Luis Enrique: Se ha tomado en serio rejuvenecer y cambiar la cara a esta Selección. No solo lo está haciendo con nombres propios de jugadores que podrían ser convocados con la Sub-21, también utilizando conceptos más actuales en lo que es el estilo de la Roja: presión alta, bandas agresivas y rápida circulación interior. El objetivo es saltar líneas en el menor número de toques. Eso sí, sin renunciar a tener el balón y a ser protagonista desde la posesión. Caras nuevas, jugadores jóvenes e ideas modernas. Esta Selección genera buenas expectativas. Ahora falta saber si la apuesta es real o si se trata de un casting a la espera de Koke, Saúl, Ceballos, Isco, Canales, Parejo y demás veteranos.

De Gea: Si contra los alemanes fue el héroe, ante los ucranianos prácticamente fue un espectador más.

Navas: Mucho más entonado en el lateral que de extremo como ante los alemanes. Al jugar España con dos extremos que buscaban entrar por dentro, toda la banda quedó a su disposición. Supo atacar con inteligencia y siempre fue una opción abierta en la salida del balón. Una pena que a muchos de sus centros les faltase temple y fuesen solo balones a la olla.

Ramos: Jugó con jerarquía, que es lo que de él se espera y además hizo dos goles, no se le puede pedir más. Serio en defensa y mandón a la hora de subir la línea. Volvió a formar una buena pareja con Pau Torres, lo que es una gran noticia.

Pau Torres: Sigue dando señales de que en él hay central para años. Más acertado con el balón que ante los alemanes y muchísimo menos exigido en defensa. Dejó muestras de saber estar y se ganó que se siga confiando en él. Si continúa así no tardará en estar en un grande.

Reguilón: Que Fati jugase tanto por dentro le dio a él toda la banda y el canterano madridista se la comió. Perfecto tanto en defensa como en ataque, cuesta creer que el Madrid se gastase 50 millones en Mendy teniéndole a él. Algo parecido puede decirse de Oscar, otro canterano merengue que se abre paso en la Selección ante los ojos de Florentino Pérez en el palco. Ninguno tiene sitio en su Madrid: que uno sea de Talavera y el otro madrileño, en vez de franceses o brasileños, podría tener algo que ver.

Rodri: Hizo un trabajo silencioso, pero lo importante es que hizo muchas cosas y todas bien. Se entendió perfectamente con Thiago y Merino, sus dos interiores y supo tapar el carril central con autoridad. Manejó el balón con rapidez y siempre con criterio. En la disputa de la pelota dividida, se notó su año en la Premier.

Thiago: Es el jefe del mediocampo de esta Selección. Serio y muy disciplinado en lo táctico, le sobró fuerza, talento y habilidad para ser dominante durante todo el partido. Muchos de los que no le han visto este año en el Bayern se sorprenderán de su trabajo defensivo. Ahora mismo y no solo por estado de forma, es uno de los centrocampistas más dominantes de Europa.

Merino: Sumó trabajo y actitud, pero le faltó ese plus como llegador intuitivo en algunas jugadas que sí tiene en la Real. Básico en la presión alta impuesta por el míster. En este 4-3-3 parece que entre  él y Fabián se van a jugar una posición en mediocampo.

Ansu Fati: Hizo un gran partido, fue agresivo, valiente, desbordó a su lateral, ayudó en la presión, remató, marcó y le hicieron un penalti. Es decir, hizo un partidazo y lo hizo con la selección absoluta con 17 años. Posiblemente hayamos visto el bautismo internacional a nivel de selecciones de algo muy serio. Solo diré que ni Mbappé, ni Dembelé, ni Sancho, ni Vinicius, ni Rodrigo, ni Joao Félix habían hecho con sus selecciones un partido así con esa edad. Apunta muy alto.

Olmo: Volvió a demostrar que es un jugador muy inteligente, capaz de interpretar de varias formas una misma  posición y hacerlo bien. Se manejó de igual manera como falso extremo moviéndose por dentro que cuando tuvo que moverse por la mediapunta. Muy trabajador sin balón y ofensivo con él, un gran candidato para jugar en esa banda derecha.

Gerard Moreno: Trabajó mucho y bien en la presión y siempre pisó el área con peligro, pero le faltó capacidad para rematar. La posición de delantero centro es la que peor cubierta parece, al menos de momento.

Eric García: Luis Enrique le hizo debutar con 18 años y no pareció que le pesase la responsabilidad ni que le quemase el balón. Habrá que estar muy atentos a este chico, porque los cuatro balones que tocó, lo hizo con la autoridad de los grandes.

Óscar: Jugó poco, pero le dio tiempo a dejar su firma con un remate desde fuera del área al larguero.

Ferrán: Aviso a navegantes y me refiero a Marco Asensio. El del City se va a atornillar la camiseta de titular de este equipo. Salió 10 minutos y todo lo hizo con calidad y con hambre, gol incluido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here