Dirección: Andy Goddard. Guión: Andy Goddard, Eddie Izzard, Celyn Jones. Reparto: Eddie Izzard, James D’Arcy, Judi Dench, Jim Broadbent, Nigel Lindsay, Carla Juri, David Schofield, Kevin Eldon.

La película nos cuenta una historia basada en hechos reales ocurridos en 1939. En esa época, en Inglaterra existía una institución educativa, el Augusta-Victoria College, donde altos cargos de la Alemania nazi enviaban a sus hijas para aprender no solo el idioma, sino todo aquello considerado necesario para representar el ideal de la mujer alemana. Miss Rocholl (Judi Dench), la directora del centro, e Ilse Keller (Carla Juri), una joven profesora, son las encargadas de educar a las jóvenes alumnas que serán clave en el conflicto. 

Thomas Miller (Eddie Izzard), un agente inglés, se infiltra en dicho colegio tras la desaparición de un profesor, agente también, cuya misión estaba relacionada con el espionaje de los miembros de la escuela. Una vez descubierto su asesinato, comienza un plan para descubrir al asesino como para saber el porqué de su muerte. La trama crece por la inminente declaración de guerra entre Reino Unido y Alemania, acontecimiento que  pondrá en peligro el destino de alumnas, profesorado e institución.

La película está planteada como un thriller de espionaje de corte clásico, pero tanto el director Andy Goddard como los dos guionistas Eddie Izzard y Celyn Jones (ambos actúan en el film) dejan pasar la oportunidad de contarnos algo verdaderamente diferente. Al final caen en en la clásica película de espías, cuando tenían en sus manos la opción de llevarnos a algo más profundo y, sobre todo, menos visto. ¿Merecían esas chicas ser tratadas como prisioneras por pertenecer a familias nazis, es justificable que fueran moneda de cambio o incluso asesinadas? El guion pasa de largo por este dilema moral.

La película tiene un buen comienzo, con la tensión de un film policiaco, pero poco a poco va perdiendo interés según se aleja de la posible e interesante historia de las chicas, de su adiestramiento o de sus diferentes problemas personales. Es entonces cuando se convierte en el típico thriller donde todo es previsible, a pesar de las buenas interpretaciones del trío protagonista, Eddie Izzard, Judi Dench y Carla Juri.

En cuanto a  la parcela técnica, el film tiene un claro  sello británico, tan perfecto como acostumbra el cine inglés. El diseño de vestuario, la localización de los exteriores y la dirección de arte, es fantástica. En tiempos de pandemia, sin estrenos de interés, Las Hijas del Reich nos proporcionan un entretenimiento suficiente, aunque muy lejos de la película que podría haber sido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here