Si lo dicen Pau Gasol, Rafa Nadal, Fernando Alonso, Edurne Pasabán, Carolina Marín, Teresa Perales, Andrés Iniesta, los hermanos Roca, Ferrán Adriá, José Andrés, Ana Botín, Sara Baras, Isabel Coixet, María Blasco y Valentín Fuster será importante. Son personajes con los que parece los españoles nos reflejamos…no es de extrañar.  Todos ellos han sido llamados a filas, nunca estuvieron tan cerca de una mili. Se les ha encargado una gran misión: llevar la imagen del país por todo el mundo como “Embajadores Honorarios de la Marca España”. Lejos queda la imagen de España como un país de solo sol, playa, sevillanas, fiesta y toros.

España ha evolucionado mucho a lo largo de todos estos años, aunque a veces no somos capaces de verlo. Se dice que la evolución es un proceso que depende del azar, supongo que tal afirmación es probable, pero seguro que tiene que venir acompañada de algo más. En el caso de los españoles, trabajo, solidaridad, tolerancia y, sobre todo, muchas ganas de vivir y avanzar.

Es curioso, pero los extranjeros saben mejor que nosotros mismos de nuestras virtudes. Nuestra cultura, historia, gastronomía, nuestra forma de ver y vivir la vida. España es un gran país al que todo el mundo quiere visitar. Muchas de nuestras empresas compiten en primera línea a nivel internacional, la preparación de nuestros profesionales es de primer nivel, miles de jóvenes deciden todos los años venir a España a formarse en nuestras universidades, somos el primer país en donación de órganos y así en un largo etcétera. Somos una gran referencia en cientos de actividades y además, como dice Andrés Iniesta: “España es diversa. España es tolerante. Y es de todos”.

Esta campaña promovida por el gobierno busca mejorar la imagen de España en el exterior tras los efectos de la pandemia. Pero, ¿no sería mejor hacerla para nosotros?

La intención de la campaña no es otra que transmitir el mensaje de que España es un país en el que puedes confiar. Un mensaje más que nunca necesario en nuestra sociedad actual. Es difícil saber qué le pasa a nuestro país últimamente. Parece que no nos queremos, nos avergonzamos de nuestros avances, miramos continuamente hacia atrás, nos cuesta progresar y entender que somos un gran país que todo el mundo quiere visitar, vivir y disfrutar.

España cuenta con los más espectaculares portavoces que país alguno pueda jamás haber soñado. En ellos deberíamos fijarnos para mejorar nuestra autoestima, cargarnos de confianza y, sobre todo, mirar al futuro con optimismo. Como se dice en la película La ventana indiscreta: «Deberíamos dejar de ser tan mirones y en vez de mirar tanto para afuera dedicarnos más a mirar en el interior». Spain for Sure.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here