No había llegado el cronómetro a los diez minutos de partido y el Atlético de Madrid ya iba ganando en el Metropolitano. Llorente siempre anda corriendo allá por donde esté. A tanto ha llegado ese no parar que ha acabado convocado por Luis Enrique para la Selección española. ¿Centrocampista? ¿Delantero? Llorente. A secas. Va convocado con la Selección porque lleva mucho tiempo haciendo las cosas bien. Porque se lo ha ganado. Antes de Anfield ya venía trabajando hasta este cambio radical al que nos ha acostumbrado en forma de futbolista preparado para defender, descarado para atacar y rápido igual que en carrera para adaptarse a cualquier posición. Pero que sea de ataque.

Allí apareció en el 1-0 en una mala salida de Ledesma tras un saque de falta lejano de Koke, que aprovechó Llorente para tomarse tiempo antes de poner el balón que acabó rematando de cabeza a la red Joao Félix. Diez minutos después marcó el 2-0 en otro error defensivo del Cádiz en una jugada en la que tanto el defensa como el portero pudieron hacer más.
Media hora, 2-0 y un Atlético bien situado en el campo con el equipo de Cervera pendiente de que Joao Félix no pudiera recibir cómodo en el centro del campo para poder robar balón en zona peligrosa.

Negredo se las tuvo tiesas con Savic, pero como suele suceder desde hace tiempo, salió ganador el de Montenegro. Sin contar al novato que está en la portería. Disparos desde fuera que no llegaron a inquietar demasiado a Oblak. Con Koke dirigiendo y Saúl en banda con la sensación de que se podría y debería sacar mayor provecho. Ese es el debate. Si hay aficionados, atléticos o no, que duden de la calidad del ilicitano que se lo hagan mirar. 

En la segunda parte el Atlético mantuvo la intensidad y al Cádiz le costó meterse en el partido. Balón parado y poco más. Llorente marcó el camino y Correa, que se mantiene en dicho camino hace tiempo, continuó por la misma senda. El 3-0 llegó en esos minutos, obra de Luis Suárez, tras una gran combinación con Joao Félix en la que ganó la posición el uruguayo y, tras la pared con el 7, remató raso con la zurda pegado al palo. Esos cuatro jugadores, Joao Félix, Luis Suárez, Llorente y Correa, parecen en gran sintonía y con muchas ideas en la cabeza. Todas buenas para Simeone.

Detrás empezaron Koke y Herrera y acabaron Kondogbia y Torreira, los últimos en llegar, buenas piezas en el medio para intentar cubrir la pérdida futbolística de Thomas. La competencia está haciendo crecer poco a poco a Herrera en el medio. Si a eso sumamos las bajas por lesión y por la imprevisible aparición del Covid, el protagonismo de los centrocampistas puros puede ser precisamente la clave para que el Atlético se mantenga arriba en el futuro.

En la delantera, Joao Félix está tomando por costumbre marcar diferencias. Como en el 4-0 con Correa. Control con el pecho y pase del segundo, control con el pecho y remate certero del segundo. Pichichi de la Liga junto con Luis Suárez en un conjunto invicto que hace un mes pasó de golear a dos empates sin goles y que ahora parece con una base sólida. Quizá incluso Lemar llegue a unirse a la fiesta. Todo es posible. Total, estamos en 2020.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here