Leemos, algunos con incredulidad, que la injusticia reina en los cielos de Zidane. Este hombre es tan malo, malísimo, que no quiso a Llorente, tampoco a Ceballos, se cargó a Reguilón, está rematando a Mariano, no se hace con Jovic y afeitó las cabezas de James y Bale.

Tal es su osadía, que solo sabe ganar Champions y Ligas, pero es incapaz de saber cuál es el derecho y el revés de la pizarra donde se escribe la táctica. Es tan horroroso, que antepone los resultados al proyecto, y que, por tanto, devalúa el patrimonio del Madrid. Jugadores que se compraron a precios de vértigo, ahora cotizan casi en Saldos Arias.

¡Qué vergüenza, señores!

Pero…

Sólo hay que recordar que Benítez y Julen duraron menos que la temporada de la naranja. Que a Solari le pusieron como condición para hacerle un contrato que ganase nueve partidos. Tres encuentros vitales fallidos después, Florentino convirtió el mismo en papel mojado. ¿Si no ganas, qué haces aquí?

No hubo tampoco piedad con Pellegrini, aunque sumase más puntos que euros cuesta el kilo de almejas de Carril, y tampoco se libró Ancelotti, si dejas de ganar, dejas de entrenar.

Pues con todos estos antecedentes, parte del madridismo le pide a Zidane que evolucione a los jovencitos o que no elija con qué armas morir, porque morirá, no les quepa duda, el año que no haya nada que llevar a la sala de trofeos.

O no lo piensan bien sus detractores, o es que los madridistas hemos perdido el oremus. Aquí es impensable que Cruyff, Rijkaard, Klopp, Simeone o el Guardiola del City hubiesen podido poner los primeros ladrillos de un proyecto que no tocase pelo el primer año.

Es absolutamente imposible que un entrenador juegue con otros que aquellos con los que piensa que va a ganar, porque no tendría tiempo si perdiese con los que debe evolucionar, promocionar o curtir.

Está en su derecho de morir con Ramos, Karim, Modric, Kroos y Varane, porque por muchos Militaos, Rodrygos, Vinicius o Jovics que te traigan, si en octubre estás a ocho puntos del Barça, te capan. Y si es del Atleti, ya directamente te echan a la hoguera.

Zidane es a Florentino, lo que Florentino a Zidane. Al primero le importa ganar y ganar, aunque deje el equipo titular con más años que Jordi Hurtado, y al segundo le da tres cuartas partes de lo mismo si puede tocar Champions y Ligas (a poder ser, de lo primero).

Así que a los de Jovic, Ceballos, Reguilón y Llorente, yo les pediría cinco minutos de reflexión. Florentino no busca proyecto, quiere resultados de inmediato. Un día hubo alguien que intentó soplar y sorber a la vez, y se puso perdido de horchata.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here