Decía Guardiola en la previa de su semifinal de la FA Cup ante el Arsenal que el partido sería el test para el partido contra el Real Madrid. Pues bien, todos los madridistas querríamos el mismo resultado: 0-2. La pregunta es qué podemos aprender de ambos equipos para ese partido. Del Manchester City conocemos que, pese a contar con un gran portero, su debilidad está claramente en la defensa. Apenas Laporte ofrece el nivel requerido en un equipo con los objetivos del City. Stones se ha quedado en el camino, el mejor momento de Otamendi pasó hace tiempo y Fernandinho no es central. El joven García no ha tenido minutos este año como para ver algo más que promesas aún por cumplir. Zinchenko no es lateral izquierdo y su Mendy, “el bueno”, pasa más tiempo lesionado que Bale y Hazard juntos. En el lateral opuesto, Cancelo, 60 millones después, apenas cuenta y Walker ha bajado su nivel. Es fácil encontrar tres laterales derechos ingleses mejores que él. 

La defensa de Guardiola frente al Arsenal la formaron Walker, García, Laporte y Mendy. Apenas tuvieron que hacer frente a cuatro ocasiones de gol del equipo de Arteta: los dos goles, una ocasión clara de Aubameyang y un remate de cabeza de Mustafi. A los gunners también les anularon un gol por fuera de juego apurado a Lacazzette. Es decir, la defensa no pudo imponerse al ataque rival en las pocas ocasiones que tuvo que hacerlo. 

El primer gol fue la jugada soñada por los entrenadores que gustan de sacar el balón jugado. Sin ponerse nervioso ante la presión del City, Martínez y sus defensas se pasaron el balón en corto hasta encontrar una salida. Moviendo el balón rápido y en corto, la jugada llegó a Pepe en la banda derecha y su centro lo controló Aubameyang para marcar. El segundo fue una contra con intentada en velocidad de Aubameyang sin que nadie pudiese seguirle. 

Ninguno de estos goles son imposibles para el Madrid pero sí me parecen improbables. La posesión del Madrid es lenta para asegurar el balón, lo cual facilita la colocación de la defensa. Si replicar el primer gol es difícil el segundo rozaría la hazaña. Solo Vinicius tiene velocidad, pero no tiene la definición de Aubameyang. Ni Kroos, ni Modric, ni Benzema ni Isco tienen velocidad para acompañarle, y nos quedaría resolver el complejo último pase del brasileño. 

Defensivamente, el Arsenal afrontó 16 tiros, de los cuáles sólo uno inquietó al portero. El resto fue rechazado por la defensa o simplemente fue fuera. Replicar la actuación defensiva del Arsenal está mucho más al alcance del Madrid, pues es algo que hemos visto con frecuencia en la temporada. 

El fútbol es caprichoso y basta un córner o un rechace en un defensa para llegar al gol. Del mismo, el mayor defecto del equipo de Guardiola esta temporada ha sido no saber remontar partidos y, sin embargo, lo supo hacer en Madrid, justo en un momento en que el equipo estaba francamente mal. 

En caso de haber mantenido el 1-0, diría que el Madrid tendría la eliminatoria justo donde la necesitaba. Tal y como está el marcador, es muy difícil ver cómo se le puede dar la vuelta. El Madrid tendrá que jugar a ser un equipo italiano de los de toda la vida, bloquear el partido, frustrar al rival y meterle los dos goles cuando no tenga tiempo de cambiar la inercia. Así de fácil. Así de difícil. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here