Lewis Hamilton obtuvo una nueva pole. La tarde anochecida en Bahréin presenció la número 98 de su carrera profesional. Fue una vuelta rápida con una conducción simple, pero al límite, que le hizo conseguir el récord del circuito al batir el de Charles Leclerc en 2019. Bottas sigue siendo un fiel escudero: no pudo batir a su compañero, una vez más. Max Verstappen terminó tercero. El holandés ha estado todo el fin de semana bastante lejos de los Mercedes, pero batallará con Bottas desde el arranque saliendo desde la zona limpia de la parrilla

La Q3 fue una clasificación un tanto descafeinada puesto que los ritmos de cada equipo estaban claros desde la sesión de libres 3. Alexander Albon terminó cuarto seguido de un gran Sergio Pérez, que sigue peleando por un asiento en la Fórmula 1. El mexicano seguirá en la F-1 si Albon sale de Red Bull. Pérez hará una rueda de prensa el próximo lunes en la que se rumorea que dirá que se tomará un año sabático.

Ricciardo y Ocon aprovecharon el infortunio de Sainz para meterse en sexta y séptima posición cuando su ritmo no ha sido nada bueno en Bahréin, pese a su gran motor. En las últimas carreras no han tenido buenos resultados y en Enstone ven una buena oportunidad para tener un buen resultado a nivel de equipo para competir por el Mundial de Constructores.

Gasly, Norris y Kvyat completaron la parrilla. Los Alpha Tauri no rindieron con los neumáticos medios ni tampoco Norris. Los tres pilotos se vieron obligados a no hacer su vuelta con el neumático blando porque sus opciones en el día de mañana iban a ser casi nulas saliendo con los neumáticos rojos ya que el resto de la parrilla saldrá con los medios.

Ferrari terminó con Vettel y Leclerc fuera. Pese a la progresión de los italianos, en Bahréin iban a sufrir porque su coche no tiene velocidad punta y carga aerodinámica no les hace ser competitivos. En cambio, Charles Leclerc no tuvo la mejor versión y su rendimiento esta siendo inferior en las últimas semanas pese a ser la gran esperanza para los de Maranello.

Mala suerte para Sainz

El madrileño hizo una Q1 brillante con un sexto puesto con un solo neumático blando en el trazado de Bahréin. El McLaren ha tenido un fin de semana muy bueno y Carlos podía haber terminado la sesión clasificatoria fácilmente en el top 6. Pero Sainz sufrió una rotura en los frenos traseros en el primer intento de la Q2 con su neumático medio (el blando de Pirelli en 2019) tras arrancar su vuelta y que terminó con todas sus opciones.

El piloto de Woking saldrá en décimoquinta posición y tendrá que remontar en la carrera de mañana (al menos que no penalice y cambie otros componentes y tenga que salir de la última posición). Buscará rememorar la carrera del GP de Turquía donde pudo remontar hasta diez posiciones en toda la carrera.

La tarea no será fácil a nivel estratégico. Todo el top 10 saldrá con el neumático medio y como única opción para Carlos podría ser utilizar la estrategia a dos paradas empezando con blando o competir con las mismas condiciones. Sin embargo, el Circuito Internacional de Bahréin es un circuito complicado de adelantar. El madrileño tendrá que apretar desde el inicio con un McLaren que ha ofrecido buenas sensaciones durante todo el fin de semana pese al problema mecánico de la Q2.

El MCL35 ha sido un coche mejor para el ritmo de carrera que en ritmo de clasificación durante todo el año. Ello, unido con el fuerte rendimiento de Carlos en los domingos, animan a McLaren para poder luchar en la pelea por el tercer puesto del Mundial de Constructores en un fin de semana que se les ha complicado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here