El Villarreal es un rival complicado. Calleja dispone de jugadores que podrían ser titulares en equipos de mayor nivel. Cazorla, Trigueros, Anguissa, Pau Torres o Gerard Moreno son jugadores de muchísima calidad. Ante un adversario así, Zizou optó por un 4-3-3 que en defensa era más un 4-1-4-1, abriendo a las bandas a Rodrygo y Hazard para acompañar a Benzema, sin duda uno de los tres nombres propios de esta Liga blanca.

En mediocampo el francés eligió a sus tres hombres de confianza: Casemiro, Kroos y Modric. Sin embargo, esta vez introdujo una variación notable. Cuando el Madrid salía jugando, el brasileño desaparecía de la base de la jugada y eran el alemán y/o el craota quienes se encargaban de los primeros pases. Entretanto Casemiro, muy desacertado con el balón, se ubicaba en posiciones más lejanas, casi en la mediapunta, para no entorpecer los movimientos de salida.

El Madrid comenzó serio, dinámico y muy comprometido. Un Modric estelar y un Carvajal muy impetuoso brillaron en los primeros minutos. A ellos se les unieron luego Kroos y Ramos para formar un póker que dominó la primera parte.

Los blancos se imponían claramente en el juego y movían el balón con rapidez y autoridad. Aunque no creaban claras ocasiones de gol, la realidad es que la pelota rondaba siempre zonas de peligro. Solo faltaba acierto en el último pase y en alguna jugada de desborde. Tanto fue el cántaro a la fuente que un error tremendo del central Chakla fue aprovechado por Modric tras robo de Casemiro. Karim hizo el 1-0 y con él se llegó al descanso.

De los vestuarios ambos equipos salieron con caras diferentes. Calleja movió el banquillo, introdujo dos centrocampista en su once —Bruno y Trigueros— y pasó a jugar con un 4-5-1, lo que le dio un mayor control del juego. Los blancos, como viene siendo norma, bajaron muchísimo su rendimiento en la segunda parte. A Modric se le encendió la reserva, Casemiro siguió gris y tanto Rodrygo como Hazard, que apenas habían aportado, desaparecieron. Al Madrid se le puso cara de italiano y pasó de dominar a querer vivir de las rentas. Zizou movió también su once y retiro las bandas para dar entrada a Asensio y Vinicius, pero al partido ya le había cambiado la cara, el balón pasaba más tiempo en las botas de los amarillos.

Con un Villarreal amenazante, Ramos protagonizó una arrancada de poderío que terminó en un penalti más que dudoso. El capitán y Karim, en una acción de dudoso gusto, intentarón imitar el penalti indirecto de Cruyff. El árbitro lo hizo repetir porque el francés y un defensor invadieron el área. Benzema hizo el 2-0 .

Faltaban diez minutos y todo parecía resuelto. Además, el Barça en ese momento empataba con Osasuna. Iborra acortó distancias y, sorprendentemente, Zidane decidió adelantar la celebración con tres cambios que desarmaron al equipo. Fueron 10 minutos finales locos, con el Madrid defendiendo en su área, con Courtois salvando el resultado con dos paradones y con un gol anulado a Asensio en el 96′ por mano de Benzema, tras jugadón de Vinicius.

Calificaciones

Zidane: Ha ganado la Liga, por lo tanto su cuenta de resultados no puede ser más brillante: dos Ligas y dos Champions, además de siete títulos menores en cuatro años, a falta de lo que su equipo haga en Europa este año. Si miramos la sala de trofeos, poco que objetar. Si miramos al campo la cosa cambia y como ejemplo bien podemos utilizar el partido contra el Villarreal. Cuarenta y cinco minutos brillantes, con grandes problemas ofensivos, y otros cuarenta y cinco muy mediocres, con muchísimos problemas en casi todas las facetas del juego y con una desafortunadísima dirección de campo. Esa ha sido su cara casi toda la temporada.

Decía Di Stéfano que las finales no se juegan, se ganan. Y Zizou las gana. Tras el parón había que jugar once partidos, once finales, y momento se han ganado todas. El Madrid es el merecido campeón de Liga. Tiempo habrá para otro tipo de análisis.

Courtois: La historia se repite, de nuevo dos grandes paradas suyas salvaron el resultado. Como Oblack  o Ter Stegen, el belga es un portero que te gana puntos.

Carvajal: Comenzó el partido jugando muy agresivo en ataque y a punto estuvo de hacer gol. Su primera parte fue de notable, en la segunda apaciguó  mucho su juego y se dedicó más a defender su zona.

Varane: Serio, sobrio y muy concentrado. Tan solo un par de errores en la salida del balón desmerecen un partido muy completo del francés.

Ramos: El parón le permitió cargar las pilas. En su final de temporada está siendo de lo que es, crack absoluto. Como en cada uno de estos últimos partidos, Sergio dio un recital de jerarquía sobre el campo.

Mendy: Menos brillante que ante el Granada, poco a poco va entrando en la circulación del balón, aunque le cueste encontrarse con Kroos y aun no hable el mismo idioma que Hazard o Vinicius. Bien en defensa y discreto en ataque.

Casemiro: Está absolutamente fundido. Lento, torpe y fallón con el balón, Zizou le ha sacado de la circulación del balón de forma evidente. De lo más flojo del equipo.

Kroos: Mejoró cada balón que pasó por él. Supo acompañar a Modric en la dirección del juego y le dio pausa y brillantez a cada jugada.

Modric: Hizo de todo y todo bien, pero en esta mini liga de partidos cada tres días el físico no le da. Fantástico en la primera parte, en la que dio un curso de cómo jugar al fútbol. Desapareció a partir del minuto 70.

Rodrygo: Nada de nada. Incomprensible que Vinicius esté detrás de él en la rotación. Volvió a dejar detalles de jugador de clase, pero solo detalles.

Hazard: Ni un intento de desborde en el tiempo que estuvo en el campo. A años luz de lo que se espera de él.

Benzema: Pese a estar castigadísimo físicamente volvió a ser el goleador del equipo. Sin duda esta temporada lleva su nombre. Hizo su gol y dejó sus toques en medio campo.

Vinicius: Es el único jugador blanco con desborde y 1×1. Dejó una jugada de cine en el último minuto. ¿Asensio y Rodrygo antes que él? Incomprensible.

Asensio: Veremos que da de sí el año que viene, este curso es para que se sienta futbolista. Ni una sola acción de mérito mientras estuvo en el campo.

Valverde, Isco y Lucas Vázquez: Salieron en el 84’ y su presencia desarticuló tácticamente al equipo en los minutos finales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here