ALINEACIÓN: (4-4-2 con medio campo en rombo) Courtois; Carvajal, Varane, Ramos, Mendy; Valverde, Casemiro, Odegaard, Kroos; Jovic, Benzema.

EL PLAN: El Madrid intentó dominar el centro del campo acumulando jugadores en un rombo que comenzó tocando bien, pero que se deshizo poco a poco por falta de físico y, sobre todo, de ritmo. Zidane cedió las bandas a los laterales, que jugaron a gran altura casi como extremos. El doble delantero centro Karim-Jovic no mejoró el pobre ataque merengue.

LO MEJOR: Individualmente Courtois volvió a ser el portero que gana puntos. En lo colectivo, el equipo no se resignó a la derrota, demostrando más actitud que aptitud.

LO PEOR: Los excesivos errores defensivos, el descontrol en mediocampo y un llamativo desacierto rematador. Con todo, lo peor fue Jovic y su pésimo partido.

LA CLAVE: El partido lo pudo ganar cualquiera de los dos equipos, sobre todo en un segundo tiempo roto y con defensas haciendo aguas. VAR aparte, sólo el desacierto de ambos equipos ante la portería rival marcó el resultado.

Valoración individual

Zidane: Volvió a sus alineaciones inesperadas, sus cambios tácticos y de sistema y a su sorprendente e incomprensible dirección de campo. Vinicius, el mejor ante la Real —con el permiso de Courtois—, no jugó ni un minuto, como tampoco lo hizo Rodrygo, dos de sus tres delanteros en el debut liguero. Jovic que no tuvo ni un minuto ante la Real,  fue titular, y Borja Mayoral salió en la segunda parte, después de ver ambos como dos chicos del Castilla jugaban antes que ellos en Anoeta. El Madrid pasó del 4-2-3-1 con extremos muy abiertos hace una semana, a un 4-4-2 sin ellos y con dos delanteros centros del Villamarín. Esta vez la diferencia entre un equipo camaleónico y uno indefinido estuvo en una decisión del VAR.

Courtois: Volvió a ser el mejor jugador del equipo y gracias a tres paradas suyas el Madrid se pudo llevar los puntos de Sevilla. Ágil y rápido bajo palos, se le vio dominador del área todo el partido.

Carvajal: Muy trabajador tanto en ataque como en defensa. Dos acciones defensivas suyas tuvieron valor gol. En ataque, tener toda la banda libre le desgastó físicamente y repercutió en la calidad de sus centros.

Varane: El perfecto escudero. Sobrio, rápido y concentrado, solucionó mucho del desbarajuste táctico con el que se movió el equipo en muchos momentos del partido. Con el balón no estuvo brillante.

Ramos: Los movimientos dentro fuera de Fekir le sacaron mucho de su posición. Menos concentrado que ante la Real, no dejó esa sensación de dominio de otras veces. Sumó un gol más en su cuenta.

Mendy: Tener toda la banda para él fue una continua tentación a su tendencia ofensiva, aunque se mostró poco fino con el balón. Su potencia física le solucionó más de un problema de colocación, aspecto en el que estuvo muy despistado.

Valverde: Corrió mucho pero jugó muy poco. Cayó demasiado a banda derecha donde le falta habilidad para concretar jugadas. Le faltó pausa y jerarquía con el balón para dar sentido a muchas jugadas.

Casemiro: Lento, torpe y descolocado, su presencia en mediocampo fue más un problema que una solución. Pocas veces se ha visto a un Casemiro tan fuera de forma como este actual, su partido fue anticompetitivo.

Kroos: Los mejores minutos del Madrid fueron bajo su batuta. El alemán manejó bien la circulación del balón, pero le costó encontrar socios en ataque. Renqueante desde el minuto 30 de la primera parte, fue sustituido por Modric.

Odegaard: Zidane se empeña en colocarle en la mediapunta y al noruego se le ve incómodo y desconectado. Como ante la Real, solo brilló cuando la jugada le pone de cara a la portería. Con tantos minutos de espaldas, se pierde con primeros toques insustanciales.

Benzema: Jugar con un 9 a su lado le liberó de tener que pisar continuamente el área y, aunque dejó un par de buenas acciones, le faltó continuidad y acierto en su juego. No está fino de cara al gol y ahora mismo en el Madrid el gol son él o Ramos a balón parado.

Jovic: Solo Zidane entiende esta sorprendentemente titularidad. El serbio estuvo 70 minutos sobre el campo y la imagen no era la de un jugador que cumple su segunda temporada en el equipo, sino la de un debutante que no se entiende ni con sus compañeros ni con el sistema.

Suplentes:

Modric (por Kroos en el 45′): Le dio inteligencia y ritmo individual al juego, pero no logró hacerse con el partido. Como siempre, dejó detalles de calidad.

Isco (por Odegaard en el descanso): Le puso ganas, pero el partido se fue rompiendo sin que ni él ni Modric se hicieran con el control del juego.

Mayoral (por Jovic en el 72′): Hace una semana dos chicos del Castilla jugaron antes que él y en el Villamarín jugó antes que dos de los titulares en San Sebastián. Le puso ganas y una porfía suya terminó en penalti a favor de los blancos.

1 Comentario

  1. Buenos pues con las notas del partido de esta semana, se respondes a sus preguntas del partido anterior sobre porque no jugaban ni Casemiro ni Jovic, lo que le parecia incompresible parece que no ahora no le es tanto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here