Hoy voy a poner sobre la mesa un asunto espinoso: las frases hechas que no se entienden y sólo crean discordia y caos en la racionalidad. A fuerza de decirlas, no nos paramos a pensar en su significado, y no por mucho repetir algo tiene que acabar siendo lo correcto.

¿O acaso Sergio Ramos, en 4º de la ESO, se acabó sabiendo mejor los contenidos que los que lo cursaron una vez? No, pues eso.

Decía Ramón Gómez de la Serna, el primer tuitero, en sus imperdibles Greguerías: “En las lenguas vivas, hay frases muertas”. Pues habrá que extirparlas antes de que sigan haciendo daño.

Ejemplos de sinsentidos que siguen vigentes:

“No todo el monte es orégano”. Casi mejor, ¿no? Puestos a pedir y sabiendo que es un deseo irrealizable yo preferiría un monte lleno de percebes, bogavantes y panteras rosas.

“Sigue la teoría del palo y la zanahoria”. El palo como algo negativo lo compro, ¿pero la zanahoria? Vale que el dicho se originó por el trato que los ganaderos daban a los burros en el campo, pero si lo usamos nosotros urge mejorar ese premio. «Sigue la teoría del Teletexto y el Iphone». Se entiende mejor.

“Miel sobre hojuelas”. Llamadme loco, pero prefiero la miel en una tostada con pan de pueblo y dos centímetros de mantequilla. He investigado y resulta que las hojuelas son unos dulces tradicionales, ni son verdes ni están en los árboles. Aún así, debemos eliminar cualquier vestigio de confusión que pueda dar alas a los veganos, que bastante creciditos están últimamente.

Además del significado debemos tener en cuenta el contexto en el que decimos la frase. Se atribuye a Norma Duval la siguiente perla: “Fue mi marido el que me metió el gusanillo”. Sólo faltó que se diera cuenta y dijera sonriendo: “Uy, me he metido en un berenjenal”.

“Dormirse en los laureles”. En la era del colchón viscolástico lo fetén es dormir entre ramas y hojas, mira tú.

“Le ha salido un churro…”. ¡Como algo malo! No me quiero enfadar, pero semejante afrenta a uno de los manjares mas conseguidos de nuestra gastronomía, simplemente, no es de recibo.

«¡Vete a la porra!».  Pues ahora mismo, ya estoy saliendo con mi chocolate calentito.

Y luego —agárrate que vienen curvas— ¡los niños traen un pan debajo del brazo, los jodíos rácanos!

Para incentivar una resolución rápida cuando se diserta decimos: “Vayamos al grano”. Lo siento, no me convences.

“Una de cal y otra de arena”. Si hay que pensar cuál es la buena, es que no está muy conseguido el dicho. Con lo fácil que sería decir: una Cruzcampo y una Mahou, una de Carrey y una de Groucho, una de Ubago y una de Fito. Asegurando, vamos digo yo.

“Es de una familia de posibles”. Joder, será de «seguros». De “posibles” somos los que tenemos hipoteca.

“De higos a brevas”. En teoría, quiere decir que pasa cada mucho tiempo, y es sabido que se tarda nada y menos en ir de uno al otro y del otro al uno. (A no ser que estén hablando de la fruta y sus estaciones… No he dicho nada).

Más frases a cambiar sin dilación: “La gente de bien”, como sinónimo de ejemplo a seguir. A los que han logrado notables, sobresalientes y matrículas ni se les menciona. La mediocridad que estamos fomentando es la verdadera amenaza del futuro, no la bajada del PIB. (Esto último iba en serio, por si no ha quedado claro entre tanta tontá).

Siempre he tenido debilidad por el uso del lenguaje y de las frases hechas que hacen los futbolistas. Nunca dejan de sorprender. Mis favoritos son los que se esfuerzan en hablar de manera culta y no han leído cinco libros en toda su vida. Se les ve venir a kilómetros y nos regalan momentos impagables. He seleccionado tres, porque abrir esa espita es adictivo.

“Vi al arquero adelantado y se la tiré por arriba, fue un gol de odontología».

“Mi buen estado físico se debe a que sigo una dieta de hidrocarburos”. Del estado mental, ya si eso, hablamos luego.

 “A medida que uno va ganando cosas, se hamburguesa”. Díselo al señor McDonald que seguro está de acuerdo.

Esta cruzada va a necesitar segunda parte me temo, es demasiada la confusión reinante y alguien tiene que coger la sartén por el mango. ¡Normaaaaa !

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here