La mayoría de las ligas de Europa son tan monótonas que si decimos que en la temporada 20-21 serán campeones Bayern, Celtic, PSG y Juventus es casi imposible que nos equivoquemos. Y lo previsible es que se genere una mayor diferencia entre estos clubes y la mayoría de sus adversarios. Sobre esta base, ganar el scudetto se da por descontado en las oficinas de la Juventus, desde donde ahora se ve la temporada en los siguientes parámetros: Copa de Europa perdida contra el Lyon, Copa de Italia perdida ante el Nápoles y Supercopa perdida ante el Lazio. Todo esto tras la inversión en Cristiano Ronaldo. No es tan raro que Sarri dejara de ser entrenador del equipo apenas unas horas después de la eliminación ante el Lyon.

Antes de que nadie pudiese especular con posibles sustitutos (Zidane, Deschamps…) la Juventus ascendió al entrenador del equipo sub-23, Andrea Pirlo. Se incorpora al primer equipo tras nueve días de trabajo en el filial que han debido dejar a la directiva impresionada. No me malinterpreten, soy pirlista, vaya jugador. Quizá sea el futbolista que más haya lamentado que jamás haya vestido de blanco. Siempre pensé que hubiera sido una gran oportunidad cuando salió libre del Milán. No ocurrió y admiré su juego con la camiseta albinegra o con la azzurra de su selección. Como entrenador le deseo suerte.

No obstante, el nombramiento de Pirlo tiene, en principio, algo más de marketing y moda que de razones deportivas, pues ya hemos dicho que el nuevo entrenador está sin estrenar. La transformación del Barcelona de la mano de Pep Guardiola ha convertido en tendencia eso de poner la primera plantilla en manos de una leyenda del club. En algunos casos responde a una estrategia premeditada y en otros nace de la necesidad o la improvisación. Del mismo modo que Guardiola ascendió del filial al Barcelona, Zidane pasó del Castilla a ganar sus tres Copas de Europa del tirón. El Atlético de Madrid ha encontrado su periodo de mayor estabilidad y competitividad al mando (absoluto) del Cholo Simeone; el Arsenal, con el rumbo perdido, ha ofrecido el debut como primer entrenador a su excapitán, Mikel Arteta, que se ha convertido en la primera persona en alzar la FA Cup como capitán y entrenador del Arsenal.

Hay más ejemplos. El Manchester United, de capa caída y sin ser capaz de acertar con un entrenador desde la retirada de Alex Ferguson, ha encontrado la mejora con Solskjaer en el banquillo. Su paso por la liga noruega y un descenso con el Cardiff City no conformaban un currículo prometedor, pero su gol en el Camp Nou en la Copa de Europa del 99 le abrió las puertas de Old Trafford. Tácticamente con mucho por aprender, su éxito se basa en motivar a los jugadores y hacerles entender la cultura del club. Pero del mismo modo que Zidane tendrá que añadir algo al equipo desde la pizarra para solucionar complejas ecuaciones ante City, Bayern o Liverpool, Solskjaer también tendrá que mejorar para que el United pueda competir de tú a tú contra sus rivales en la Premier.

Volvamos a la Juve. Desde un punto de vista más cínico se ha apuntado que la imagen de Sarri no es la correcta para la Juventus —los aficionados del Madrid recordarán algo similar sobre Del Bosque y la llegada de Queiroz—. Fumador empedernido, partidario del chándal y de pasear con un bolsito, la Juve ha podido pensara que esa imagen dista de la que quieren ofrecer al mundo y a sus patrocinadores, como si no hubieran sabido cómo era Sarri antes de contratarle. Funcionará mucho mejor la melena estilizada de Pirlo, su barba frondosa, su gusto por vestir bien, su buena educación y los recuerdos de su elegancia en el campo.

Deportivamente, la temporada no puede ir peor que la recién acabada: Ganarán la Serie A y si se dan las cosas regular caerá la Copa o la Supercopa de Italia y con un buen sorteo se puede llegar lejos en Europa. La postura de la Juventus, sin fijarse en nombramientos similares que no han salido bien, es pensar que si Pep o Zidane pueden ganar la Copa de Europa a las primeras de cambio, Andrea Pirlo también. Por algo en su época de jugador le llamaban Maestro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here