Desde el principio, empezó siendo el más insistente en la presión en campo contrario cada vez que podía hacer dudar a la defensa del Betis. Con Correa y Lemar en los costados como apoyo y corriendo lo propio y lo de Luis Suárez. Pero le sobra gasolina a Llorente.

Lo poco que se pudo ver en la primera parte fueron dos disparos cruzados del delantero uruguayo, sobre todo el segundo, tras un pase atrás impreciso de cabeza de William Carvalho; no acertó en el mano a mano con Claudio Bravo.

Por parte del Betis Tello era el más activo, creando peligro con sus cambios de ritmo, con la colaboración de un Trippier que echa de menos competencia. Con Vrsaljko lesionado, es la única alternativa. En la otra banda Hermoso también está lejos de Lodi como lateral y del resto de centrales en general. La ausencia de Saúl recuerda a la de Koke por ser más palpable cuando no está presente que cuando lo juega todo en la posición que haga falta. Tanto que lleva tiempo sin ser el mejor Saúl, aunque sigue siendo indiscutible si está sano.   

Con un banquillo con Carrasco, Joao Félix o Vitolo, las opciones para Simeone eran varias para romper ese 0-0. Arriba, sin Diego Costa y con Suárez buscando su mejor nivel físico, el Atlético necesita encontrar futbolistas que se hagan responsables del gol. Idéntico propósito en el Betis, que por mucha calidad que atesore con Fekir y Canales, no acierta de cara a portería. De hecho, en el caso del Metropolitano, cuarto intento sin marcar en el nuevo estadio rojiblanco.

La responsabilidad la asumió Llorente, que tardó 30 segundos en cambiar el guión tras el descanso. 1-0 en una internada en el área que apenas sin ángulo superó a Bravo. El cambio de actitud fue general en el cuadro rojiblanco y en particular en Llorente, que no se cansó de mantener el nivel de intensidad para que ocurrieran cosas en el campo del Betis. En el primer tiempo con Correa y Lemar; en el segundo, con Carrasco y Joao Félix.

A los diez minutos el Atlético acumuló varias llegadas a raíz de un gran disparo de Hermoso en carrera, otro de Héctor Herrera al palo, con posterior centro de Suárez que acabó con remate al cuerpo de Bravo de Carrasco en el segundo palo. Otra actitud y una ocasión detrás de otra desde el inicio de la segunda parte. Pudo sentenciar en varias ocasiones el cuadro rojiblanco, al que las rotaciones le sentaron bien, pero tras el descanso, cuando los titulares y llamados a ser importantes volvieron al once con el hiperactivo Llorente.

Entre Carrasco, Joao Félix y más tarde Lodi y Herrera dieron otro aire al conjunto de Simeone, que no consiguió rematar la faena hasta el último momento. Y lo hizo con un gol de Luis Suárez, que aunque sigue buscando su mejor ritmo y nivel físico, cuenta cuatro goles en cinco jornadas como delantero de un Atlético invicto en lo que va de Liga que avanza con dudas y pereza, pero que cuenta con futbolistas como Llorente dentro del campo que permiten mantener al equipo arriba mientras aguanta la acumulación de partidos en las próximas semanas. Ganar al Bayern es otro nivel. Pero en campeonato doméstico parece que les cuesta a casi todos los aspirantes. Veremos si aguanta el tirón. Pero Llorente seguirá corriendo. Seguro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here