Dominik Szoboszlai ya es con apenas 20 años una de las joyas del mercado futbolístico. Su cláusula de 25 millones de euros parece más que asequible para sus pretendientes. Diestro, hábil en el regate y de buen manejo para dar calidad a sus primeros toques, Szoboszlai destaca por su enorme golpeo del balón. Además es fuerte, rápido y con una buena conducción en contragolpe. Y por si fuera poco se le notan condiciones de liderazgo. 

Szoboszlai es un futbolista muy  polivalente, sacrificado en defensa pese a tener alma de jugador ofensivo. El año pasado ya demostró esa versatilidad jugando de interior izquierdo (su posición ideal), de mediocentro (es quien se descuelga en el doble pivote), como mediapunta (se mueve bien entre líneas y amenaza con el disparo a puerta) o como interior derecho (con calidad para asistir a los puntas). En la temporada 2019-20 sus números nos hablan de un jugador de doce goles y 18 asistencias en 40 partidos. Si ampliamos la perspectiva y evaluamos sus dos años en Austria nos encontramos con 22 goles y 33 asistencias en 74 partidos. Cifras muy importantes para un volante de apenas 20 años.

Sus comienzos como extremo han dejado en su fútbol la capacidad para desequilibrar por banda, ya que es un jugador dotado de zancada (1,85) y con habilidad para el 1×1. Es inteligente y tiene la virtud de saber retener la pelota y asociarse en torno a ella, cualidad importante cuando forma parte de un doble pivote y tiene que ayudar en la base de la jugada a sacar el balón como complemento al mediocentro. No obstante, insisto, lo que le hace diferencial es su golpeo de balón, hasta diría que es uno de los dos o tres grandes chutadores de Europa.

No olvidemos que se trata de un jugador de 20 años recién cumplidos (25 octubre del 2000) y que juega en la Bundesliga austriaca en el Red Bull Salzburgo, lo que le está sirviendo para adquirir experiencia y responsabilidad. Ha debutado ya en Champions y en la Europa League; es decir, ya se ha medido ante los grandes del fútbol.

La realidad es que Szoboszlai tiene muy buena pinta y es barato, con unos números increíbles para su edad y su posición en el campo. Ofertas va a tener. Veremos si decide dar el salto a un grande, y se arriesga a interrumpir su crecimiento por falta de minutos y/o confianza, o hace como Haaland y apuesta por crecer manera progresiva en un equipo tipo Dortmund.

 Szoboszlai es un gran proyecto de futbolista. El problema es que cada vez que sale un buen futbolista en Hungría quieren que sea el nuevo Puskas. Y de lo que hablamos es de un proyecto. Interesante, pero un proyecto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here