ALINEACIÓN: (4-2-3-1) Courtois; Carvajal, Varane, Ramos, Mendy; Kroos, Modric; Rodrygo, Odegaard, Vinicius; Benzema. 

EL PLAN: Con un medio campo muy técnico y una presión alta, Zidane intentó que el partido se jugase en campo de la Real Sociedad, algo que logró mientras aguantó el físico de los jugadores. Rodrygo y Vinicius, muy abiertos, permitían una ágil circulación del balón. Kroos y Modric, como un doble pivote escalonado, se apoderaron del partido y eso permitió al Madrid defenderse con el balón. El partido como tal duró 70 minutos; a partir de ahí el cansancio fue el protagonista.

LO MEJOR: El ritmo con el que el Madrid jugó los primeros 35 minutos, la seriedad de los dos centrales, el control de Kroos, el efervescente Vinicius y lo bien que entendió Mendy su posición en ataque jugando por dentro.

LO PEOR: La falta de remate, el partido de Rodrygo y la aportación de los suplentes.

Valoración individual

Zidane: Sin partidos de pretemporada y con una lista de lesionados como la que arrastra el equipo, habrá que esperar algunos partidos para ver cuál es su plan este año. De inicio sorprendió la suplencia de Casemiro, aunque viendo sus 30 minutos sobre el campo a trote cochinero es evidente la razón.  El equipo jugó un buen fútbo mientras tuvo fuelle, aunque volvió a mostrar los problemas ya conocidos en ataque y, sobre todo, en el remate. Llamativa la elección de jugadores a la hora de hacer los cambios. Que Marvin y Arribas estén por delante de jugadores del primer equipo se puede entender como una anécdota o como un toque de atención, no se sabe si a los futbolistas o a la directiva.

Courtois: Solo tuvo que hacer dos paradas, pero con las dos salvó el resultado. Mucho del punto que los blancos se llevaron de San Sebastián fue gracias a él.

Carvajal: En defensa se las tuvo tiesas con Barrenetxea, que se mostró muy áspero en las disputas. Menos activo en ataque que en otras ocasiones al tener a Rodrygo delante de él, le faltó finura en algunos centros al área y fuelle al final del partido.

Varane: Sobrio, rápido y sin complicarse la vida, fue el central que estamos acostumbrados a ver. Rapidísimo en sus duelos en velocidad con Isak, brilló en un par de acciones al final del partido cuando el Madrid estaba roto.

Ramos: Cumplió en su papel de ser el primer pase en la salida de la pelota. Jugó con su jerarquía habitual. Estuvo cerca de marcar con un disparo con el que resolvió un barullo en área donostiarra. Se le vio rápido en alguna carrera con Portu, lo que no es broma.

Mendy: La presencia de Kroos en el doble pivote y la de Vinicius pegado a banda le dejó libre el carril del 10 y supo aprovecharlo. Aún tiene que compenetrase mejor con el brasileño en algunas acciones. Sobrado de fuerza para trabajar en defesa. 

Modric: Manejó a la perfección esa posición de doble pivote escalonado que hizo con Kroos. De lo más destacado del Madrid en la primera media hora. Luego, poco a poco, se fue apagando. Aún así, siempre que el balón pasó por sus pies la jugada tomó sentido. 

Kroos: Fue el más posicional de los dos pivotes. Dio un curso con el balón mientras le duraron las fuerzas, cambiando continuamente el juego de banda a banda. La costumbre le hizo buscar a Modric demasiado en corto, olvidando en alguna ocasión a Odegaard.

Odegaard: Zidane le colocó por delante del doble pivote, y aunque el noruego se movió bien, pareció que la posición no le era cómoda al tener que recibir demasiadas veces de espaldas. Cuando jugó por el carril del ocho y de cara a la jugada, dejó sus detalles más brillantes.

Rodrygo: En la línea de cómo acabó el año pasado, dejando tres detalles con el balón, pero lastrando el ataque en esa banda derecha sin ofrecer ni desmarques ni desborde. Con diferencia el más flojo del once titular.

Benzema: En la primera parte la posición de Odegaard le tapaba el espacio donde él se mueve para conectar con la jugada. Esto le obligó a jugar de ariete puro y en ese rol sabemos que brilla menos y se siente enjaulado. En la segunda mitad entró más en juego aunque sin peso en el partido. Tuvo dos ocasiones claras, sobre todo una, que no puede fallar o al menos no como él lo hizo.

Vinicius: Lo mejor y lo único en ataque del Madrid.  Rápido, insistente y con el descaro que le falta a Rodrygo. Aunque su conocido exceso de velocidad se convirtió en atropello en alguna ocasión, dejó tres o cuatro acciones de verdadero peligro. 

Casemiro: Sorprendió su suplencia hasta que saltó al campo. Entonces pareció claro el porqué. Parece que, sin suplente en la plantilla, Zidane lo quiere poner en forma poco a poco. De momento, su imagen no fue la mejor, con 30 minutos a trote cochinero.

Valverde: Que no jugase Casemiro de inicio y que él tampoco estuviera en el once… Terminó mal la temporada y en los 30 minutos que jugó se le vio reñido con el balón, sin aportar nada al equipo. 

Marvin: El canterano tiene zancada y trabajo en banda, pero le falta mucha finura con el balón para jugar de extremo en el Madrid. Sorprende que saliese antes que algún jugador de la primera plantilla. Parecía más lógico un cambio de banda de Vinicius y que Marcelo entrase en la izquierda o que Odriozola jugase por delante de Carvajal.

Arribas: Jugó cuatro minutos sustituyendo a Vinicius, aunque quizá Marcelo hubiera sido el más indicado. No obstante, es bonito ver debutar canteranos. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here