Si el grupo A nos había dado múltiples variaciones, el grupo B presentaba, con las matemáticas en la mano, un complicado rompecabezas: Todos los equipos podrían acabar con cuatro puntos, aunque para ello Finlandia debería ganar a Bélgica en San Petersburgo y Rusia a Dinamarca en Copenhague, y pronto supimos que no sería así. Roberto Martínez no temía a sus rivales y daba la clasificación por cierta, y así ofreció descanso a Eden Hazard, de Bruyne, Kompany o Lukaku y dando más peso a Januzaj o Thorgan Hazard, jugador del Dortmund y hermano del madridista. Pese a las rotaciones, Bélgica era aún superior y Finlandia sentía el peso del esfuerzo de los partidos previos. Fue un 2-0 funcionarial, cumpliendo el expediente, con los goles de Hazard y Batshuayi antes del descanso. Bélgica terminaba con 7 puntos y Finlandia con 1, tras haber competido bien especialmente en sus 2 partidos iniciales y cerrando así un digno debut.

En Copenhague estuvo la intriga. Pese a que Rusia partía con -3 en la diferencia de goles y Dinamarca con +1, a Rusia le bastaba la victoria por la mínima para adelantar a Dinamarca, pues las reglas del torneo indican que en caso de empate a puntos, el primer factor para deshacer la igualdad es el resultado del encuentro directo. Así, Dinamarca solo contaba con el comodín del público, mayoritario, pero no con la posibilidad de una derrota mínima y la opción de especular. Fuera como fuese, Dinamarca se sintió fuerte desde su posición y optó por esperar a Rusia. Los rusos sabían que la mejor victoria llegaría en el tiempo de descuento, así que tampoco tenían prisas. El partido era una especie de “ve tu que a mí me da la risa”; los jugadores se tomaron el partido con calma, con tiros lejanos para asegurar que las jugadas acababan de manera que no ofreciesen al rival la salida a la contra y tratando de conceder al rival opciones a balón parado. Mejor un saque de banda en contra que un córner, imperativo no conceder faltas laterales ni al borde del área. Ambos equipos esperaban que la ocasión —una bastaría— llegara como Penélope esperaba en la estación.

En este escenario de disparos lejanos pocos son tan efectivos como Eriksen. Si Rusia no le iba a ceder una falta en la frontal, sí le iban a dejar chutar de lejos. Su tren llegó a falta de 15 minutos para el final y en un disparo sin avisar. Una pugna en el centro del campo dejó el balón suelto, Eriksen alzó la cabeza, vio al portero ruso retroceder a su línea de gol, tomó dos pasos y chutó muy raso y pegado al poste. Rusia no tuvo muchos más argumentos. De tanto pasear en segunda marcha, atrofió la caja de mandos y no tuvo oportunidad de acelerar el ritmo del partido. Con un punto por equipo, Rusia, cuarta, y Finlandia tercera, pero ya sin opciones de repesca, dejan el torneo. Bélgica gana el grupo y Dinamarca se enfrentará a Suiza en Ámsterdam.

Precisamente en Ámsterdam, la selección oranje y Kosovo nos ofrecieron el partido más entretenido del día. Sabedores de sus posiciones no cambiarían (primero y último) jugaron desinhibidos, todo lo contrario que en Copenhague. Kosovo se va de la Eurocopa dejando buen sabor de boca aunque se vaya sin puntos. Ante Holanda, tomaron ventaja en dos ocasiones, 0-1 y 1-2, con goles de Berisha y Zeneli, ambos nacidos en Suecia, y aun lograron un 3-3 a falta de pocos minutos para el final, gol de Nuhiu, delantero del Sheffield Wednesday inglés. Holanda se hizo con la victoria (4-3) en un partido loco con el tanto final de Luuk de Jong. Anteriormente, Depay había marcado los 2 primeros y Van de Beek puso por delante a Holanda por primera vez, con el 3-2.

Austria y Ucrania jugaban un partido con tinte de eliminación directa. El ganador sería segundo y el perdedor tercero. Un empate traería un escenario para el que no estábamos preparados, a priori: ambos equipos empatan a todo. ¿Como se resolvería esto? Mientras en las tribunas de prensa se buscaban las reglas, los equipos prefirieron buscar la victoria. Las ocasiones, sin ser muy claras, se sucedían en ambas áreas. Pyatov, el portero que mantiene a Lunin en el banquillo de la selección ucrania, se mostraba seguro ante los ataques de Arnautovic, la principal amenaza de los austriacos en el primer tiempo. Yarmolenko fue más certero e hizo el 1-0 al borde del descanso tras una jugada de Zinchenko.

Austria elevó el ritmo en la segunda mitad. Alaba entraba por la zona izquierda del ataque y encontraba en Sabitzer a su mejor socio. Si el gol ucranio fue obra de 2 jugadores de la Premier, el empate austriaco lo culminaron 2 jugadores de la Bundesliga: Una nueva combinación entre Alaba y Sabitzer dejaron al jugador del Red Bull frente a Pyatov, que estuvo lento en su salida y fue batido por bajo. El partido lo ganaría para el equipo de Shevchenko un brasileño nacionalizado, llegado a Europa como tantos otros, de la mano del Shakthar: Marlos. En el lugar adecuado tras un par de rechaces en un córner, su disparo desde cerca fue imparable. Ucrania acaba segunda de grupo y Austria espera a ser uno de los mejores terceros. También hubo celebraciones en Cardiff: Gales se asegura una de las plazas de repesca y espera rival. Ucrania se enfrenta a Italia en Wembley.

Clasificaciones

Grupo B

  Pts. GF GC
Bélgica 7 8 3
Dinamarca 7 7 5
Finlandia 1 3 6
Rusia 1 1 5

Grupo C

  Pts. GF GC
Holanda 9 9 3
Ucrania 6 4 4
Austria 3 3 5
Kosovo 0 4 8

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here