Movistar F1 refuerza su interés en la fórmula 1 con la compra de los derechos para el trienio 2020-2023. El canal temático del motor espera que la vuelta de Fernando Alonso a los circuitos junto con la llegada de Carlos Sainz a Ferrari mejore sus datos de audiencia en las próximas temporadas. El canal de la teleoperadora es el primero especializado en motor y desde 2017 están arriesgándose en la creación de contenido hacia un sector muy específico. La Fórmula 1 lleva creciendo a un buen ritmo desde la llegada de Liberty Media mientras que en España las audiencias han caído considerablemente desde en los últimos años.

Movistar ha superado la pugna con DAZN para la compra de los derechos televisivos y en 2021 cumplirá su séptima temporada consecutiva siendo la cadena de Fórmula 1 en nuestro país. La media de telespectadores en las carreras del domingo se sitúa en torno a las 145.000 personas, aunque ha habido varias carreras con algunos repuntes debido a los resultados de Carlos Sainz. El GP de Italia reunió a casi 250.000 televidentes para disfrutar del segundo puesto del español. Sin embargo, los datos de audiencia no están siendo demasiado satisfactorios tras la fuerte apuesta de Movistar F1, que tienen como expertos al periodista Antonio Lobato, al piloto Pedro de la Rosa, y al ingeniero Toni Cuquerella, junto con un gran equipo para las retransmisiones. Entre los contenidos exclusivos creados para los amantes del motor también se encuentra el programa Vamos sobre ruedas.

El fenómeno Alonso

La mejor etapa de la Fórmula 1 en España coincidió con los dos campeonatos de Fernando Alonso en 2005 y 2006. La Fórmula 1 hasta entonces era un deporte minoritario en nuestro país y con escasa visualización. En cambio, el piloto asturiano convirtió al gran circo en un foco de recepción para muchos aficionados, que se engancharon a un nuevo deporte o buscaban algo distinto al fútbol o baloncesto. 4,5 millones de telespectadores de media entre 2005 y 2006 estuvieron al otro lado de la tele para seguir las carreras del piloto español. El mayor pico de la historia de la Fórmula 1 en España fue el GP de Brasil de 2006 cuando Telecinco consiguió unir casi 9 millones de personas de media disfrutando del segundo mundial de Alonso, con un 56% de share.

El retorno de Fernando Alonso en 2021 permitirá el aumento de seguidores gracias a la doble presencia española y las probables batallas entre Alpine (nueva denominación de Renault para 2021) y Ferrari.  En 2018, último año de Fernando Alonso en Fórmula 1, la media de espectadores por carrera era de 250.000 personas. Desde ese momento, el número de suscripciones a Movistar motor ha bajado de modo considerable. En cambio, las suscripciones a DAZN en España ya rondan las 120.000 desde su entrada al mercado español.

Movistar ha conseguido vencer en la pugna por los derechos a DAZN, que pretendía que la F-1 se añadiera en su canal a las motos. Lo lógico es que, además de aumentar la oferta, hubiese aumentado también los 9,99 € de su suscripción actual, muy por debajo, en cualquier caso, del precio exigido para contratar el bloque de motor en Movistar, en torno a los 90€ con internet y televisión en su formato Movistar Fusión.

La mayor problemática para Movistar Fórmula 1 en nuestro país es el exceso de canales de piratería que permiten ver las carreras sin ningún pago. Según fuentes de la Fórmula 1, el espectador medio de este deporte se sitúa en torno a los 15-25 años. La falta de liquidez en este sector poblacional provoca que navegue por Internet en páginas piratas para ver la Fórmula 1 a través de sus dispositivos electrónicos sin tener que hacer ningún tipo de pago. En marzo de 2019, la policía detuvo en Málaga una “empresa pirata” que se dedicaba a ofrecer por internet la programación de Movistar a través de una suscripción y que se distribuía por muchos países de Europa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here