ALINEACIÓN: (4-3-3) Uai Simón; Sergi Roberto, Ramos, Pau Torres, Reguilón; Fabián, Busquets, Merino; Ferrán, Dani Olmo, Gerard.

EL PLAN: Sobre el papel, La Roja parecía un equipo rápido y vertical, con muchos llegadores desde la segunda línea dispuestos a cargar continuamente el área.

LO MEJOR: La actuación de Pau Torres, cada día dando más muestras de central con jerarquía.

LO PEOR: A nivel general, la falta de automatismos que llevaron a muchos momentos de descontrol posicional. A nivel individual, las dos ejecuciones en los penaltis de Ramos, sobre todo la segunda.

LA CLAVE: Está claro que fallar dos penaltis en un partido tiene un peso evidente sobre el resultado. El 1-1 habla más de los errores de Ramos que de los merecimientos de una selección que, sin ser brillante, sí mereció ganar.

Valoración individual

Luis Enrique: Este partido no era un amistoso, pero da la sensación de que el seleccionador sigue de pruebas y muchas de ellas son difíciles de entender. Al equipo le sobra talento en mediocampo para dominar los partidos con diferentes caras, pero le falta consolidar una idea de juego. Si sorprendente fue la alineación, aun más lo fue su conferencia de prensa: el entrenador no sabía que España jugó quince minutos ante diez jugadores por la expulsión de Elvedi.

Unai Simón: Luis Enrique ha reabierto voluntariamente un debate sobre la titularidad en la portería. El vasco se mostró seguro y fiable, aunque en la segunda parte cometió un error de bulto al medir mal una salida, lo que pudo costar un gol que Ramos evitó.  

Sergi Roberto: Pese a salir de lateral derecho, su juego se desarrolló más en mediocampo, jugando mucho por dentro, casi en posición de volante retrasado con protagonismo en la cadena de pases en la base de la jugada. Sin peso en ataque, no sufrió en defensa.

Ramos: Su partido estaba siendo correcto, bien colocado en defensa, muy compenetrado con Pau Torres y ayudando al mediocampo en la circulación del balón. Lanzó y falló dos penaltis, ambos con una pésima ejecución.  

Pau Torres: Crece en cada partido que juega. Dominante con y sin balón, es el mejor colocado para ser la pareja de Ramos y posiblemente su relevo por jerarquía en el juego. Cada día más en central de equipo grande.

Reguilón: A esta selección le faltan muchos mecanismos a la hora de moverse de una forma coral. Reguilón es un lateral que busca y adelanta la presión, saltando en exceso a quien tiene el balón, pero si lo hace de forma individual, lo que crea es un hueco a su espalda enorme. Cometió varios errores de colocación y a su juego en ataque le faltó claridad.  

Fabián: Hasta su sustitución, era de los destacados en la circulación de la pelota, agilizando los toques horizontales de Busquets. Le faltó algo de claridad en los últimos pases y acierto en remates en los que su golpeo suele ser más certero. Sin hacer un gran partido, parece un fijo en este equipo.

Busquets: A Luis Enrique le cuesta ver un once sin el culé en mediocampo, pero su ritmo empieza a restar más que sumar, aunque con el balón apenas cometa errores. Como le ocurre en el Barça, se encuentra más cómodo cuanto menos ritmo tiene el partido; cuando este sube, sufre.

Merino: Fabián le robó protagonismo en la circulación del balón. Además, el donostiarra estuvo menos acertado que de costumbre en los pases. Buscó el remate llegando desde la segunda línea, pero la posición de Olmo como falso nueve le condicionó en sus movimientos, ya que se solapaban en muchas jugadas.

Ferrán: Hizo lo que se espera de él, es decir, buscar el desborde y encarar sin miedo. Dejó la posición de falso 9 para jugar en su posición natural, extremo derecho, donde fue el más destacado de la delantera titular. Solo un pero: le faltó el gol.

Olmo: El míster le dio el papel de falso nueve y al del Leipzig costó entrar en juego. En la segunda mitad comenzó en banda izquierda. Pese a su movilidad no logró encontrar situaciones de remate.

Oyarzabal: El partido se le hizo muy incómodo. Desconectado del juego y con muchos errores en las entregas y en los controles, fue de los jugadores menos inspirados del equipo. 

CAMBIOS:

Morata: Se encuentra en un momento dulce de juego y confianza. En esta Selección sin gol, un jugador de dulce debe ser titular siempre.

Koke: Demostró que es un jugador veterano que sabe perfectamente qué hacer en cada momento. Le dio al equipo y al juego lo que requerían. Tocó con claridad y cerró con inteligencia mucho campo. Podría ser titular, pero si algo le sobran a este equipo, son centrocampistas de calidad.

Canales: Lo dicho para Koke le vale a él. Por talento y calidad podría ser de la partida inicial. Se movió bien en la mediapunta.

Adama: Colocado en la izquierda del ataque, intentó lo que le hace diferente: acelerar las jugadas. Suiza, muy replegada y más tras la expulsión de Elvedi, cerró los espacios que él necesita para su juego.

Gerard: Cazó la que tenía que cazar con un gol de delantero centro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here