La temporada de béisbol en Estados Unidos, que se debía haber iniciado el 26 de marzo, dio comienzo anoche con algunos asuntos extradeportivos pendientes. Según hicieron público en un comunicado, los Cleveland Indians consultarán con los líderes de los nativos americanos para encontrar un nuevo nombre para el equipo, dado que las referencias a los indios se consideran racistas en los nuevos parámetros de la corrección política de la sociedad estadounidense. «Involucraremos a los líderes nativos americanos para comprender mejor sus perspectivas», señaló Paul Dolan, el propietario de la franquicia, fundada en 1894.

Dolan afirmó que se había reunido con los jugadores y el gerente del equipo, Terry Francona, y todos habían mostrado su predisposición a colaborar. «Nuestros jugadores se preocupan por la organización y se sienten fuertemente comprometidos con la justicia social y la igualdad racial».  El propietario aseguró dijo que también se reunirá con líderes locales y escuchará las opiniones de los aficionados, socios y empleados. «Sentimos que es urgente discutir todas las perspectivas con las partes interesadas, y podemos garantizar que estas conversaciones serán inclusivas».

En 2018, Cleveland eliminó de sus uniformes el logotipo en el que aparecía un sonriente jefe indio Wahoo, tras recibir numerosas críticas por lo que muchos entendían como una caricatura racista. Este mismo año, cuando arreciaron las movilizaciones a partir del asesinato de George Floyd, los Indians se apresuraron a anunciar que el equipo estaba «comprometido a tener un impacto positivo en la comunidad y aceptar nuestra responsabilidad de promover la justicia social y la igualdad». Dicho de otra manera: que cambiarían de nombre.

Cleveland Indians.
Logo de los Cleveland Indians retirado en 2018.

Terry Francona, el manager de los Indians, lo ha explicado así: «Antes, cuando me preguntaban por los símbolos y el nombre del equipo, yo respondía que no pretendíamos ofender a nadie. Pero esa contestación ya no es suficientemente buena hoy en día. Tenemos que seguir adelante. Tal vez he ignorado ciertas cosas y me avergüenzo de ello. Debemos tratar de ser mejores».

La de los Bravos de Atlanta es una de las pocas franquicias que resisten al cambio de nombre. Sin embargo, sí estudiarán la retirada del famoso Tomahawk Chop, una celebración que data de 1991 y en la que los aficionados imitan con un brazo el movimiento del hacha utilizado por los indios. La comunidad nativa americana siempre ha considerado que se trata de un gesto degradante para ellos.

La ola ha alcanzado también al fútbol americano. La franquicia de Washington de la National Football League, antes conocida como Washington Redskins, ha comunicado que se llamará Washington Football Team hasta que se seleccione un nuevo nombre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here