Uno de los jugadores que más me sorprendió la temporada pasada fue Fede Valverde y lo hizo tanto para para bien, en su comienzo del curso, como para mal, en los once partidos tras el confinamiento. Este bajón me hace dudar. No sé si el increíble nivel que mostró Valverde durante el primer tramo de temporada fue real o se vio favorecido por la cantidad de carencias que presentaba el sistema y que él, a base de despliegue físico, fue capaz de tapar. Algo parecido a lo que ocurrió con Casemiro hace unos años. No es sólo es que el brasileño sea más o menos bueno, es que el sistema pedía a gritos un futbolista como él.

Si algo quedó claro el año pasado es que el trío Casemiro-Kroos-Modric ya no es dominante y menos aun a cuarenta partidos. Además, se consolidó una evidencia, algo que la temporada anterior ya se empezaba a intuir: Kroos y Modric juntos, por el bajón del croata, se vuelven redundantes. Con ellos el juego se convierte en plano y previsible, sin apenas verticalidad ni físico, de ahí que  la irrupción de Valverde fuese un soplo de aire fresco.

Visto lo ocurrido en la última Champions —aunque algunas conclusiones habría que ponerlas en cuarentena por lo peculiar del formato—, podemos afirmar que los jugadores lentos, aunque con calidad, han dejado de ser dominantes en el fútbol actual. Un mediocampista sobre todo en un 4-3-3 necesita mucha ida y vuelta, mucho ritmo y agresividad. Que Modric y Kroos hayan dominado durante un lustro el fútbol se explica en parte por la gran labor física de Casemiro, y también porque Marcelo, pese a sus peros ha sido un cuarto centrocampista. Y además porque los tres de arriba eran tan buenos, sobre todo la Cristiano, que no necesitaban superioridades numéricas para crear peligro.

El Madrid de estos últimos años ha jugado, dibujado con brocha gorda, con tres mediocentros, y eso hoy en día no te lo puedes permitir, a no ser que tengas otra BBC arriba o dos laterales absolutamente influyentes, caso del Liverpool. El Barcelona ha sido víctima del mismo problema, jugar con Busquets-De Jong- Arthur ha sido hacerlo con tres mediocentros lentos, de ahí que muchas veces el Txingurri Valverde tirase de Vidal por su movilidad (pese a su rodilla y su edad) para agitar el juego culé, ya que arriba tampoco disponían de un tridente demoledor como cuando jugaban con Messi-Suárez-Neymar a pleno rendimiento.

Fede Valverde fue, pese a esos últimos once partidos, una de las revelaciones de la temporada 2019/20. Lo hizo en un rol que para muchos estaba destinado a Ceballos o Kovacic, ocupando diferentes posiciones en mediocampo, entre ellas los dos interiores del 4-3-3 de Zidane, adaptándose a las funciones y necesidades que demandaba cada zona, aunque fue en la derecha donde brilló con más intensidad. El uruguayo, por puras cualidades individuales, le dio cuerpo a la pizarra del francés con su esfuerzo, agresividad e ida y vuelta, ya que en la plantilla no hay ningún otro centrocampista que se le parezca en cuanto a argumentos físicos. Bueno, lo había, Llorente, pero el técnico nunca confió en el canterano.

El rendimiento de Valverde fue  brutal durante parte de la temporada. Pocos apostaban a que el uruguayo jugaría tanto y tan bien. Obviamente su fútbol tiene carencias, sobre todo en cuanto a ritmo, ya que no sabe regular y dosificar el desgaste físico. Pero su dinamismo ha sido la pieza que le ha permitido al Madrid competir y agilizar el mediocampo, adelantar la presión y mejorar el balance defensivo, sobre todo la transición ataque-defensa con su papel de interior hiperactivo.

Esta debe ser la temporada de consolidación de Valverde en el once aunque, como suele pasar en el Madrid, al veterano al que debe sustituir, Modric, se le suma ahora Odegaard, que también juega en la misma posición que el croata, volante derecho. Veremos cómo distribuye Zidane los minutos para que Kroos, Modric, Isco, Valverde y el noruego se repartan tiempo en solo dos posiciones, y sobre todo para que los dos jóvenes tengan las suficientes oportunidades, tanto en cantidad como en calidad. El objetivo es que no se estanquen.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here