El partido entre los Países Bajos y España fue un amistoso que los dos entrenadores utilizaron para hacer multitud de pruebas. Lo más evidente, en ambos casos, es que ninguna selección, en este momento, se acerca ni de lejos a su mejor versión.

ALINEACIÖN: (4-3-3) Unai Simón; Bellerín, Eric García, Iñigo Martínez, Gayá; Koke, Rodrigo, Canales; Gerard Moreno, Morata, Asensio.

EL PLAN: La sensación es que Luis Enrique quiere un equipo alegre, que llegue con celeridad a posiciones de remate, buscando una transición rápida y limpia, pero no muy elaborada.

LO MEJOR: España tiene mucho talento individual en muchísimos jugadores.

LO PEOR: De momento todo es un puzzle que hay que ir completando. Lo más llamativo es el problema en la delantera: de momento tenemos agua, aceite y vino, es decir, mezclas imposibles.

LA CLAVE: El 1-1 como resultado final habla más de los problemas ante el gol de las dos selecciones que de su fútbol. 

Luis Enrique: El asturiano sigue haciendo pruebas, buscando afianzar y consolidar ideas, pero parece claro que hay piezas que le faltan (delantera y eje de la defensa) y demasiadas que le sobran (medio campo) en algunas posiciones.

Unai Simón: Debutó con una buena actuación. Sobresalió con una gran parada en uno contra uno ante Depay en la que evitó el empate. Mostró mucha confianza en el inicio del juego (en alguna jugada en exceso) y demostró su calidad con el balón en sus pies.

Bellerin: Regresó cuatro años después y lo hizo mostrando madurez futbolística y agresividad. Lateral con perfil Premier tanto en ataque como en defensa y muy vivo en las correcciones. Demostró que puede ser muy útil.

Eric García: Con el balón es un jugador formidable: le aporta calidad e intención a la salida del juego desde atrás, pero su físico, de momento, le penaliza en algunas acciones. Toda la calidad que demuestra con el balón le falta en el cuerpeo y el uno contra uno.

Iñigo Martínez: Actuó como central corrector, mostrándose duro, sobrio y contundente. Con Eric a su lado, asumió el rol de líder de la defensa y se le vio mandón y autoritario.

Gayà: Tuvo un comienzo eléctrico, pero se tuvo que retirar lesionado a la media hora. En el tiempo que estuvo en el campo demostró pasar por un gran momento de forma, pidiendo y queriendo siempre el balón.

Rodri: Muy serio y concentrado, sus primeros toques fueron básicos para salir jugando de forma limpia desde atrás. Muy asentado como centro de todo y buscando ser siempre una referencia (se nota su trabajo con Guardiola). Se entendió muy bien tanto los centrales (Eric e Íñigo) como con los centrocampistas (Koke y Canales).

Koke: El capitán del Atleti es un producto hecho y finalizado. Koke es un jugador serio, muy táctico (modelado al estilo Simeone), muy trabajador y fiable cuando tiene el balón. Por eso La Roja dominó con autoridad el centro del campo durante muchos minutos.

Canales: ¡Qué futbolista nos han secuestrado durante tantos años las lesiones! Un talento absolutamente desequilibrante y repleto de calidad pero, sobre todo, versátil para entender el juego y cambiar el ritmo. Entiende cuándo tocar y cuándo ser muy vertical. Durante los 70 minutos que jugó fue absolutamente indescifrable para los centrocampistas y defensas holandeses.

Gerard Moreno: Delantero centro disfrazado de extremo derecho. Parece entender correctamente lo que se le pide en esa posición. Sin embargo, su entendimiento con Morata, que actúa de ariete, de momento deja mucho que desear.

Morata: Muy participativo. Se mostró continuamente como apoyo en la búsqueda del tercer hombre e intentó ser una referencia para los centrocampistas con su juego de espaldas. No obstante, le faltó todo lo que se pide a un 9 que tiene que pisar el área.

Asensio: En la misma línea que está mostrando en el Madrid desde que empezó la temporada: toques de calidad en medio campo donde luce su relación con el balón y nadería absoluta en las zonas donde debería ser importante. Un bello elemento decorativo.

CAMBIOS

Reguilón: Tardó en coger el ritmo del partido. Estuvo acelerado en alguna acción ofensiva, donde perdió con facilidad la posición. Poco a poco fue asentándose, pero cuando se centró el partido ya era un carrusel de cambios.

Adama Traoré: Jugó media hora. Como a todos los que jugaron a partir de minuto 60, sufrió el vaivén de los cambios en uno y otro equipo, lo que hizo que el partido perdiera ritmo. No logró acelerar las jugadas, eso en lo que él es diferente..

Ferrán Torres: Luis Enrique le probó en la nueva demarcación en la que le está utilizando Guardiola, falso 9. Se movió bien, pero el partido ya estaba en la cuesta abajo y eran los holandeses los que dominaban el escenario..

Dani Olmo: Estuvo más pendiente de la defensa que del ataque y demostró que no se le caen los anillos cuando le toca trabajar.

Marcos Llorente: Jugó como interior izquierdo y sus minutos en el campo fueron para dar sostén físico a la medular.

Sergio Ramos: Luis Enrique le regaló unos minutos para seguir sumando internacionalidades.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here