Aléjense del horno. Olviden el pan y los pasteles. Tachen de su lista la masa madre y la levadura. Ya no la necesitan. Háganme caso. Sus vecinos también agradecerán el descanso del piano o de esa guitarra desafinada con la que nunca conseguimos tocar los acordes de Highway to hell. En este tiempo también les había dado por retomar la pintura. Pueden llevar las acuarelas y las témperas al trastero. Tardarán en volver a salir de ahí. De paso suban cerveza, es la única que se ha mantenido inalterable durante este confinamiento, auténtica reina de nuestros fines de semana encerrados en casa. Ella volverá a ser nuestra compañera fiel ahora que regresa el fútbol, ahora que vuelve La Liga. Atrás dejamos un tiempo a la deriva dominado por hobbies abandonados. El balón rueda de nuevo y la pasión renace en esta primavera tardía.

Hay novedades, les advierto. Y alternativas. Los más curiosos podrán fantasear con la realidad virtual y llenar sus estadios hasta la bandera. A La Liga se le ha ocurrido trasladar el FIFA a la nueva realidad y colocar público virtual y sonido enlatado en las retransmisiones. Es una alternativa, como les decía, la otra es escuchar el tac-tac-tac del balón y los exabruptos de unos y otros. Esta segunda es la opción que más le gusta a Guardiola y más recelo despierta en Eder Sarabia. Tampoco se asusten si ven un carrusel de cambios, hasta cinco por equipo. La norma de carácter temporal se ha ideado para minimizar el riesgo de lesiones ante el alud de partidos que se nos avecinan. Uno cada 72 horas. “Creo que nos va a perjudicar por nuestra forma de jugar”, dijo Setién. El fútbol es el único deporte capaz de producir debates incluso confinado.

Esta por ver a quién terminan beneficiando los cambios, aunque lo que parece más claro es que en la nueva normalidad lo que se diluye es el factor casa. Así lo refleja la Bundesliga donde solo diez partidos se resolvieron con victoria local de un total de 46. Tampoco se lleven las manos a la cabeza si el criterio de los colegiados se ve afectado tras la pandemia. Sin la presión de la grada quizá ellos también puedan pitar más libremente. Con la previsión de que no habría público en los estadios como mínimo hasta septiembre, algunos equipos aprovecharon para hacer obras en casa. Fue el caso del Madrid y del Levante. Valdebebas y La Nucía serán su nuevo hogar. La polémica ha surgido después de que el Gobierno haya abierto la puerta a los aficionados para que vuelvan a los estadios a partir de julio. La decisión está a la espera de que el CSD regule el porcentaje de público asistente con el organizador de la competición y los gobiernos autonómicos. Alicientes, como ven, no faltan en esta Liga express.

La pelea por el título: Barça-Madrid

Tanto Barça como Madrid recuperan a actores principales para el tramo final. Hasta en eso compiten los dos grandes de nuestra Liga: Luis Suárez será el refuerzo de lujo de los azulgrana; Hazard y Asensio, los de Zinedine Zidane. La vuelta del punta uruguayo reestructura todo el frente ofensivo azulgrana y multiplica las amenazas. El uruguayo es el segundo máximo anotador del equipo pese a los dos meses de competición que se ha perdido. Antes había participado en 18 goles (11 tantos más 7 asistencias) en 17 partidos de Liga. Con él, los azulgrana recuperan su columna vertebral (Ter Stegen-Piqué-Messi-Suárez) en un equipo que ha dejado de mirar tanto al centro del campo y que se impone en las áreas. Devolver el protagonismo a Busquets o recuperar la zancada poderosa que vimos a Frenkie de Jong en el Ajax eran las tareas en las que andaba enfrascado Setién antes de que el Covid_19 lo dejara todo en Stand-By.

Y es que si alguien necesitaba tiempo ese era Quique Setién. El santanderino se subió al tren azulgrana en plena marcha y ahora ha dispuesto de una mini-pretemporada. Un tiempo necesario para afianzar los conceptos de su juego de posición y para encajar la pieza que modifica sus mecanismos ofensivos. Setién está ante el puzzle que tanto le costó resolver a Valverde. Recolocar en la ecuación de los vecinos (Suárez y Messi) al tercer elemento: Antoine Griezmann. Más incógnitas despiertan sus respectivos estados de forma: resentido Leo de molestias esta pasada semana y después de cinco meses de recuperación para Suárez.

Ambos superan ya los 32 años y el tono físico tarda más en cogerse a ciertas edades. Por eso la aportación de Antoine y su influencia no solo se va a medir en goles, sino también en la fluidez y participación que proporciona al juego culé. En este sprint final El Principito debe ser fundamental para mantener los dos puntos de ventaja que les mantienen en lo alto de la tabla y despejar así las dudas que sigue despertando su fichaje.

Sergio Ramos y Marcelo intentan cerrar el paso a Messi en el último Clásico del Bernabéu (2-0). CordonPress

Más de uno no habrá caído en la cuenta de que el último partido que se disputó en el Santiago Bernabéu fue la victoria por 2-0 en el Clásico. Claro que luego llegó la derrota en Sevilla frente al Betis. Esa noche en el Villamarín no estaba Eden Hazard, ausente desde primeros de febrero, cuando recayó de una lesión que le obligó a pasar por el quirófano. La presencia del belga no es que lo cambie todo pero sí que acelera la estructura creada por Zidane para desnivelar los partidos. Precisamente porque Eden es el jugador diferencial, el regate y la asistencia, el puente intermedio entre la sala de máquinas blanca y los delanteros. El aglutinador del juego con capacidad para abrir defensas cerradas. El belga ha llegado especialmente fino y motivado para rematar una temporada en la que había pasado casi de puntillas por el Bernabéu. El Madrid lo espera con ansia así como al resto de jóvenes talentos que ya habían mostrado gran parte de su repertorio. Ahí sobresale Valverde por encima de todos. La hiperactividad y el físico del uruguayo lo volverán a convertir en uno de los pilares del equipo en esta vuelta del fútbol.

Si a la juventud y al descaro de hombres como Rodrygo, Vinicius Junior o Asensio (otro que vuelve tras lesión) se le añade efectividad y colmillo, el Madrid estará en disposición de remontar los dos puntos de desventaja que tiene con el Barça. El equipo de Zidane ha adolecido durante toda la temporada de una falta de gol que ni siquiera los 14 tantos de Benzema han paliado. En ese papel de revulsivo podría encajar a la perfección un Marco Asensio que tras casi 10 meses parado tendrá que ir entrando poco a poco en el equipo. Con todo por demostrar y tras un confinamiento como el suyo, volverse a sentir futbolista es lo mejor que le puede pasar. Más difícil resulta confiar en Gareth Bale a estas alturas, pero no descarten que en estos 11 partidos se marque algún que otro hoyo en uno. Los genios son indescifrables. La otra gran baza del Madrid es la amplitud y calidad de una plantilla que se va a jugar la Liga con partidos cada tres días en junio y julio.

La carrera por Europa

Lo primero que hay que anotar aquí es que en esta pelea no se guarda la distancia mínima de seguridad. Apenas cinco puntos separan al tercer clasificado (Sevilla) del séptimo (Valencia). Esa plaza es la última que da acceso a Europa después de que Athletic y Real Sociedad renunciaran a la vía europea a través de la Copa del Rey. Parece claro que serán estos cinco: Sevilla, Real Sociedad, Getafe, Atlético de Madrid y Valencia los que se jueguen las dos plazas restantes de Champions y las tres de Europa League. Y el mejor colocado para volver a la máxima competición europea es el Sevilla de Julen Lopetegui. Los de Nervión que comenzaron siendo una de las revelaciones de la temporada se habían mostrado irregulares antes del parón y daban señales de agotamiento. Veremos si el parón les ha servido a hombres como Reguilón y Navas para coger brío y recuperar esa intensidad que tanto favorecía al ataque sevillista. Las actuaciones de Ocampos, Suso e incluso la brújula de Banega en sus últimos días en Sevilla se antojan fundamentales para asegurar la Champions.

Si hubiera que elegir un equipo al que el parón le llegara en el mejor momento de la temporada ese sería la Real Sociedad. Clasificado para la final de Copa del Rey contaba con la ventaja respecto a sus rivales de centrarse en una única competición hasta final de temporada. Los de Imanol Alguacil, liderados por un Martin Odegaard que caminaba con paso firme a ser el jugador revelación de la temporada, contaban además con el empuje del nuevo Anoeta. Una comunión perfecta que remitía al viejo Atotxa y que ahora también perderán. Si Oyarzábal, Isaak, Portu, William José y compañía alcanzan la inspiración anterior a la pandemia va a costar un mundo bajar a la Real Sociedad de ahí.

Los Txuri Urdin eran junto al Getafe los equipos que más claro tenían el plan. Uno en las antípodas estilísticas del otro, Alguacil y Bordalás habían conseguido exprimir al máximo a sus plantillas. Y por segunda temporada consecutiva el Getafe vuelve a soñar con la Champions. Los soldados de José Bordalás podrán centrarse en este tramo final únicamente en lograr la machada que se les escapó en el último suspiro el año pasado. Además no tendrán la distracción de su eliminatoria frente al Inter, en un equipo donde el físico es determinante y el arsenal más amplio de lo que se podría pensar. Cuatro delanteros con gol (Mata, Jorge Molina, Ángel y Deyverson) y alternativas en banda para que los esfuerzos continuados no dejen demasiadas bajas. Ningún equipo tiene tan asimilado su estilo como el de Bordalás y eso es un plus en estos momentos.

Sevilla y Atlético dos de los principales candidatos para entrar en la Champions, aunque no son los únicos. CordonPress.

El Atlético vuelve a La Liga con ciertas urgencias. Atrás muy atrás queda la euforia de Anfield. Simeone tendrá que activar su modo más motivador para este sprint final. Recupera para ello a jugadores tocados como Diego Costa o Morata. Más pólvora para un equipo que no ha ido sobrado precisamente de gol (31 goles, 6 menos que el Getafe, en Liga) este año. Esas urgencias para los de Simeone vienen derivadas de su clasificación, son sextos y ahora no contarán con el plus del Metropolitano. Al calor de los suyos solo habían cedido una derrota en Liga y cinco empates, pero ahora el Cholo no tendrá a nadie a quien arengar. Recuperar la mejor versión de Joao Félix y mantener el fortín ofensivo liderado por Oblak se preven clave para la escalada hasta la Champions.

Muchas más incógnitas desprende el Valencia más irregular que se recuerda en los últimos años. Aunque el parón le benefició. Los de Celades iban en caída libre tanto de resultados como de sensaciones. Y a jugadores como Rodrigo Moreno, muy castigado durante todo el año con lesiones, o a Guedes, que no ha vuelto a alcanzar el nivel de temporadas pasadas, esta mini-pretemporada les habrá ayudado a oxigenarse. Quizá Ferrán Torres había sido el único brote verde al que aferrarse durante esta temporada. Y junto al liderazgo de Parejo, la verticalidad y determinación del canterano resultarán claves en un equipo muy fragil atrás y tendente a desconectarse de los partidos. Si enlaza dos malos resultados se descabalgará de esta lucha.

En tierra de nadie

Ahí se sitúan Villarreal, Granada y Athletic Club, a los que Europa queda relativamente cerca (4 y cinco puntos) y el descenso bastante más lejos. Su principal objetivo pasa por asegurar la permanencia matemática cuanto antes y entonces dejar volar la imaginación. Jugando sin presión pueden engancharse al furgón europeo aunque para eso necesitarán un sprint final digno de Iñaki Williams. El Athletic, por cierto, puede ser el club que más note lo de no jugar con público. Una Catedral sin fieles obra muchos menos milagros.

Escapar del descenso

Osasuna, Betis, Levante y Deportivo Alavés bien podrían engrosar el apartado anterior, pero están demasiado cerca del desfiladero como para que cualquier despiste no les cueste caro. Los 40-42 puntos que marcarán la permanencia están más lejos de lo que parece y todos los años asistimos a algún hundimiento de última hora. Osasuna, además, anda a vueltas con las obras del Sadar, lo que le ha obligado a colocar una iluminación provisional. Sus aficionados tendrán complicado entrar también al estadio a partir de julio. Al que han tenido que frenar es a Chimy Ávila, el rosarino se rompió el cruzado en enero y ya está entrenando con sus compañeros, aunque no se le forzará.

Raul de Tomas celebra el gol marcado al Atlético de Madrid el 1 de marzo de 2020, en uno de los últimos partidos antes del confinamiento. CordonPress.

El descenso, en cualquier caso, parece cosa de seis equipos: Valladolid, Eibar, Celta de Vigo, Mallorca, Leganés y Espanyol. Los periquitos son los que peor lo tienen. Con tan solo 20 puntos, Abelardo tendría que hacer otro milagro para mantener la categoría. Los blanquiazules todavía se aferran a los goles de Raúl de Tomás (4 en 6 partidos) para no perder la esperanza. Empezar bien y sumar de tres en tres es la única salida en un calendario que les es poco benévolo, todavía tienen que jugar con Barça, Madrid, Getafe o Real Sociedad.

No respiran mucho más aliviados en Leganés con 23 puntos. A tres de la permanencia pero con varios duelos directos (Valladolid, Mallorca, Espanyol, Eibar) los pepineros están en condiciones de depender de sí mismos para salvarse. Aguirre cuenta con una plantilla muy mermada tras la baja de sus dos mejores delanteros, Braithwaite y En Nesyri, pero en el sur de Madrid ya se habían repuesto de esa pérdida justo antes del parón con una importante victoria en Villarreal. Los goles de Óscar Rodríguez serán determinantes en este tramo final.

El que más cerca ve la salvación del terceto de cola es el Mallorca (25 puntos), pero en la vuelta al cole se enfrenta al matón de la clase, recibe al Barça en Son Moix. Buen momento para que Takefusa Kubo recuerde a los azulgrana que no tenían que haberle dejado escapar. Los bermellones quieren recuperar en este sprint final las buenas sensaciones con las que llegaron al parón. Justo entonces, los de Vicente Moreno consiguieron su primera victoria a domicilio frente al Eibar y en la nueva realidad tendrán que sumar de tres en tres para salir de la quema.

Con la sensación de sentir el aliento en el cogote vuelve el Celta de Vigo (26 puntos) a la competición. Lo que ocurre es que ninguno de sus rivales cuenta con un Iago Aspas en su plantilla. El Messi de Moaña tendrá que sacar sus mejores trucos de la manga para evitar que su Celta caiga al abismo. En esa empresa deberían sumarse jugadores como Rafinha o Denis Suárez, rebosantes de calidad pero quizá faltos del carácter y determinación que se necesita ante situaciones límites. Desde la pizarra intentará sumar un Óscar García Junyent, aunque su estilo de juego brilla más con viento a favor que en medio de la tormenta.

Dos puntos por encima del descenso vive el Eibar (27), al que se le presenta un calendario feroz (Real Madrid, Athletic y Valencia para empezar) y un par de duelos directos (Leganés y Espanyol) que serán definitivos. También hay cierta sensación de angustia en las oficinas después de que Orellana anunciara su marcha en pleno confinamiento. Al igual que él otros cinco compañeros terminan contrato el próximo 30 de junio y no parece la mejor opción jugarse la vida con medio equipo atendiendo a ofertas para el año que viene. Le va a costar a Mendilibar centrar a sus chicos. En Ipurúa ya saben lo que es jugar sin público (el último partido de la Liga pre-confinamiento se jugó allí, 1-2 para la Real) y su peso puede ser determinante en estos once partidos.

Tampoco puede respirar tranquilo el Valladolid de Sergio, pese a sus 29 puntos. El colchón de tres sobre el descenso parece insuficiente aunque en Pucela siguen confiando que con Ronaldo en el palco el proyecto siga siendo de Primera. El parón frenó una racha de dos derrotas consecutivas en un equipo al que le cuesta un mundo marcar un gol (23 a favor en 27 partidos). La solidez defensiva apoyada en Salisu, pretendido ya por media Liga, puede ser su salvación. Los de Sergio, eso sí, están acostumbrados a sufrir.

Así que pónganse cómodos y recuperen su lugar en el salón. Vuelve La Liga y tal y como cantó Pau Donés:

Eso que tú me das
Es mucho más de lo que pido
Todo lo que me das
Es lo que ahora necesito

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here