Recién comenzado el partido ya hubo movimiento de sobra para comprobar que se enfrentaban dos rivales que, dejando a un lado rachas y parón de selecciones, pueden mirarse de tú a tú y no pensárselo dos veces ni para bien ni para mal. A los dos minutos, un centro de Dembelé que acabó en remate de Griezmann que se fue alto por poco ya dio fe del mayor peligro del equipo de Koeman durante el partido. Y la gran respuesta a ese reto de la banda izquierda formada por Hermoso y Carrasco se convirtió en una de las claves de la victoria rojiblanca. Dos minutos después, era el Atlético el que llegaba a la portería de Ter Stegen con un buen disparo de Saúl que iba camino de la escuadra. En el 11′ fue Llorente quien tras una gran internada en el área terminó rematando al larguero. Minutos en los que se vio desde el inicio la intención del Atlético de defender en bloque bajo con Carrasco y Llorente muy activos en las ayudas del mismo modo que fueron capaces de estirar al equipo en campo rival.

El Barça, sin el lesionado Ansu Fati, tenía y tiene su mejor arma en Dembelé; sea cual sea el rival, necesita dos contrarios para defender sus arrancadas y cambios de ritmo. En esta ocasión, Carrasco realizó su mejor partido como rojiblanco en labores defensivas. Fue una ayuda constante para un entonado Hermoso y realizó un gran trabajo pendiente del extremo francés. Justo antes del descanso marcó el 1-0 en una jugada que comenzó precisamente con una buena finta de Hermoso cerca de su propia línea de fondo y acabó con un pase al espacio de Correa. Carrasco se encargó de convertir en el 1-0 aprovechando la salida de Ter Stegen a campo abierto que el belga burló con un toque sutil entre las piernas del alemán. Luego acertó entre los tres palos desde cuarenta metros. Sexta asistencia de Correa, tras ayuda en la recuperación de Joao Félix, otro de los destacados en su implicación, afortunadamente para Simeone, desde el inicio de temporada.

Jordi Alba y Sergi Roberto debían estar más pendientes también de Llorente y Carrasco, pero el primero sigue en un gran estado de forma y no deja de insistir en sus internadas por banda derecha. Se atreve con todo y el único capaz de pararlo es Simeone cuando lo retira del campo. Sin Luis Suárez, Joao Félix y Correa no contaban con un socio que les permitiese jugar más y mejor por dentro, por lo que las bandas y el control del juego de Koke fueron los protagonistas rojiblancos. En el caso de Llorente y Koke, el parón de selecciones no ha hecho sino afianzar más aún el gran momento que atraviesan ambos.

El Barcelona, con un Messi que parece no encontrar ese momento en el que da luz a su equipo en momentos de tiniebla, acumula lesionados en zonas delicadas y Koeman cada vez tiene más piedras en el camino. Si el argentino no se inspira y hace lo propio con sus compañeros, los títulos no serán la noticia a final de temporada en el club catalán. En la segunda parte, la lesión en la rodilla de Piqué dejó al equipo blaugrana sin una pieza clave y con el disgusto por la mala pinta. Solo dos remates de cabeza, uno de Griezmann y otro de Lenglet, ambos a las manos de Oblak, crearon cierto peligro. A pocos minutos del final, un disparo que tocó en un defensa y se marchó cerca del palo a córner fue lo más destacado para los visitantes.

Para los de Simeone, una victoria que les vuelve a situar líderes, les mantiene invictos en el campeonato y que sirve para lograr la primera victoria en liga del entrenador argentino frente al Barça. Otra cima coronada. Esta gracias en gran parte a Carrasco. Otro que va en serio desde el inicio. Si se une habitualmente a la ecuación de socios de Luis Suárez con Joao Félix, Llorente y Correa, el arsenal del Cholo en campo contrario puede empezar a ser relevante. Ya lo es atrás, donde acumula solo dos goles en contra. El mando de Koke se agiganta y se mantiene como conductor del Atlético. Buenas noticias en tiempos de pandemia. Quien mejor sobrevive, de momento, es el Atleti del Cholo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here