La Premier League continúa como la Primera División española, con partidos a diario y a todas horas, y ya no tengo claro en qué jornada estamos y si los partidos de hoy son los que abren o terminan jornada. Pudiera ser que no fueran ni unos ni otros, sino los del medio. Pese al desconcierto de fechas, algunas cosas sí van quedando claras.

Si hace unos días daba al Norwich por descendido y al Brighton por salvado, la victoria de estos sobre aquellos (0-1) reafirma la idea un paso más. El propio entrenador del Norwich, Daniel Farke, admitía que esa fue su última oportunidad. La posterior derrota contra el Watford (2-1) ya hace que la confirmación matemática esté a la vuelta de la esquina, quizá en el próximo partido. El Bournemouth también está perdiendo el paso y el Aston Villa hace la goma. Ni West Ham ni el propio Watford parecen aun lo suficientemente sólidos como para que el Villa se rinda ya, pero deben empezar a sumar: Y su próximo encuentro es contra el United.

El equipo de Solskjaer puede ser el que se encuentre en mejor forma en Inglaterra. La llegada de Bruno Fernandes ha mejorado su centro del campo, añadiendo llegada y creatividad, algo que solo aportaba Pogba de cuando en cuando. Con Matić también mejorado y un ataque compuesto por Martial, Rashford y Greenwood, capaz de sumar mas goles que el tridente del Liverpool, el equipo tiene buen aspecto en la parte de arriba. Greenwood, quizá el menos conocido, ha demostrado mucha facilidad para el remate. Que su entrenador, delantero en sus días de jugador, diga que es uno de los mejores finalizadores con los que ha trabajado, habla bien de sus condiciones.

Los problemas del United no están, por tanto, en la llegada al área del contrario. Y sin embargo parece que su principal objetivo es Jadon Sancho, jugador del Dortmund. Los problemas del United están en la defensa y la portería. De Gea lleva mucho tiempo sin un portero diferencial. Apenas hace paradas milagrosas e incluso se mete algunas de las que iban fuera, por parafrasear a Di Stéfano. Henderson, cedido en el Sheffield United, podría mandarle al banquillo la temporada que viene y con su sueldo sería un artículo de lujo. En el eje de la defensa, solo Maguire parece tener el suficiente nivel. Lindeloff o Bailly, este perseguido por las lesiones, no ofrecen seguridad. En cualquier caso el United sí ha mejorado en su día a día. Pensar que podrían disputar el título la temporada próxima es ser muy optimista (transitan a mas de 30 puntos del Liverpool) pero sí podrían meterse en la Copa de Europa.

También mejora el Arsenal, pero el equipo de Arteta esta en plena renovación. Para sorpresa de muchos, David Luiz va a renovar. Dicen que es un buen tipo y una buena influencia en el vestuario, aunque ya lo sea menos en el campo. Como mentor siempre podría decirles a los jóvenes “Has visto lo que acabo de hacer? Pues no hagas una cagada así jamás”. Arteta está dando continuidad a varios jugadores jóvenes y ha dejado fuera del equipo a Özil, por su sueldo, y Guendouzi, por indisciplina y mal carácter, lo cual ha beneficiado a Ceballos, que empieza a parecerse al jugador que fichó por el Madrid. El futuro de Lacazette y Aubameyang está aun en el aire, por lo que la evolución de jugadores jóvenes como Martinelli, Saka, Nelson y Nketiah es fundamental para que un empate en casa contra el Leicester se vea como un resultado positivo.

Por estas fechas se debería estar preparando Wembley para acoger la final de la Eurocopa, pero en su lugar tendrá la final del Play-off de League One. Un finalista es el Oxford, que derrotó en los penaltis al Portsmouth tras sendos 1-1. La segunda semifinal, entre el Fleetwood Town (casi le llamo Mac) y el Wycombe Wanderers nos presentaba a dos de los entrenadores mas reconocibles de las ligas menores de Inglaterra: Joey Barton en Fleetwood y Gareth Ainsworth en Wycombe.

Joey Barton, entrenador del Fleetwood Town. CORDON PRESS.

El nombre de Joey Barton les sonará seguramente. Canterano del Manchester City, jugo en el Marsella o el Queen’s Park Rangers. Su historial de expulsiones e indisciplina daría para varios artículos. Sin embargo, cuando aparece en televisión relajado es un tipo que habla con sensatez y hasta bondad. Cada vez que parece reconducir sus pasos, una agresión aquí, un grave insulto allá y todo al garete. Su equipo está hecho a su imagen: en su estadio perdieron 1-4 (2-2 en la vuelta) y acabaron con 9 jugadores: una roja por juego violento, la segunda expulsión por doble amonestación, piscinazo e insultos al árbitro… Las protestas debieron ser tan contagiosas que alguien se acercó al estadio para lanzar una bengala desde la calle. Nunca se vio un partido con más bengalas que espectadores.

Gareth Ainsworth, entrenador del Wycombe Wanderers, con su chupa de cuero. CORDON PRESS.

Si Barton parece un tipo salvaje, ese es precisamente el mote de Ainsworth: Wild Thing, como la canción, por sus aspiraciones rockeras. Ha formado parte de varias bandas hasta que tuvo que dejar alguna para seguir su carrera de jugador. Llegó al Wycombe Wanderers primero como jugador y luego pasó a ser jugador-entrenador, figura que aun se da de vez en cuando en las categorías inferiores inglesas. Si Barton es el rebelde sin causa clásico del cine, Ainsoworth es el “malo” de una comedia romántica, el tipo elegante y apuesto que le birla la chica a Jack Black o John Cusack: va a los partidos con chaqueta y sin corbata, cuello abierto, bien educado y melena al viento. En su partido ante el Fletwood apareció con una chupa de cuero. No sé si fue así, pero me gusta imaginar que llegó en una Harley al partido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here