Decía Bernard Shaw: «La estadística es una ciencia que demuestra que si mi vecino tiene dos coches y yo ninguno, los dos tenemos uno».

Dentro de apenas unos días se van a enfrentar en el Etihad Stadium el Manchester City y el Real Madrid. Un Madrid que llega respaldado por unos números defensivos impresionantes, el menos goleado de su historia, argumento que se supone ha sido básico para la consecución de la Liga.

Detrás de esa capacidad defensiva han surgido variadas estadísticas que avalan los datos que interesan: tiros a puerta recibidos, llegadas al área propia, etc…  Pero también hay otros datos que cuentan una realidad muy diferente, porque en las estadísticas, como en los refranes, siempre hay algo que nos da la razón.

Si analizamos las cifras del Madrid en la Liga queda claro que cuenta con una de las mejores defensas de Europa. La cosa cambia en la Champions. Cuando los de Zidane salen de España el castillo estadístico se nos desmorona.

En pretemporada los de Zidane encajaron 18 goles en siete partidos ante equipos como Bayern, Arsenal o Tottenham. Pero claro, era la pretemporada y esos resultados no cuentan. Es cierto. No olvidemos que el Atleti le metió siete goles al Madrid, y más tarde, en la Supercopa y en los dos partidos de Liga, los de Simeone fueron incapaces de hacer un solo tanto. Pero cuidado: ya sabemos cómo son las estadísticas.

Ahora, demos un paseo por Europa. El Madrid ha jugado siete partidos contra cuatro equipos: dos cocos como PSG y City, y dos cenicientas como Brujas y Galatasaray. En esos partidos los blancos encajaron 10 goles. Aquí las estadísticas nos cuentan algo muy distinto, muy lejos de los números impresionantes de la Liga española. Hablan de casi 1,5 goles recibidos por partido. Solo seis equipos de la Liga se han movido en esos porcentajes y el Leganés, descendido de categoría, tiene mejores números. Pero si nos centramos más y observamos los duelos entre presuntos iguales (PSG y City), descubriremos que en tres partidos el Real Madrid ha recibido siete goles en contra, o sea 2’3 goles encajados por partido… Sin comentarios.

Mi opinión es que las estadísticas hay que verlas con distancia, por que muestran mucho pero no demuestran nada. Las estadísticas nos dicen que Fernando Romay fue en una temporada el mejor triplista del baloncesto español con un 100% de efectividad (convirtió el único lanzamiento que intentó). Y qué quieren, no siendo mentira, tampoco es verdad. Otro ejemplo: este año Piqué ha liderado la tabla de acierto en el pase con un 91,76% de fiabilidad. El dato es incontestable, pero conviene añadir que casi el 80% de esos pases los han recibido en campo propio sus compañeros. O sea, un sí pero no.

Dudo que en Manchester anden muy preocupados por ciertas estadísticas del Madrid, más desde que Juan Manuel Lillo es su segundo entrenador. A él se le atribuye la siguiente frase: “Las estadísticas son como los tangas, enseñan todo menos lo interesante”. No sé si la metáfora es acertada, pero sí me alineo en el grupo de los que piensan que “la estadística es la primera de las ciencias inexactas”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here