Si usted es cándido, no tiene malicia y es fácil de engañar, hoy es su día, 28 de diciembre, la fecha que dedica el calendario a los Santos Inocentes.

Esa jornada especial destinada a gastar bromas que rápidamente tienen perdón bajo la excusa de que en este día todo vale. Es curioso: se trata de una fiesta alegre y divertida, aunque sus orígenes proceden de un trágico episodio en el que sorprendentemente están implicados los Reyes Magos. Sí, sí, esos que nos traen regalos o carbón cada 6 de enero.

Parece ser que los Reyes se presentaron ante Herodes I el Grande para contarle el viaje que estaban haciendo guiados por una estrella para honrar al rey de los judíos recién nacido. Herodes, preocupado y temiendo las consecuencias de este nacimiento, mando asesinar a todos los niños menores de dos años. La matanza tuvo lugar el 28 de diciembre y, para recordar a las víctimas la Iglesia decidió consagrar esta fecha.

Desde este punto de vista, la celebración da para pocas bromas y se aproxima más a un Viernes 13 o de una noche de Halloween. El carácter alegre se relaciona con la celebración romana de los Saturnales, fiestas en honor a Saturno que acabaron derivando en la medieval Fiesta de los Locos, un día de libertinaje y divertimento que con el tiempo es muy posible que se conectara con la Iglesia a través de la Fiesta del Obispillo, que consistía en poner a un niño en el papel de obispo. Las tradiciones nunca dejarán de sorprendernos.

Aquí es cuando el marketing hace su aparición: al coincidir las fechas, la iglesia optó por unificar celebraciones para engrandecer unas y aplacar otras que probablemente estarían traspasando la línea de lo pecaminoso. Convertir fiestas paganas en días principales de la Iglesia católica es digno del mejor estratega de marketing.

Estemos preparados, por tanto. Las redes sociales y los medios de comunicación se llenarán de bromas. Abran bien los ojos y estén muy atentos, porque todo el mundo querrá participar y hacerle sentir un inocente. Siempre nos quedará tener paciencia y echar de menos a los Saturnales. A veces tiempos pasados fueron mejores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here