El Cádiz no iba a desaparecer por perder con el Osasuna. El Cádiz no va a disputar el título por ganar hoy en El Alcoraz al Huesca. Calma. Relajémonos y disfrutemos el viaje por las alturas, el paisaje es hermoso a bordo de este zeppelín. Gocemos de los estadios míticos y de la atención mediática (aunque los comentaristas de hoy tuvieran problemas para distinguir a Álex Fernández de Jonsson). Mantengamos el aplomo que han tenido los amarillos para ofrecerle a su entrenador, convaleciente, el mejor regalo de cumpleaños posible.

Exhalaba el partido un inequívoco aroma a Segunda División. Los dos recién ascendidos se enfrentaron hace apenas tres meses en un duelo en el que ambos sumarían un punto clave para sus objetivos (aunque entonces no lo sabían). El sello de la categoría de plata se prolongaba también en las alineaciones: casi todos los protagonistas eran viejos rivales, destacando uno muy especial.

Con cuarenta y un años algunos hombres sufren la crisis de la mediana edad y se compran una moto. Otros, honestos taxistas o probos funcionarios, se abren un plan de pensiones. A Cifuentes, en cambio, le ha dado por debutar en la máxima categoría y lo ha hecho de la mejor manera posible: manteniendo su portería a cero y obteniendo un triunfo a domicilio.  

A priori la empresa encerraba su dificultad, ya que los rivales se encontraban en puntos anímicos opuestos: el empate en Villarreal colmó de felicidad a los aragoneses; la derrota (y la imagen) frente a Osasuna lastraba de preocupación a los gaditanos.  

Así las cosas, desde que el árbitro dio el pitido inicial, ambos equipos fueron fieles a su identidad, pero ofrecieron versiones distintas. Los locales trataban al balón como se trata a un niño: con mimo y sin agresividad. Mosquera, Eugeni y Juan Carlos combinaban en campo propio y lanzaban el esférico de un lado a otro sin intención ni filo. El Cádiz, por su parte, se mantenía ordenado, presionando en momentos puntuales. Los comentaristas entonaban, embobados, la letanía de la posesión. Cervera sonreía en su sofá.

Y tal y como pasaba en Segunda, de repente, el relámpago. Iza recuperó un balón en su banda y combinó con Salvi. Este prolongó hacia la banda donde había caído Álex Fernández que centró con dureza. El portero no pudo blocar el esférico y el rechace fue aprovechado por Negredo, que tuvo la suerte que buscó (cosa que no pasa a menudo, pese a lo que digan los manuales de autoayuda).

A partir de ahí, y tras el sobresalto, el partido recuperó su estado de animación suspendida. Los visitantes continuaban con su labor de zapa, cometiendo faltas, cerrando espacios, cortando pases. Los oscenses intentaban progresar por las bandas, pero Espino y Carcelén controlaron a sus rivales. Los escasos centros, eran despachados por los centrales como quien lava. La mejora de la forma física global del equipo amarillo fue evidente y eso le permitía imprimir una gran intensidad a sus acciones defensivas.

Sin nada más que echarse a la libreta, el primer tiempo concluyó. En la reanudación, Michel introdujo tres cambios en el Huesca: Gómez, García y Muñoz. Mucha calidad, sí, pero muy poco glamour.

Pese a sus hombres de refresco, los locales seguían cortocircuitados. La posesión era tan abrumadora como inútil, la circulación tan prolija como previsible y, mientras tanto, el Cádiz seguía a lo suyo. O incluso a algo más: en el tramo final los robos empezaron a sucederse y, en uno de ellos, Malbasic, en una brillante acción individual, centró para Pombo. El extremo —tan bullicioso como individualista durante todo el encuentro— cabeceó a puerta vacía y sentenció el partido.

De ahí al final, apenas un susto para los gaditanos que el VAR desbarató y una sucesión de minutos clónicos: posesión infructuosa de los locales, defensa efectiva de los visitantes. Victoria, brazos en alto, achuchones.

La Liga seguirá. Ganaremos unos partidos y perderemos otros, pero mientras que el Cádiz ofrezca una versión reconocible de sí mismo, podemos estar razonablemente serenos.

Aurea mediocritas, sí.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here