqueable en los duelos individuales. En muchas jugadas le tocó bailar con la más fea, Llorente, y lo anuló por completo.

Modric: Simplemente soberbio. Zidane ha acertado adelantando su posición y metiendo a Casemiro a su espalda cuando el Madrid tiene la pelota. Esto coloca al croata en una zona más cercana a la mediapunta, en la que su fútbol es muchísimo más dañino. Jugó a un ritmo muy alto 88 minutos, algo que puede pagar más adelante.

Casemiro: De nuevo más retrasado y pendiente de cerrar el carril central. Sigue sin verse la mejor versión del brasileño, aunque esta vez estuvo más acertado con el balón. En defensa, y pese a algún despiste, volvió a ser un seguro de vida.

Kroos: Repitió otra actuación de jugador top mundial. Movió al Atleti de lado a lado, atacó su lado débil con cambios de juego de calidad y supo sumarse al ataque con peligro. Lleva dos partidos dominando el juego de forma tiránica.

Lucas Vázquez: Se mató a correr, algo que da al Madrid un ritmo y una fortaleza en la presión que no tienen otros en su banda. Acertado con el balón y muy atento a cerrar por dentro a los interiores rojiblancos, tácticamente su partido fue un tesoro. No va a ser fácil sacarle del once.

Benzema: Volvimos a la versión del Karim pelotero, el jugador fino e inteligente en zonas lejanas al área e indescifrable para el trío de defensas con los que inició el partido el Cholo. Le faltó presencia en la zona de remate.

Vinicius: Como Lucas, su partido fue una lección de esfuerzo y solidaridad defensiva, se dejó la vida y las fuerzas en presionar, pero apenas si ofreció nada en el juego ofensivo blanco.

CAMBIOS:

Asensio: No le dio tiempo, se limitó a sujetar el balón e intentar mantener la posesión

Rodrygo: Como Asensio, dio la sensación que las órdenes eran tener la pelota.

Valverde: Unos minutillos para volver a tener sensaciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here