Empezó bien el Mallorca en un vacío Metropolitano, atrevido y con ganas de dar la sorpresa en el estadio rojiblanco, pero finalmente el intento se quedó en intención y el atrevimiento no duró más allá del primer cuarto de hora. Kubo, con una nueva demostración técnica que anticipa a un jugador de mucho futuro en el fútbol de élite, no fue suficiente para poner en más apuros de los necesarios a Oblak. Precisamente lo más destacado del conjunto bermellón fue la banda derecha que ocuparon el japonés y Pozo, que hicieron sufrir de lo lindo al canterano Manu Sánchez, una de las novedades en el once de Simeone tras el empate del martes en el Camp Nou. Las otras fueron el regreso tras sanción de Savic y Koke, y la vuelta al once de Morata y Joao Félix, que gozaron de varias ocasiones para haber finalizado el partido con mayor renta que e 3-0 final.

Tras ese cuarto de hora en el que el Mallorca plantó cara y se mostró más intenso que el rival, el Atlético comenzó a acumular ocasiones. Un pase picado de Saúl a Manu Sánchez que no encontró rematador entre Morata y Llorente, un disparo a ras de suelo de Carrasco que se fue por poco, una jugada entre el belga y Joao Félix que el delantero no acertó a rematar entre los tres palos… Hasta que en el 23′ llegó el 1-0 con un penalti tan claro a Morata como dudas dejó posteriormente su repetición tras la parada de Reina. Alberola Rojas decidió repetir el penalti, vía VAR, ya que la posición del portero del Mallorca no era totalmente correcta. No falló al segundo intento el delantero madrileño.

Enseguida tuvo el 2-0 Joao Félix tras una asistencia en el área de Llorente. No tuvo su día de cara a portería el portugués, que tampoco estuvo fino en su mayor virtud, el uno contra uno. Quizá por ello no sorprenda su sustitución al inicio de la segunda parte. Antes de eso llegó el 2-0 de Morata, previo al descanso. Asistencia de Llorente. Fundamental en la jugada la intuición de Koke en el robo de balón previo a dicha asistencia.

A partir de ahí, la segunda parte dejó más reflexiones que ocasiones. Una, Kubo, que no dejó de intentarlo y fue un incordio constante para la defensa rojiblanca. Otra, que Carrasco está mucho más fino y entonado físicamente que antes del confinamiento. A pesar de eso, sigue teniendo déficit en la toma de decisiones, que podrían mejorar tanto el juego del equipo en general como el individual en particular. Aún así, continúa en línea ascendente. Y finalmente Giménez, que ha vuelto sano y salvo (la mejor noticia) tras el parón y lo ha jugado casi todo desde el reinicio de la competición. Y lo ha hecho a muy buen nivel. Con el uruguayo, Savic y Felipe, Simeone tiene asegurado un rendimiento sobresaliente en cuanto a la labor de sus centrales se refiere de aquí a final de Liga. Entre medias de dichas reflexiones hay que destacar un lanzamiento de Lodi que tocó en el larguero y el 3-0 de Koke tras tocar en un defensa.

Victoria cómoda para el Atlético, que afianza la tercera plaza, demuestra una vez más el fondo de armario que se le presumía a principio de temporada y deja al Mallorca en su particular pelea por el milagro de la permanencia. De momento, es el equipo que más opciones tiene de los de abajo. Cosas más raras se han visto en el fútbol.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here