Jornada dedicada exclusivamente al grupo A, que cerraba su calendario. Tras varios días en los que hemos tenido tres encuentros a diferentes horas, hoy tenemos dos simultáneos con la intención de que ningún equipo se beneficie de conocer un resultado, aunque a esto volveremos luego. Todo esto viene del partido de la vergüenza que tuvo que acoger El Molinón de Gijón durante el Mundial 82. Sabedores de todos los marcadores del grupo, Alemania Federal y Austria sabían que un 1-0 o 2-0 para los alemanes clasificaba a ambas selecciones. Tras el 1-0, en el minuto 10, sólo el austriaco Schanner intentaba cambiar el marcador que eliminaba a Argelia. No fue un caso único; anteriormente hubo situaciones parecidas como el Argentina-Perú del Mundial 78. Pero no nos desviemos. Estamos en Roma y Bakú en 2020.

En Roma se enfrentan Italia y Gales, ambas con cuatro puntos tras empatar con Suiza y ganar a Turquía. En Bakú se enfrentaban las otras dos selecciones. Para los suizos, las matemáticas eran claras: una victoria les clasificaba seguro. Podrían ser primeros de grupo si Italia y Gales empataban a cero, y segundos si no había empate. Turquía tenía que ganar y solo puede aspirar a ser una de las mejores terceras selecciones.

Dejemos de lado las cuentas y vayamos a los partidos. En Roma, Gales juega abiertamente a la contra, sin tapujos. El empate les pone por delante de Italia y esperan a tener la oportunidad de lanzar a Daniel James y Bale en velocidad. Italia, por su parte, tampoco tiene prisa. Cede el mando del partido a Verratti y Jorginho. Frente a ellos, Allen y Ramsey no son precisamente especialistas en defensa e Italia vive cómoda. El partido en Bakú transcurre con más urgencia: Turquía necesita marcar y ataca con alboroto, quizá, inicialmente, la mejor forma de desarticular el impecable orden táctico de los suizos. Tosun, el delantero del Everton, tiene una primera oportunidad, un remate al borde del área, más especulativo que peligroso. Suiza no consigue contener las avalanchas turcas pero tampoco pasa por apuros serios. Otra llegada turca acaba en córner. El remate del central de la Juventus, Demirel, bate a Sommer.

Las noticias del gol de Turquía llegan a Roma. Gales gana el grupo, Italia es segunda y Turquía esperaría en tercera posición. Queda un mundo, más de 65 minutos. Los galeses ganan confianza y una recuperación de Allen les ofrece el escenario sonado: Campo para James, que llega al área italiana sin oposición. Su pase al punto de penalti lo convierte Ramsey, otro gol de la Juventus, que conspiran contra Italia. La clasificación no cambia hasta unos minutos más tarde: una falta perfectamente ejecutada por Shaqiri igualaba para Suiza y poco después Xhaka marcaba el 2-1, dando la vuelta al marcador. Turquía había dudado tras su gol y el paso atrás de su defensa fue castigado con dos goles desde fuera del área. Descanso en ambos estadios, Gales 7 puntos, Suiza 5, Italia 4. Tímidos pitos en Roma.

Los azzurri encontraron un respiro pronto en la segunda mitad. Llegó de Bakú, donde la salida en tromba de Turquía permitió a Tosun rematar un balón suelto en el área. El 2-2 volvía a colocar a Italia segunda, tranquilizaba a las gradas y ofrecía a Mancini la oportunidad de meditar los cambios. Bernardeschi sustituyó a Immobile para abrir el juego desde la banda, intercambiando posiciones con Zaniolo. Insigne quedaba como rematador. El cambio táctico incomodó al equipo de Giggs, que no corrigió a tiempo desde el banquillo. Zaniolo filtró un pase entre los centrales para Insigne, que dribló al portero en su salida: 1-1. Mejores noticias para Italia, Gales sigue líder de grupo.

Turquía seguía atacando a Suiza, que salía rápida al ataque en la recuperación. Xhaka, pese a su gol, no estaba especialmente acertado en el pase. Embolo podría haber quedado solo ante el portero si el pase hubiera sido bueno en un par de acciones. La apuesta de Suiza era arriesgada: quedar tercera de grupo con tres puntos no garantizaba la clasificación, pero jugaba con la necesidad de Turquía. En Roma, Italia mostraba su mayor talento. Entrando en los últimos 10 minutos de juego, Insigne fue derribado en el área. Jorginho, sin embargo, falló el primer penalti del campeonato. El propio Jorginho sacó el comer en corto a Bernardeschi, que se internó en el área y disparo duro y seco. El balón tocó un par de jugadores hasta encontrar el fondo de las redes. Posteriormente sería concedido a Spinazzola, el lateral de la Roma que felizmente pasaba por allí.

Gales fue segunda de grupo hasta el minuto 91, cuando, con toda Turquía al ataque, Xhaka por fin pudo conectar con Embolo para que encarase a Gunok. Generoso, viendo que Shaqiri le acompañaba, cedió al jugador del Liverpool para que empujase el 3-2 definitivo. Italia gana el grupo, Suiza es segunda y Gales tercera, marcando el primer objetivo a batir por el resto de las selecciones que acaben terceras: 4 puntos, 4 goles a favor y 3 en contra. No es el mismo caso que lo visto en El Molinón, pero es un tanto injusto que unos grupos les marquen el camino a los otros

Clasificaciones

Grupo A

  Pts. GF GC
Italia 7 5 3
Suiza 5 5 4
Gales 4 4 3
Turquía 0 3 7

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here