Vuelve la Premier League este fin de semana con un ojo puesto en los posibles casos de positivos entre jugadores y cuerpos técnicos, conversaciones sobre cómo terminar la temporada si hubiese un rebrote serio y buscando la forma de permitir espectadores en los estadios a la vez que el gobierno prohíbe en Inglaterra concentraciones de mas de seis personas, salvo contadas excepciones. Junto a estas cuestiones aparecen, gracias a dios, las puramente deportivas.

Empecemos por el Liverpool. ¿Existe hambre en el equipo por un título más? No me cabe duda de que Klopp querrá revalidar el campeonato a toda costa, pero cuestionar si los jugadores sienten la liberación de cumplir con una exigencia histórica es legítimo. Bien aprovechado, podrían dar paso a un ciclo exitoso. Pero si se creen liberados de responsabilidad, cederán el cetro. En las dos últimas temporadas Klopp ha encontrado su equipo tipo y apenas ha variado la plantilla periféricamente. Jugadores que contaban poco han ido saliendo y han sido reemplazados por otros suplentes o canteranos de la escuela de Melwood. Parece que esta temporada habrá un cambio mas significativo con el posible reemplazo de Wijnaldum (destino Barcelona) por Thiago. El internacional español sería un cambio importante en ese centro del campo, que hoy por hoy elabora muy poco. Su misión es destruir y dar el balón cuanto antes al tridente ofensivo. Thiago ofrece menos labor defensiva, pero podría bastar con el trabajo de sus acompañantes (Henderson y Fabinho, en principio) a cambio de una conexión con la delantera mucho más limpia.

El Liverpool debuta contra el Leeds United, otra de las incógnitas. Es club tradicionalmente odiado, pero gracias a Bielsa despierta, si no simpatía, al menos curiosidad entre los neutrales. Sus jugadores —Rodrigo y Pablo Hernández aparte— son poco conocidos en España y habrá tiempo de hablar de ellos durante la temporada. Las miradas se centran en su entrenador y en cómo se adaptará su fútbol a la Premier League.

Si el Manchester City deja pocas dudas —la baja de Silva la cubre Ferrán y la llegada de Ake tapa, aunque sin grandes garantías, un boquete en el centro de la defensa—, sus vecinos del United sí ofrecen cosas interesantes. Siguen sin reforzar la defensa, más allá de la recuperación de su portero Henderson, cedido hasta ahora en el Sheffield United, para hacer competencia directa a De Gea. Han invertido en el centro del campo con el fichaje de Van de Beek, con lo que cuentan con tres titularísimos que juegan parecido, que llegan al área rival y que no defienden nada: el holandés, Pogba y Bruno Fernandes. Con Bailly, Lindeloff y Maguire cuestionados, sorprende que los esfuerzos del club sigan centrados en fichar a Jadon Sancho cuando en ataque el United ya cuenta con Greenwood, Martial, James y Rashford, además de Ighalo. Solskjaer podría jugar a ganar 5-4 cada fin de semana.

En Londres, mientras el Arsenal parece progresar paulatinamente de la mano de Arteta, el Chelsea ha optado por romper la banca como si el Covid nunca hubiese existido. Buscan un portero que siente a Kepa en el banquillo (parece ser el francés Mendy, del Rennes) y han invertido mucho dinero entre Werner, Ziyech y Havertz para apuntalar el ataque, dadas las bajas de Willian (Arsenal) y Pedro (Roma). Además han fichado a Thiago Silva para aportar experiencia a una defensa sin liderazgo y llena de errores, más Chilwell en lugar del poco convincente Marcos Alonso. El cambio de dirección en la apuesta por los jóvenes de la pasada temporada pone en duda el futuro inmediato de Tomori (saldrá cedido), Mount, Abraham, Gilmour o James. Y además añade una dosis de presión adicional sobre Lampard, del que se va a exigir que se acerque a Liverpool y City. De hecho hay quien espera que dispute el titulo de Liga, exigencia que no tienen Arteta, Solskjaer o Mourinho.

El mercado de fichajes no se cierra hasta primeros de octubre, con lo cual es posible que algunos clubes sigan buscando reforzar sus plantillas hasta el ultimo momento. El Everton sigue coleccionando jugadores en el centro del campo (tres llegadas de una tacada, James incluido), el Newcastle ha fichado jugadores con experiencia en la Premier (Fraser y Wilson del Bournemouth, Hendrick del Burnley) y el Aston Villa ha invertido 28 millones de libras en Watkins, el goleador del Brentford, para solventar su mayor problema la temporada pasada: su mejor delantero solo marco cinco veces. El Wolves de Nuno (y Mendes) sigue fichando jugadores portugueses y no es descartable que cambien el lobo negro de su escudo por un gallo multicolor.  

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here