Toda buena película debe mantener el final oculto hasta los últimos instantes. No tiene gracia que sepamos mediada la proyección qué es lo que va a pasar. El deporte, como decía Woody Allen, tiene la facilidad de cambiar el guion cuando menos se espera y añade la aparición de los nervios y las dudas en los momentos finales. Hay múltiples casos de tenistas que pierden un partido que tenían casi ganado, simplemente mantener su saque bastaba, y dejaron pasar la oportunidad. Nervios. Ha habido golfistas que han regalado torneos de la manera más insospechada, jugadores de baloncesto incapaces de meter un tiro libre en dos intentos porque el reloj marca que resta menos de un segundo de partido, ciclistas que pierden una gran vuelta por una salida de la carretera en un descenso donde los nervios y la responsabilidad tienen más fuerza que los pedales y los frenos, o cuartetos de relevos que dejan caer el testigo cuando en la meta les espera una medalla. Por supuesto, existe el otro lado de la moneda, el del deportista que remonta y gana, y la posibilidad de contar la historia desde el punto de vista del héroe.

En los últimos días en la Premier League y el Championship hemos encontrado múltiples casos de derrotas dramáticas y muchos menos héroes de los esperados, por cuanto los ganadores no tenían gloria por alcanzar. El Manchester City derrotó 0-4 al Watford, el marcador justo para que el Watford abriese la puerta a sus perseguidores y presentase peor diferencia de goles. Como quiera que el Aston Villa se impuso 1-0 al Arsenal acto seguido, el Watford ahora ocupa un puesto de descenso. El Bournemouth, si ganase al Everton, podría salir de esa posición siempre que el Watford pierda con el Arsenal y el Villa con el West Ham. La ventaja del Aston Villa, uno de los héroes de la jornada, es que el West Ham certificó su salvación matemática en su visita a Old Trafford (1-1), complicando las opciones del United para clasificarse para la Champions League. Eso dejaba al Chelsea muy cerca: como quiera que Leicester (que necesita ganar) y United (les basta el empate) se enfrentan en Leicester, un punto era suficiente para el Chelsea con dos partidos por jugar: perdió 5-3 en Liverpool y aplaza la decisión para el domingo.

El drama real estuvo en el Championship. Quedaban por resolver un puesto de ascenso, los cuatro de play-off y dos de descenso. El Cardiff City iniciaba el día en sexta posición y recibía al Hull, colista y descendido. El 3-0 final le clasificaba para el play-off. Un puesto más se lo jugaban entre Nottingham Forest y Swansea, con el Forest tres puntos y cino goles por delante. Recibían en casa al Stoke City y empezaron perdiendo pronto. El Swansea ganaba 0-1 al Reading, que poco después se quedo con 10 aunque logró empatar antes del descanso. El Forest empató en el minuto 61 y con media hora por jugar; todo parecía encarrilado.

¿Pero quién quiere saber el final de la película con media hora de antelación? El Swansea marcó el 1-2 y poco después el Forest concedió dos goles. Los tres puntos se evaporaron y los cinco goles se quedaron en dos. Marcó el Swansea, aun con 15 minutos por jugar. Y marcó de nuevo, el 1-4. El Forest se lanzó a la desesperada a por el gol que les clasificaba para el play-off y lo hizo su 9 en propia meta. El Forest había lanzado a todos sus jugadores a rematar una falta. El Stoke City se llevó el rechace y el último pase acabó tropezando en el encomiable pero estéril intento del delantero centro local. El Forest se queda fuera del play-off y para los que simpatizamos con el equipo nos queda la incredulidad de ver en séptima posición a un club que ha estado siempre en play-off, menos cuando cuenta. Los dos equipos de Gales jugaran el play-off.

Las otras dos plazas serían para los dos clubes que no ascendieran directamente. El West Brom partía con ventaja de un punto sobre el Brentford y tres sobre el Fulham. Estos empezaron perdiendo pronto en su visita al Wigan, que se jugaba la permanencia junto al Barnsley (que visitaba al Brentford), el Luton y el Charlton, que visitaba al Leeds. Los de Bielsa ganaron 4-0 y por mucho tiempo el Charlton estuvo salvado por los marcadores de otros campos. Con el Fulham dimitiendo, el West Brom empezó perdiendo en casa con el QPR. El 0-0 de su partido valía al Brentford londinense para ascender directamente y estrenar su nuevo estadio en la Premier League, pero al Barnsley el empate no le bastaba y se adelanto en el marcador. Así, el Brentford apenas pasó unos minutos en la Premier.

El Fulham igualaría su partido, que dada la combinación de resultados, descendía al Wigan por una sanción de 12 puntos porque los nuevos propietarios pusieron al club en suspensión de pagos. El West Brom daría la vuelta al marcador pero llegaría el 2-2 justo cuando el Brentford igualaba a 1 y abría sus opciones de ascenso directo. El siguiente gol llegó en el minuto 91 y lo marcó el Barnsley, que días antes había ganado en el descuento al Nottingham Forest. Esos cuatro puntos le valieron la salvación, descendieron a Charlton y Wigan, sacaron al Forest del play-off y al Brentford de un ascenso directo que los aficionados neutrales también querían. Ha sido uno de los equipos más atractivos de ver durante la temporada, con un caudal ofensivo notable. Y sin embargo, en el ultimo instante, perdieron dos partidos seguidos cuando menos se esperaba. Les queda, cabe recordar, el play-off: dos londinenses contra dos galeses. El Brentford tendrá que rehacerse anímicamente para enfrentarse a un Swansea que ha dado la vuelta a una situación improbable, y el Fulham tendrá que recuperar el paso de la victoria ante un Cardiff que ha terminado la temporada tan fuerte como el Leeds de Bielsa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here