La convulsión social en Estados Unidos a raíz de la asesinato de George Floyd y las posteriores manifestaciones relacionadas con el movimiento Black Lives Matter han provocado que entidades deportivas y marcas quieran desvincularse de cualquier acusación de racismo por sutil que sea. Los Indians de Cleveland, franquicia de la Liga de béisbol de Estados Unidos fundada en 1894, ha sido la última en anunciar que está estudiando cambiar su nombre para no ofender a las comunidades nativas. En 2019, el equipo retiró el logo en el que aparecía un sonriente jefe indio Wahoo. La justificación, no ofender a las minorías étnicas.

Cleveland Indians.
Logo de los Cleveland Indians retirado en 2018.

«Estamos comprometidos a tener un impacto positivo en nuestra comunidad y asumir nuestra responsabilidad de avanzar en la justicia social y la igualdad. Nuestra organización reconoce plenamente que el nombre de nuestro equipo es una de las formas más visibles en las que nos conectamos con la comunidad. Hemos tenido discusiones continuas a nivel de organización sobre estos temas. Los recientes disturbios sociales en nuestra comunidad y nuestro país solo han subrayado la necesidad de que sigamos mejorando en temas de justicia social. Con este objetivo en mente, estamos comprometidos a involucrar a nuestra comunidad y a las partes interesadas apropiadas para determinar el mejor camino a seguir con respecto al nombre de nuestro equipo. Estamos decididos a escuchar, aprender y actuar de la manera que mejor pueda unir e inspirar a nuestra ciudad y a todos aquellos quienes apoyan a nuestro equipo», han declarado desde los (todavía) Indians de Cleveland.

El comunicado no es muy diferente al emitido por los Washington Redskins, (los pielesrrojas de Washington), de la Liga de Fútbol Americano, que también han anunciado esta semana su cambio de nombre. «A la luz de los recientes acontecimientos en nuestro país y los comentarios de nuestra comunidad, los Washington Redskins se someterán a una revisión exhaustiva del nombre del equipo. Esta revisión formaliza las discusiones iniciales con la liga en las últimas semanas». Según el entrenador jefe, Ron Rivera, es de vital importancia «continuar con la misión de honrar y apoyar a los nativos americanos y nuestros militares».

Logo de los Washington Redskins.

La decisión de los Washington Redskins responde, en gran medida, a la presión de uno de sus principales patrocinadores, FedEx, que considera que la referencia a los «pieles rojas» tiene connotaciones racistas. El CEO de FedEx, Frederick Smith, se ha visto a su vez presionado por más de 80 grupos y accionistas que le han exigido que termine la vinculación de la marca con el equipo si no cambia lo que entienden como un nombre «deshumanizante que caracteriza a las personas por su color de piel y un insulto racial con connotaciones de odio». Parecidas sugerencias han recibido otros proveedores como Pepsi, Bank of America Merrill Lynch o Nike, que ha llegado a retirar de la venta online los uniformes de los Redskins.

Según un escrito de los inversores de FedEx, «prácticamente todas las principales organizaciones nacionales de indios americanos han denunciado el uso de imágenes, nombres y símbolos relacionados con indios y nativos que menosprecian u ofenden a los pueblos indios americanos, y ya son más de 2.000 las instituciones académicas que han eliminado las referencias deportivas indias. A la luz del movimiento Black Lives Matter que ha centrado la atención del mundo en siglos de racismo sistémico, estamos presenciando una nueva oleada de oposición al nombre del equipo. Por lo tanto, es hora de que FedEx cumpla con la magnitud de este momento, de que demuestre una clara oposición al nombre racista del equipo y tome medidas tangibles y significativas para ejercer presión sobre el equipo para que deje de usarlo».

El propietario de los Washington Redskins, Dan Snyder, se negó en 2013 a modificar el nombre del equipo. Pero los nuevos tiempos aconsejan cambiar de opinión. El mes pasado se borró el nombre del fundador George Preston Marshall en una fachada del FedEx Field y casi al mismo tiempo se retiró un monumento que tenía en el Robert F. Kennedy Memorial Stadium, antigua sede de franquicia. Marshall se opuso a la integración racial en la NFL y no firmó un jugador afroamericano hasta 1962, 16 años después de que la liga comenzó a fichar a los jugadores negros.

La presión es extrema sobre equipos y marcas. Nestlé ha cambiado el nombre de sus productos Red Skins (caramelos con sabor a frambuesa) y Chicos (dulces de chocolate) que se comercializaban en Australia porque ponían en duda los valores de la compañía. «Una cultura diversa e inclusiva es la base de nuestra fortaleza. Los valores de Nestlé se basan en el respeto, y tenemos tolerancia cero para el racismo o la discriminación de cualquier forma». Otras compañías de alimentos como Aunt Jemima y Uncle Ben’s (ambas con personas negras en sus imágenes de marca) han confirmado que también cambiarán sus nombres, así como el helado «Pastel Esquimal».

Quienes se resisten, de momento, a cambiar de nombre son los Braves de Atlanta. La alusión a los «bravos» tiene origen en el apelativo que recibían los guerreros indios durante el siglo XIX. «La relación de los Braves de Atlanta con la comunidad nativa americana se remonta muchos años atrás y en los últimos meses hemos creado un vínculo aún más fuerte con varias tribus nativas, tanto a nivel regional como nacional, en asuntos relacionados con la cultura de los Braves y los nativos americanos. También hemos celebrado reuniones con el Grupo de Trabajo de los Nativos Americanos que colaborará con nosotros en temas culturales, educación y alcance comunitario para amplificar sus voces. Los Bravos de Atlanta tienen un compromiso significativo para honrar a la comunidad nativa americana y estamos entusiasmados por trabajar juntos para asegurar que esto suceda. Tenemos mucho trabajo por hacer, pero los Braves están listos para enfrentar el desafío de estos tiempos», han declarado desde la franquicia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here