Con la temporada ciclista recién finalizada, es fácil comparar la clasificación de la Premier League con la de las grandes vueltas tras las primeras etapas. Los primeros en la clasificación general son tres o cuatro que llegaron en una escapada, los sprinters que se han ido repartiendo bonificaciones y los dos o tres favoritos que hicieron una buena crono en el prólogo. Otros de los candidatos van retrasados. Siempre hay uno que sufre una caída o se ve cortado por alguna razón. Así se podría explicar que los dos clubes de Manchester se encuentren en la segunda mitad de la tabla o que el Liverpool no lidere la clasificación.

Será cuestión de tiempo que se ordene todo, aunque las continuas interrupciones en el calendario no ayudan a coger el ritmo. Con el calendario comprimido, y en Inglaterra con dos copas domésticas, los tres grandes jugarán pocas veces partidos de Liga sin que otra competición se cruce en el camino. 

Este pasado fin de semana el liderato recayó inicialmente en el Southampton, que se impuso cómodamente al Newcastle el viernes (2-0). Su último partido jugado en viernes fue el 0-9 contra el Leicester hace 13 meses. Lo que entonces parecía un equipo desahuciado se convirtió en un equipo unido que mantuvo la categoría sobradamente y ha mantenido la dinámica positiva esta temporada. Hasenhuttl basa su equipo en los goles de Ings, recuperado tras dos graves lesiones, y en el liderazgo en el centro del campo de Ward-Prowse, un estupendo golpeador de libres directos y capitán del equipo. El Southampton no cuenta con estrellas, pero si son un bloque equilibrado. 

Luego el liderato pasó temporalmente al Tottenham de Mourinho, que tiene en la conexión Kane-Son un filón ofensivo. Si el equipo será capaz de mantenerse en la disputa por el título lo sabremos en los próximos partidos. Yo creo que Liverpool, City y Chelsea son superiores, y que el Tottenham no es claramente mejor que el Leicester, el actual líder. Con su eficaz juego de contraataque y un Vardy en su mejor versión, los zorros apenas sufren en sus partidos a domicilio. 

El Liverpool no pudo hacerse con el primer puesto en su visita al City. Empezaron mejor y merecieron el 0-1, un penalti muy torpe de Walker sobre Mane. No obstante, el City logro empatar pronto, cuando Gabriel Jesús se anticipó a un Joe Gómez que pasó una tarde más que difícil. Posteriormente cometió un penalti que, inexplicablemente, De Bruyne tiro fuera. En la segunda parte el partido fue peor y llegó un momento en que ambos equipos decidieron aplazar la pelea para otro día. Al final, el City fue algo mejor, pero el Liverpool llegó con más sensación de peligro. La distancia entre ellos sigue siendo de cinco puntos, cómoda para los de Klopp, pero no insalvable para el equipo de Guardiola. 

El Chelsea aparece justo por detrás del Liverpool. El equipo de Lampard ha dado un salto cualitativo en defensa con el cambio de Kepa por Mendy. El vasco no es mal portero, pero se ha metido en una dinámica muy negativa en su actual club, donde nadie tiene la suficiente confianza en el y se nota en sus partidos. Mendy ha mantenido su puerta a cero en varios encuentros y, aunque el sábado encajó un gol ante el Sheffield United, el partido era claro; el Chelsea ganaría por el margen que quisiera. El 4-1 incluyó una exhibición de pases y asistencias de Ziyech. 

Mención especial se merece el Aston Villa, que se hizo con los titulares de prensa tras golear 7-2 al Liverpool, y que ha encontrado un buen sistema de juego y los futbolistas adecuados: suma cinco victorias en siete partidos. Tras el liderazgo indiscutible de Grealish, el equipo cuenta con Barkley, cedido por el Chelsea. Aunque parecía un jugador demasiado similar a Grealish, el entrenador, Dean Smith, ha encontrado la forma de complementarlos y cualquiera de ellos puede dar salida a la jugada. Ollie Watkins, el delantero fichado del Brentford, se ha asentado en la Primer y a su hat-trick frente al Liverpool ayer sumó dos goles en la visita al inconsistente Arsenal (0-3).  

En la zona baja se amontonan cinco clubes que parecen candidatos firmes a repartirse las tres plazas de descenso: Brighton 6 puntos, Fulham 4, West Brom 3, Burnley 2 y Sheffield United 1. Entre los cinco han jugado 38 partidos y suman dos victorias, una de ellas del Fulham sobre el West Brom. De los cinco, quizá el Brighton podría sentirse mas agraviado que el resto y decir con la voz algo mas alta que han merecido mas puntos. Los demás no están apenas demostrando nada, y aunque queda un mundo, es posible que pronto se vean descolgados. Por delante de ellos están el Leeds y el Manchester United, con 10 puntos, y por muy divertido que fuese ver al United metido en la pelea por la permanencia, no va a ocurrir. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here