Todo lo sucedido en el Gran Premio de Bahréin quedó en segundo plano cuando el coche de Roman Grosjean se vio envuelto en llamas. El piloto francés intentó adelantar a Kyvat tras la salida en un movimiento brusco y, tras chocar con la rueda del ruso, su monoplaza atravesó el guardarraíl. El piloto sufrió quemaduras en las manos y en los pies tras permanecer casi treinta segundos en una nube de fuego. Afortunadamente, salió ileso del que ha sido accidente más terrible en los últimos años de la Fórmula 1.

Lo más probable es que Grosjean, que ya anunció su salida de Haas hace semanas, no vuelve a pilotar un bólido de F-1.

Hora y cuarto después se volvió a tomar la salida. Después del susto pareció una carrera destinada al aburrimiento y así fue en cierta medida, porque Hamilton sigue dictando cátedra. El británico tiene una máquina casi perfecta y su gestión de las carreras y de los neumáticos es brillante. Además, le ayuda la fortuna. En cambio, al pobre de Bottas todas le vienen de cara. Su carrera se truncó con una mala salida y volvió a evidenciar que luchar contra la adversidad y contra un pelotón de coches no es lo suyo. Terminó octavo con el Mercedes.

Checo Pérez volvió a hacer una carrera de matrícula de honor con un Racing Point. Salió de manera espectacular y aprovechó el mal arranque de Bottas. El mexicano volvió a demostrar que sus habilidades como piloto merecen estar el próximo año en la Fórmula 1, aunque su futuro parece otro. Su carrera se fue al abismo cuando su motor se rompió a falta de tres vueltas para la finalización. La desgracia de Checo fue la alegría de Alexander Albon, que tiene su asiento en aire por el futuro del mexicano.

Sainz brillante, McLaren

Carlos Sainz fue el único que tuvo el ansia de subir posiciones como la espuma tras el problema mecánico de la clasificación. Se puso octavo en la resalida adelantando a tres monoplazas y firmó el mejor adelantamiento de la jornada con una acción de categoría que le puso por delante de Charles Leclerc —su futuro compañero—. Carlos volvió a hacer una remontada de diez adelantamientos y demostró su madurez al volante.

Su carrera pudo ser incluso mejor y hubiera acabado cuarto si McLaren fuese mejor en boxes. Los de Woking fallaron con los neumáticos de Carlos en la vuelta 40 y el madrileño perdió mucho tiempo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here