Pocos periódicos abrirán hoy sus páginas con un recuento de pases, ni los más culés levantarán la voz hablando de posesión, ADN culé o estilo inquebrantable. Hoy pocos dudarán de la altura de la hierba o de lo mojado o seco que estaba el campo. Porque hoy la realidad se ha impuesto, y de la misma forma que Madrid o Atleti fueron eliminados y dejaron tremendas dudas sobre muchas de sus decisiones, hoy, en Barcelona, lo que se plantea ya no es folclore, sino drásticas decisiones.

Las victorias ciegan, lo he escrito mil veces. Al Madrid los árboles de la Champions no le dejaron ver el bosque de la realidad, y hoy anda recomponiendo un equipo que mira de lejos la orejona, porque ganándola no supo entender por qué lo hacía. Al Atleti y su peculiar mundo le basta con ganar batallas, su victoria es eliminar al Liverpool o llegar a una final, en eso encuentran su excusa para no ver lo que es evidente.

Ayer el Bayern le dio un baño de realidad al Barça y lo hizo de la forma más cruel, al estilo alemán, tal como hiciera su selección con los brasileños, sin piedad. El 2-8 quedará para la historía, pero podrá ser un trampolín para solucionar problemas o un yunque que se atarán al cuello para hundirse más en sus errores, de ellos dependerá.

El Madrid jugó ante el City con siete jugadores que habían ganado la Champions con Ancelotti en la temporada 2013-14 y ayer el Barca jugó con media docena que ya estuvieron en las semis ante el Bayern en el 2015.

El fútbol evoluciona, cambia cada día, ahora es más físico, de más ritmo, más vertiginoso. Puede que dentro de cinco años volvamos al trote lento, al pase corto y a las posesiones largas, ¿quién lo sabe? Pero el de hoy es el que es y ante ese fútbol, Atleti, Madrid y Barça se están quedando atrás, muy atrás.

Hoy en Barcelona se habla de Pochettino, se culpa a Setién, se comenta muy bajito el nombre de Messi y se reniega de Griezmann. Paños calientes ante una realidad que se llama fútbol y que es muchísimo más grande que todo eso.

Por primera vez en trece años no hay un equipo español en semifinales de Champions y las tres opciones han salido por la puerta de atrás sin fútbol y, sobre todo, sin fútbol moderno. El Barça es solo el ejemplo dramático de lo que ocurre en el fútbol español. Unos avanzan y otros cuentan pases, ¿cuántos dio ayer el Barça?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here