Adama cumplirá 25 años en enero. Cuando tenía 17, el 23 de noviembre de 2014, debutó en la Liga con el primer equipo del Barcelona ante el Granada, en sustitución de Neymar. En ese momento era el jugador más valioso de la cantera culé. El 16 de diciembre de 2014 anotó ante el Huesca su primer gol con los mayores. En ese momento Adama era una de las joyas del fútbol español, un delantero moderno, fuerte, rápido, hábil y con gol. Con 19 años, y ante el tapón que suponía la presencia de la MSN, hizo las maletas y puso rumbo a la Premier. Era la temporada 2014-2015. El Barça traspasó a Traoré al Aston Villa por 10 millones de euros y una opción de recompra.

Seis años después, el  fornido extremo vuelve a ser noticia. El futbolista con aspecto de culturista ha debutado con tres buenas actuaciones con La Roja de Luis Enrique y, como el fútbol no entiende de términos medios, las exageraciones se han disparado.

Adama es un muy buen jugador, pero no juega en el City y Guardiola se ha gastado 25 millones en fichar a Ferrán Torres. No juega en el Liverpool y allí se han gastado 45 millones en el extremo Diogo Jota. No juega en el United, que ha ofrecido 70 millones por Sancho. Tampoco juega en el Chelsea, que ha tirado la casa por la ventana con Werner. Y todos los citados le conocen bien: le han tenido como rival cinco años.

Adama juega en el Wolverhampton, que actualmente camina por la Premier en la decimotercera posición, con dos victorias y dos derrotas en cuatro partidos. En estos cinco años en Inglaterra ha pasado por el Aston Villa y el Middlesbrough, lo que nos habla del nivel futbolístico de este jugador, al que Klopp definió como un futbolista muy contextual (opinión que comparto).

El nuevo internacional español es un jugador rápido, poderoso en carrera, muy fuerte, al que es muy difícil cuerpear o encimar, con una notable habilidad con el balón y, sobre todo, vertical. Sin embargo, también es un jugador atropellado, al que le falta pausa en la finalización de muchas jugadas, de ahí que muchos de sus centros tengan poca efectividad. En las dos últimas temporadas (88 partidos) ha dado 15 asistencias y ha marcado ocho goles.

Traoré es un buen jugador que puede ser muy aprovechable en esta nueva y joven Selección que está creando Luis Enrique, pero, hasta el momento, ni sus números ni su fútbol nos hablan de un jugador diferencial. Así que mirémosle como lo que es, un jugador útil, y olvidémonos de exageraciones y falsas realidades, porque las grandes decepciones suelen ser producto de grandes expectativas.

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here