Empezó el partido en el Metropolitano con objetivos muy claros por parte de ambos conjuntos. El Atlético de Madrid quería ganar para finalizar tercero en un año de transición con muchas caras nuevas en el que no llegó a competir el título con Real Madrid y Barcelona, y que de no ser por el confinamiento y el bajón del Getafe hubiera terminado peleando por un puesto también con el Sevilla, pero no por la tercera plaza al ritmo que marchaban los tres implicados en la lucha por las plazas de Champions.

La Real Sociedad de Imanol Alguacil debía buscar la victoria pero los resultados de otros encuentros podrían favorecer sus intereses de conseguir plaza para disputar la próxima Europa League, tras una temporada en la que han exhibido algunos de los mejores momentos de fútbol del campeonato.

No hubo muchas ocasiones en la primera parte, pero sí que se vio a un Atlético más atrevido para ponerse por delante. Simeone realizó varias rotaciones en el once, dejando fuera a jugadores importantes tras el parón obligado por el COVID-19 como Giménez, Saúl y Llorente. La Real no fue capaz de crear peligro, salvo algún destello aislado de un Odegaard cuyo nivel en el final de campeonato ha sido claramente inferior al que ha mostrado durante casi todo el torneo liguero, demostrando un liderazgo futbolístico en el juego donostiarra que le había convertido desde el inicio en uno de los jugadores revelación.

Dentro de las pocas ocasiones que hubo a pesar de los intentos rojiblancos, Koke marcó el 1-0 en la mejor jugada de los hombres del Cholo hasta el momento a la media hora de partido. Con paciencia, de lado a lado, entrando en juego casi todos los futbolistas, fue Koke quien mandó un balón que acabó en un centro de Trippier, un rechace de Morata y un remate a la red del capitán, que iguala a Aguilera como el cuarto jugador con más partidos en la historia del Atlético de Madrid. Casi nada. Por lo visto hasta el momento, merecido marcador.

En la segunda parte hubo dos protagonistas visitantes. Por un lado, Odegaard, que en una de sus pocas intervenciones con peligro provocó una gran parada de Oblak tras un potente disparo en la mejor ocasión de la Real hasta entonces. Poco después entraron de golpe Carrasco, Correa y Joao Félix por Vitolo, Thomas y Diego Costa. Paradójicamente, lo que no destacaron los cambios ofensivos de Simeone sí lo hicieron los centrales Savic y Felipe atrás, que cumplieron con su papel, sobre todo en el caso del montenegrino. En el 82′, otra parada de Oblak, esta vez a un buen disparo cruzado de Portu, evitó el empate. El otro protagonista fue Januzaj, uno de los pocos que han mostrado mejor nivel tras el parón, provocó la falta que acabó en el 1-1 del propio jugador belga, en una falta escorada en el lateral del área tras ponerla en el área pequeña, lejos de la visión de Oblak entre la multitud de jugadores presentes.

Así las cosas, en los últimos minutos y con ambos equipos con objetivos cumplidos, el balón rodó lo justo en búsqueda de la victoria. El Atlético seguirá su camino en búsqueda de la Champions en agosto. A diferencia de otros años, falta mucho menos tiempo para ver rodar la pelota de nuevo. Esperemos…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here