Es más que evidente que a raíz del sobresaliente éxito tanto de crítica como de ventas del Marvel’s Spider-Man que se publicó en el último tercio del 2018, las aventuras del trepamuros iban a estar de vuelta mucho más pronto que tarde. No obstante, nadie pensaba que iba a ser el adolescente Miles Morales el que tomaría el relevo al clásico Peter Parker. Más si cabe cuando se trata de un título intergeneracional que iba a perfilarse como la punta de lanza de la nueva PS5, aunque también muestra que la PS4 todavía puede dar guerra durante un tiempo más que prudencial.

Al igual que ocurre con la frase mítica que el tío Ben le dice a Peter —“un gran poder conlleva una gran responsabilidad”—, situarse como el estandarte de la nueva consola de Sony junto a otros títulos como Demon’s Souls o el Sackboy Adventures suponía toda una prueba de fuego para este título.

Un rostro nuevo

Creo que la inmensa mayoría de los aficionados a los cómics seguiremos relacionando a Peter Parker con el arácnido superhéroe, pero es cierto que Miles Morales se ha ganado a pulso una popularidad creciente merced a su propia colección y a una película de animación que se podría calificar como la mejor sobre nuestro entrañable vecino, aunque todo esto es susceptible de debatirse.

Para este ‘spin-off’ se sigue la línea marcada por el excelente ‘Uncharted. The Lost Legacy’, que partía de la base de la cuarta entrega de las aventuras de Nathan Drake. Esa fórmula que tan bien funcionó en las aventuras de Chloe y Nadine es por la que ha apostado Insomniac Games, sustituyendo Miles al bueno de Peter Parker, que se marcha un tiempo de vacaciones fuera de la Gran Manzana. Así que alguien tiene que quedarse para cuidar que todo vaya como la seda, algo que jamás ocurre…

En este caso, la desarrolladora ha seguido los mismos preceptos que vimos en el juego de 2018: Nueva York será el teatro de operaciones de toda una trama que transcurre durante el período navideño. Esto le da un toque extra a unos escenarios que lucen todavía mejor que en el título original, con el añadido de que gran parte de la historia transcurre en el barrio de Harlem, al que Miles se ha mudado con su madre Río y que transmite todo su colorido en un esplendor sin igual.

Durante el transcurso de nuestra aventura, que te garantiza unas 10 horas sin mayores problemas en la historia principal —cifra que se dobla sin dificultades si somos de los completistas y nos enfrascamos en el abanico de misiones secundarias presentes—, el título continúa los sucesos ocurridos en las aventuras de Peter Parker. Se ven las consecuencias de todos los sucesos, como el estado del cuartel general de Kingpin, entre otros.

Insomniac suele cuidar mucho la historia y cómo la cuenta, aspectos que están presentes en esta trama de crecimiento personal de Miles Morales mientras asume su responsabilidad y crece como el defensor extra de la ciudad.

Una fórmula vitaminada

Sin revelar excesivos datos de la aventura, nuestro protagonista se ve inmerso en una lucha de poder entre un par de bandas de criminales, los miembros de Underground y los de la corporación ROXXON, que son una especie de sucedáneos de los integrantes de Oscorp, ya presentes en el primer juego, al igual que la clásica presencia de villanos, empezando por el descomunal Rhino.

Tal como ocurriera en Marvel’s Spider-man, aquí Miles Morales va a tener su disposición sus habilidades de superhéroe basadas en una agilidad y dinamismo que son una gozada a la hora de repetir las sensaciones que ya tuvimos con Peter. Pese a que es evidente el continuismo (no podría ser de otra manera), manejar a Miles es muy divertido por lo que aporta el personaje con sus propias características.

En este sentido, hay una reducción del arsenal de los gadgets que teníamos con Peter Parker, pero Miles no andará escaso de ellos porque podremos generar fotogramas sólidos que van a luchar a nuestro lado, unas minas eléctricas que van a incapacitar a los enemigos a distancia y unas bombas gravitacionales que harán de las suyas.

El trepamuros podrá desarrollar también unos espectaculares ataques bioeléctricos que se conocen como Veneno (sin relación con el antihéroe de Marvel), que podremos ir cargando tras acumular golpes encadenados y que ofrecerán la oportunidad de derrotar a los enemigos de forma contundente. La posibilidad de volverte invisible fomenta tanto el sigilo como la capacidad de replantear la estrategia si el combate se tuerce.

El trabajo de Insomniac Games a la hora de traer las aventuras del adolescente ha sido extraordinario, como demuestra la capacidad de escoger entre el modo fidelidad y el modo rendimiento en el aspecto visual. El primero ofrece 4K a 30 fps con trazado de rayos que luce espectacular no sólo en los reflejos sino en la iluminación global en su conjunto, mientras que el segundo son 4K dinámicos a 60 fps sin tantas mejoras gráficas, siempre en versión PS5.

Lo cierto es que no sabríamos deciros cuál es la mejor porque ambas apuestas son excelentes, con lo que recomendamos encarecidamente que las probéis para ver la que se ajusta mejor a vuestras preferencias y nunca está de más realizar esa prueba de fuego.

Hay que recordar que Spider-Man: Miles Morales posee una característica muy de agradecer y es que su compra garantiza igualmente la mejora gratuita a la versión de PS5, que es con la que hemos jugado nosotros y que le da un empuje más que apreciable.

Por último, debemos destacar las capacidades del nuevo mando Dual Sense, cuyas sensaciones son muy positivas tras la experiencia con el Astros’ Playroom que ya viene preinstalado en la consola, pero que con Miles Morales no está tan aprovechado. Que conste que no es una decepción porque tiene detalles potencialmente muy buenos, aunque no resultan tan evidentes como con Astro. Poner en palabras lo que transmite resulta muy complicado, pero resulta evidente que se trata de un periférico de nueva generación.

Conclusiones

Playstation 5 empieza fuerte la generación de la mano de un Spider-Man: Miles Morales, que le da una visión complementaria a las aventuras del trepamuros protagonizadas habitualmente por un Peter Parker que deja (temporalmente) la responsabilidad de defender Nueva York en manos de un adolescente que tiene que encontrar su lugar en el mundo y crecer como superhéroe de una manera muy bien desarrollada por Insomniac Games.

El trabajo del estudio ha sido extraordinario para ofrecernos una Gran Manzana llena de belleza, vida y espectacularidad, en la que es una gozada poder balancearnos en las avenidas de la ciudad con todas las virtudes que ofrece el músculo de la consola, desde las posibilidades que vemos en la pantalla hasta la rapidez con la que vamos a disfrutar de esta aventura, con tiempos de carga casi inexistentes, pasando por las capacidades del mando Dual Sense.

Aunque se sitúe un paso por detrás de la historia protagonizada por Peter Parker, Miles Morales entra con fuerza en nuestros hogares y es una compra obligada si nos gusta tanto el género como si queremos sacar el máximo partido a la nueva adquisición.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here