Con el Inter llamando a la puerta en tres días, el Madrid se tomó el partido con tranquilidad, algo que, sumado al ritmo más bien lento al que juega este equipo, nos dejó un duelo que por momentos pareció casi un amistoso de pretemporada. Por no hacer, el Huesca no hizo ni faltas.

ALINEACIÓN: (4-3-3) Courtois; Lucas Vázquez, Militao, Ramos, Marcelo; Valverde, Casemiro, Modric; Asensio, Benzema, Hazard.  

EL PLAN: El Madrid salió relajado y parsimonioso, abusando del balón al pie y sin que ningún jugador rompiese nunca al espacio. Solo Lucas Vázquez, con más voluntad que acierto, agitaba un poco el partido. Mucho toque a ritmo cansino, mucho toque horizontal, mucho pase de seguridad y apenas profundidad. Tuvo que ser el belga en una acción individual quien abriera el marcador cuando todo apuntaba a un empate somnoliento al descanso. 

LO MEJOR: Lo más optimista fue ver a Hazard y sus chispazos de calidad. Se intuye su posible sociedad con Benzema.

LO PEOR: Marcelo, de nuevo jugando a ritmo de pretemporada, que tristemente parece que ya es el suyo. Y los errores posicionales de Militao. 

LA CLAVE: El gol de Hazard despertó a un equipo adormilado y que jugaba caminando, aunque el Huesca ayudase con un partido de guante blanco. 

Uno por uno

Zidane: El francés no logra que el equipo dinamice su fútbol. El Madrid juega de forma parsimoniosa y con una velocidad que, como se demuestra en Champions, está muy lejos de ser competitiva en la élite aunque le baste para ganar y hasta golear a un Huesca inofensivo. La falta de calidad diferencial en ataque penaliza al equipo y ver atacar al Madrid, con esa exageración de balones horizontales que terminan colgados al área, deja muchas dudas sobre el trabajo táctico. Que ante el Huesca, y a tres días de un partido ante el Inter —para el Madrid es casi una final—, jueguen Casemiro, Ramos y Benzema, hace que empecemos a ver un decorado muy parecido al del año pasado. Aviso a navegantes.

Courtois: Sin apenas trabajo, estaba vendido en el gol que encajó.

Lucas Vázquez: Que no es defensa se le nota en muchas de sus acciones defensivas, sobre todo cuando tiene que cerrar en defensa ataques que vienen por la banda contraria. En ataque se mostró como siempre, muy trabajador y ofreciéndose continuamente, aunque a sus centros, demasiadas veces, les faltó calidad.

Militao: Rafa Mir, que no es precisamente Lewandowski, le dejó continuamente en evidencia ganando con facilidad su espalda. Pero lo peor no es su mala colocación, es que Mir le dominó físicamente con una sorprendente facilidad, aspecto donde se supone que el brasileño es un jugador superlativo.

Ramos: Dentro de la dinámica del partido, el capitán cumplió mostrándose sobrio en defensa y dejándose ver como siempre en ataque. Llamó la atención que cometiera tres o cuatro errores en sus envíos izquierda-derecha.

Marcelo: Lento (muy lento) y desubicado en defensa (muy desubicado). Su partido volvió a ser uno más en los últimos años, y eso que el Huesca no atacaba. Marcelo solo aportó algo de frescura ofensiva cuando jugó, con el viento a favor (2-0), al borde del área grande rival. Puede que ahí encuentre su posición para jugar un par de años más, pero en el Madrid eso es un lujo que no se puede permitir, salvo que jugase de interior. El brasileño penaliza en defensa; el gol del Huesca le pilló sabe dios dónde y su ritmo ofensivo ya no le da.

Casemiro: Su comienzo de temporada con el balón da grima. Lento físicamente y torpe con la pelota, obligó a Modric a jugar casi de medio centro, lo que descompone siempre el dibujo. Que el Huesca apenas inquietase le ayudó a llevar un partido cómodo. Está muy lejos de su estado óptimo de forma.

Valverde: Poco a poco vuelve a ser el jugador imprescindible del año pasado. Ante el Huesca volvió a ser el futbolista que más impresionó. Le basta brillar con un juego simple, sin complicaciones, con un exagerado despliegue físico y con una llegada a gol, este año, que le asienta en el once titular.

Modric: Sin Kroos en el campo, Luka se encargó de dirigir las operaciones. Brilló en acciones individuales y en toques de clase, pero como este equipo ni corre, ni rompe al espacio, aquí todos la quieren al pie, con un Huesca bien colocado en defensa, tuvo que ejercer de pasador más en horizontal que en vertical.

Asensio: Si fuese un súper héroe sería el hombre invisible. Ni un solo intento de desborde o de desmarque al espacio. Se limitó a dar pasecitos intrascendentes y jugar hacia atrás. Cada partido que juega es una decepción más.

Benzema: Que el Huesca fuese un equipo tan blando en las marcas, le permitió disfrutar de 90 minutos apacibles. Hizo dos goles de delantero centro, lo que el equipo agradece. Cuando el juego se agilizó un poco se pudo entrever una posible sociedad con Hazard.

Hazard: Cuando el partido caminaba al descanso y su equipo dormitaba sobre el campo en una demostración de nadería ofensiva, el belga se inventó un golazo que cambió la cara al partido. Se le notó fuera de forma y muy lejos del Hazard del Chelsea, pero se ve que es otra cosa.

CAMBIOS

Mendy: Sustituyó a Lucas Vázquez. Jugó como lateral derecho. Dejó dos brillantes arrancadas de gran potencia y las terminó con dos pésimos centros con su pierna diestra.

Isco: Sustituyó a Valverde con 3-0. Dejó una jugada plena de habilidad casi circense y varias paredes muy estéticas pero poco prácticas.

Rodrygo: Sustituyó a Hazard. Salió vivaracho y con ganas, buena noticia, intentando driblar, encarar y buscar el uno contra uno.

Vinicius: Sustituyó a Asensio y en 15 minutos se le vio más que al mallorquín. Vinicius fallará, se equivocará y puede que nunca sea el jugador que muchos pensaban, pero siempre lo intenta.

Kroos: Sustituyó a Casemiro. Tocó y tocó buscando que el equipo descansase con el balón.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here