Argentina sólo se ha quedado cuatro veces sin jugar el Mundial: 1938, 1950, 1954 y 1970. Las tres primeras fueron por renuncia; en la última no lograron la clasificación. Hace 50 años, Perú, su inminente rival, fue verdugo de la albiceleste y estuvo a punto de serlo en tres ocasiones más: 1986, 2010 y 2018.

La albiceleste llegó a la fase de clasificación de México 70 tras ser eliminada frente a Inglaterra en cuartos de final en 1966 (1-0). En aquel momento, no había un grupo único para las selecciones sudamericanas sino tres, dos de tres equipos y uno de cuatro. Argentina fue encuadrada junto a Perú y Bolivia. Perdieron los encuentros como visitantes y les ganaron a los bolivianos (1-0) antes de que la Bombonera acogiera el encuentro final. Si Argentina ganaba por más de tres goles, se clasificaría; a Perú le valía el empate y la derrota por uno o dos tantos. Finalmente, el empate a dos clasificó a los peruanos.

Ocho años más tarde, en el Mundial de 1978, la albiceleste debía golear a Perú para clasificarse a la final. Necesitaban cuatro goles de ventaja y les sobraron dos (6-0). Aquel partido, por cierto, estuvo envuelto en numerosas sospechas: no estaba en el guion que los anfitriones se quedaran fuera y las dictaduras militares siguen a rajatabla sus propios guiones.

Las eliminatorias de 1986 comenzaron con Bilardo como seleccionador tras el fiasco de Menotti en España 82. Argentina fue encuadrada esta vez en un grupo de cuatro equipos junto a Perú, Colombia y Venezuela. Las sensaciones que trasmitió aquella albiceleste eran malas. Un juego horrible. Sin embargo, estuvo invicta hasta los enfrentamientos frente a Perú. Argentina visitó el estadio Nacional de Lima el 23 de junio de 1985 y fue derrotada por 1-0. El Monumental dictó sentencia una semana más tarde y hubo caras conocidas en la alineación de Bilardo: Maradona, Valdano, Passarella y Burruchaga. Pasculli adelantó a los argentinos, pero Velázquez y Barbardillo voltearon el marcador antes del descanso. El tiempo corría y la albiceleste estaba fuera del Mundial. Pero apareció Gareca, actual seleccionador peruano, y anotó en el 81’ para lograr la clasificación. Como premio, Bilardo lo dejó fuera de la lista para México 86. El resto es historia.

Fase de clasificación de Argentina al Mundial de México 86.

Maradona dirigió a la selección argentina entre 2008 y 2010 y revivió 25 años más tarde aquella noche en el Monumental. Argentina llegó quinta (posición que da acceso a la repesca) a la penúltima jornada frente a Perú. En Quito se disputó simultáneamente un encuentro decisivo entre Ecuador (cuarto) y Uruguay (sexto).

La albiceleste empezó ganando con gol de Higuaín, pero los peruanos marcaron en el 89’. El empate, unido a la derrota de los ecuatorianos (1-2), dejaba a Argentina en sexta posición y, por tanto, fuera de cualquier puesto de acceso al Mundial. Sin embargo, apareció Martín Palermo a sus 37 años en el diluvio reinante. En un rechace en el último minuto marcó el 2-1. El máximo goleador de la historia de Boca había pasado de puntillas por Europa: no triunfó en el Alavés, ni en el Betis, ni en el Villarreal. Palermo, el futbolista que pasará a la historia por ser el único capaz de fallar tres penaltis en un mismo partido. Sólo había disputado nueve partidos en la selección, pero Maradona confió en él. Las cosas de El Diego, que nos dejó el famoso “que la sigan chupando” en la rueda de prensa.

Al contrario que Gareca, Palermo sí fue convocado para el Mundial.

Gol de Palermo a Perú.

Argentina no sabía ya qué hacer para clasificarse al Mundial de Rusia. Así que lo intentó a la desesperada y cambió el Monumental por la Bombonera. En la penúltima jornada, Perú llegó con Gareca como seleccionador, todavía con el recuerdo de 1985 en mente. Muchos creían que había sed de venganza; Gareca afirmó que “el partido lo juega todo el pueblo peruano”. Argentina, que llegó quinta a aquel encuentro, no ganó (0-0) y estuvo a punto de perder en el último minuto tras un lanzamiento de falta de Guerrero. La diferencia fue que Maradona tuvo a Gareca, mientras que Messi aquel día estuvo acompañado por Benedetto. Una semana más tarde, la victoria frente a Ecuador (1-3) gracias al hat-trick de La Pulga clasificó a Argentina para Rusia…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here