Segunda aparición de la Selección española en esta Eurocopa, en partido contra Polonia. Para muchos, un test, para los menos, un partido más fácil que el disputado contra Suecia. Para casi nadie, una cascara de plátano en el camino en un torneo que ha dejado hasta ahora medias sorpresas. Al fin y al cabo Polonia era poco más que Lewandowski y otros 10, ¿no? Por la banda juega Grosicki, que ha pasado las dos últimas temporadas en la segunda división inglesa, un Milik que ha ido contando días por lesiones, el portero Szczesny, dado a los errores, y un Krychowiak que nada tiene que ver con el jugador que dejó el Sevilla. España juega con De Gea en la portería, con Iñigo Martinez de pareja de Ramos en el centro de la defensa y Morata, Rodrigo y Aspas en la delantera. Iñaki Williams tendría que esperar su oportunidad desde el banquillo.

España, como cabía esperar, domina el juego. Polonia espera e intenta conectar con Lewandowski, un islote en el campo rival. El toque continuo entre Busquets, Ceballos y Saúl no termina de encontrar espacios, aunque al centro del campo se incorporen Alba y Carvajal desde los laterales. España acumula jugadores y cubre los espacios por donde atacar. Polonia, con menos de un 25% de posesión de balón, tuvo las dos primeras ocasiones de gol. En ambas, Zielinski había buscado a Lewandowski en carrera. En la primera, el delantero del Bayern remató forzado cuando Martínez se le echaba encima. En la segunda, Martínez llegó a bloquear el disparo. Rebotado, De Gea tuvo que estirarse para sacar el balón a córner. Polonia sacó raso y a la frontal del área. Allí remató, solo y entre un bosque de piernas, Milik. De Gea no la vio. 0-1 y España volviendo a atacar, Polonia a defender. Hasta el descanso.

Luis Enrique da entrada a Williams en lugar de Rodrigo. El jugador del Athletic pide el balón desde la banda y encara, tratando de eliminar defensas. Polonia no tiene problemas en conceder faltas lejos de las zonas de peligro. España podría haber logrado el empate en un disparo de Saúl que pegó en el palo. Polonia salió a la contra, y ante un Ramos cada vez menos veloz y con los laterales incorporados al ataque, entre Zielinski logró dejar a Lewandowski solo frente a De Gea. En esas circunstancias no iba a fallar. Con apenas 15 minutos por jugar, España busca desesperadamente el gol pero sigue sin crear situaciones claras de superioridad y cuando llegan, Morata no tiene su mejor día. El gol llegaría desde el punto de penalti, tras una falta a Williams. Szczesny se mantuvo en pie, esperando el Panenka de Ramos. En esta ocasión disparó raso. España buscó el empate con acciones precipitadas, pero no pudo llegar. El partido frente a Bosnia gana una importancia inesperada. Polonia gana el grupo y Suecia queda eliminada.

Si hasta hoy no había habido sorpresas, casi tuvimos dos. En Budapest, Francia jugaba frente a Hungría con demasiada tranquilidad, esperando que el rival cayese “de maduro”, como hizo frente a Portugal. En cambio, encontró a una entusiasta selección húngara que le ganaba todos los duelos por voluntad y ganas. Consiguieron adelantarse en un error de Lloris al jugar en corto con Umtiti: El balón corrió unos metros de más, en dirección a Szalai, excanterano del Real Madrid. No tuvo que ajustar demasiado su disparo para superar a Lloris, descolocado, por alto.

La fiesta en el estadio se prolongaba con el transcurrir de los minutos. Francia iba ganando intensidad en el juego y Hungría resistía con todas sus limitaciones puestas a prueba. Los franceses tenían mas calidad en cualquiera de las líneas. En el minuto 78 Griezmann aprovechó una jugada de Dembele para empatar. El 1-1 seria final: Hungría resistió el resto del partido para sumar un punto que tiene mas significado moral que real en la competición, mientras Francia se obliga a ganar a Portugal en este mismo estadio.

Alemania y Portugal se enfrentaron en Múnich. Con dos jornadas completas ya casi en todos los grupos, las calculadoras dicen que el ganador se clasificará y un empate quizá también, aunque podría darse un escenario en el que las 4 selecciones del grupo acabasen en 4 puntos. Inicialmente, las dos selecciones buscaron el gol con disparos lejanos. Bernardo Silva, Gundogan y Kroos intentaron sorprender al portero rival, pero fue Ronaldo quien lo consiguió. Cuando recibió el balón de Guedes a la contra, optó por intentar sorprender a Neuer en lugar de seguir la jugada de ataque. 0-1. Golazo y celebración para la cámara. El partido mantenía la intensidad y las gradas creaban gran ambiente, empujando a la selección alemana. Müller conseguiría el empate, aun en el minuto 20, tras jugada de Sane, rematando desde cerca.

Aun antes del descanso, Alemania tomaría la delantera. Kroos partió la línea de presión, algo tímida, de Portugal con un pase a la banda para Gnabry. Cerca de la línea de fondo, encaró a su par y regateó hacia fuera, encontrándose cerca del pico del área. Apenas levantó un poco la cabeza para comprobar la posición de Ricardo, el portero portugués. Su remate, potente y curvado, encontró la red ajustado al segundo palo. En la segunda mitad Alemania bajó el ritmo un poco, lo suficiente para que Portugal, con Neves y Bernardo Silva moviendo al equipo, encontrara la ocasión de empatar. Un remate de Guedes fue rechazado por Ginter, y el siguiente remate de Joao Félix, que jugaba sus primeros minutos del torneo, fue bloqueado junto a la línea de gol. Los portugueses reclamaban gol, pero el árbitro decía que el reloj que recibe la señal del Hawk Eye no había emitido la señal de gol. Sin embargo, en su auricular recibía indicaciones desde el VAR: una posible mano de Ginter. Tras un par de minutos repasando el video, el colegiado señaló el punto de penalti. Ronaldo hizo el 2-2 definitivo, y ambos equipos firmaron una tregua. Habrá que esperar unos días para saber si es suficiente para ambos.

Clasificaciones

Grupo E

  Pts. GF GC
Polonia 6 4 1
España 3 4 3
Bosnia 3 1 2
Suecia 0 1 4

Grupo F

  Pts. GF GC
Portugal 4 4 2
Alemania 4 3 2
Francia 1 1 2
Hungría 1 1 3

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here