Desde que Zidane volvió al Rea Madrid le ocurre como a John Benjamin Toshack: “Los lunes pienso en cambiar a diez jugadores, los martes a ocho, los jueves a cuatro, el viernes a dos, y el sábado pienso que tienen que jugar los mismos cabrones de siempre”. 

Saber quién ficha y quién decide las salidas en el Real Madrid es más difícil que entender la trama de una película de Christopher Nolan. El hecho es que el domingo el Real Madrid debutará en la Liga ante la Real Sociedad y lo hará con un once en que posiblemente estarán Carvajal, Varane, Ramos, Marcelo, Casemiro, Kroos, Modric y Benzema. Además es muy posible que en la lista de convocados figuren también Isco y Lucas Vázquez. Si observamos cualquier alineación de la temporada 2013-14 a las órdenes de Ancelotti, veremos que en ella aparecen Carvajal, Varane, Ramos, Marcelo, Modric, Isco y Karim. Es decir, siete temporadas en las que la columna vertebral del equipo no ha cambiado, siete temporadas en las que la vida sigue igual.

Hace temporada y media, Zidane volvió al banquillo del Real Madrid con una promesa: “Habrá cambios”. El que más y el que menos se hizo su composición de lo que eso significaba e inmediatamente saltaron a las primeras páginas una lista interminable de nombres para reforzar y cambiar la cara de un equipo que sellaba una de las peores temporadas en años.

Pogba, y sobre todo M’bappé, aparecían un día sí y otro también. A ellos se les sumó en verano la opción Neymar, y tras ellos una innumerable lista, desde Halaand a Sterling pasando por Camavinga o Kanté. Las entradas y salidas fueron decepcionantes. Jovic, Militao y Mendy tenían cero atractivo y solo Hazard era ilusionante. No obstante, desde su presentación, con un aspecto físico impropio que recordaba al inolvidable Cassano, todo fue una desilusión.

Este año, hipotecados por lo ocurrido por el Covid y tras el “no habrá fichajes” de Florentino Pérez, las ilusiones estaban puestas en el grupo de canteranos que habían hecho una gran temporada cedidos en diferentes equipos. Achraf  la había roto en la Bundesliga con el BVB y su nombre sonaba para los grandes de Europa. Parecía una opción muy interesante para competir con un acomodado Carvajal sin suplente que cuestione su titularidad en la banda derecha. Reguilón había hecho un temporadón en Sevilla y se ganó su llamada a la selección de Luis Enrique. Óscar Rodríguez, poseedor de uno de los golpeos de balón más impactantes de la Liga, estaba en situación parecida, y lo mismo podría decirse del talentoso Kubo. De nuevo la cantera llamaba a la puerta.

Para sorpresa de muchos, tan solo Lunin y Odegaard han pasado el corte. Los demás se han convertido en carne de traspaso para equilibrar el presupuesto. Mientras, futbolistas como Odriozola o Jovic, por no hablar de Bale y algún otro, permanecen en la plantilla sin haber ofrecido un rendimiento que avale esa decisión. Para colmo, Odegaard regresa a la plantilla arrastrando una lesión de rodilla que puede que le impida debutar ante sus ex.

Empieza la temporada 2020-21 y en el Real Madrid nada parece nuevo; Hazard repite aspecto, lo que ha llevado al seleccionador belga a declarar que no está  ni para jugar 45 minutos de competición. Asensio tiene problemas en su rodilla operada, Rodrygo comienza con ficha del Castilla y Casemiro sigue sin suplente, así que las miradas estarán de nuevo en el efervescente Vinicius, en la jerarquía de Ramos y en los goles de Benzema. Lo dicho, la vida sigue igual.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here