El piloto canadiense Lance Stroll ha conseguido la primera pole position de su carrera deportiva por delante de un Verstappen colosal y seguido del mexicano Checo Pérez. Las decepciones de la clasificación fueron las caídas de los McLaren y Ferrari en la Q2. Sainz terminó decimotercero.

Comenzó la clasificación y llegó el diluvio en Istanbul Park. Con la lluvia las condiciones se igualan y los equipos tienen más oportunidades que de costumbre. Con agua, la Fórmula 1 se convierte en un deporte muy emocionante en el que cualquier cosa puede ocurrir. Basta con despistarse una décima de segundo. A todo ello hay que sumarle que el circuito estaba impracticable con un asfalto nuevo. La locura estaba servida. 

Lance Stroll, el niño rico e hijo del dueño de Racing Point, voló en la Q3 con el neumático intermedio cuando el trazado de la capital turca era una pista de hielo. Saldrá primero después de tener una pelea frenética contra Max Verstappen. El holandés dominó las dos primeras sesiones sacando varios segundos a los pilotos (en Q2 sacó seis a Sainz o Leclerc). El canadiense también se torpedeó contra Checo Pérez, un gigante que pide un volante para el año que viene y que fue un misil en la Q3; le faltó tiempo para hacer una vuelta más.

La Q3 fue una batalla colosal con Verstappen volando con los numáticos de lluvia. En cambio, Red Bull decidió continuar con las gomas de lluvia extrema para el último intento, pero el resultado no fue el deseado y se quedó segundo. Mientras tanto, llegó Stroll que con los neumáticos intermedios y rompió todos los cronómetros de Estambul. Racing Point estuvo muy astuto y logra la primera pole de un equipo diferente a Mercedes en esta temporada del coronavirus.

La sorpresa de la jornada la dieron los Mercedes. Totalmente irreconocibles en la zona media de la Q3. Los alemanes sufrieron en todas las sesiones libres y en clasificación fue más de lo mismo. Lewis Hamilton empezará sexto, por detrás de Ricciardo. Hacía tiempo que no se veía a Hamilton tan atrás. En carrera parece que el temporal amainará y subirá en posiciones como la espuma. De hecho, si ambos acaban igual que empiezan, Lewis igualará a Schumacher en Mundiales de Fórmula 1. Aunque quedaría un tanto descafeinado hacerlo fuera del podio. Ocón y Raikkonen le separan de Bottas, el único que puede retrasar hasta Bahréin el título de Hamilton. Finalmente, Giovinazzi terminó décimo con unos Alfa Romeo que tienen que enseñar mucho a sus jefes de Ferrari.

McLaren arriesgó sin fortuna

Carlos Sainz no supo encontrar el ritmo necesario con un McLaren que está acabando muy justo con sus mejoras ineficientes. Saldrá 13º, por detrás de Norris y Vettel, aunque delante de Leclerc, su próximo compañero en Ferrari. Lo de Ferrari también es para hacérselo mirar. La estrategia de Woking fue valiente: tanto en Q1 como en Q2 salieron con el neumático intermedio apostando por una pista que mejorase sus cronos. Pero quizá el riesgo vino porque sabían que su ritmo no era suficiente para estar en las mejores posiciones.

En la segunda sesión el madrileño y Norris eran los únicos con la goma verde de Pirelli. Volvieron a intentarlo, pero no les fue suficiente. El tiempo perdido con los intermedios no ayudó a que los de lluvia extrema cogieran la temperatura correcta para hacer un buen tiempo con opciones de entrar en Q3. McLaren es el equipo de la parrilla que menos ha mejorado esta temporada frente a sus rivales Renault y Racing Point para la lucha por la tercera plaza en el Mundial de Constructores. Los de Woking sufrieron la lluvia, que agrandó sus problemas de baja carga aerodinámica y este resultado en la clasificación complica sus opciones de competir en el mundial de constructores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here