Se encontró el Atlético de Simeone un Alavés con muchos cambios en el once y un objetivo muy claro: defender con todos y muy juntos para evitar el juego entre líneas rojiblanco. Y durante muchos minutos fue suficiente con la férrea defensa del conjunto de Garitano, ya que no es nuevo que este tipo de planteamientos se le atragantan con frecuencia al Atlético. Joao Félix no conseguía recibir cómodo cerca del área, Correa y su giro de cintura no tuvo el éxito que suele tener y Thomas no intentó ninguna de sus arrancadas y/o disparos lejanos para intentar abrir el muro del equipo vitoriano. Solo una media chilena del portugués que se marchó fuera tras un centro peinado por Morata hizo pensar al aficionado que habría cambios en el marcador.

Ante las dificultades de una defensa tan cerrada, Correa suele ser mejor revulsivo que titular. Pero ese papel parece definitivamente reservado para Llorente desde antes del confinamiento. Entró al mismo tiempo que Diego Costa y a los tres minutos ya había provocado una amarilla al lateral rival e hizo lo propio dentro del área tras una cabalgada espectacular dejando atrás a Rodrigo Ely. Después de la falta llegó el gol de Saúl de cabeza tras un centro de Trippier y tras el penalti el 2-0 de Diego Costa. Lo cambió todo el 14 en cuestión de minutos tras una nueva demostración de que físicamente está por encima de la mayoría de sus compañeros, propios y rivales.

En el Alavés, a causa de las rotaciones destacó el debut del canterano Abdallahi, que realizó una gran labor de contención en el medio. Sin Lucas siquiera en la convocatoria y hombres importantes como Laguardia y Joselu en el banquillo, la responsabilidad goleadora recayó en Burke. Tuvo una similar al 1-0 de Saúl que se marchó fuera por poco.

En conclusión, otro 1-0 de Saúl, acostumbrado también a romper muros rivales en momentos complicados. El penalti a Llorente, como poco discutible, pudo ser rectificado en el VAR pero no lo estimaron oportuno desde arriba. Otra pena máxima en el descuento supuso el 2-1 que dio breve emoción al final del partido. Gol de Joselu tras mano de Koke al tirarse al suelo para evitar que llegase a portería un lanzamiento por debajo de la barrera. Bien pitado. Bien revisado.

Por el camino hubo dos noticias en defensa. Una, la mala, Savic, que vio la quinta amarilla y no podrá jugar en el Camp Nou. La buena, que Giménez sumó otro partido más tras el parón y se consolida en el centro de la zaga a muy buen nivel. Felipe tiene el OK médico, por lo que puede ser su acompañante. Otra buena noticia. Con la tercera plaza afianzada tras cuatro victorias consecutivas (Osasuna, Valladolid, Levante y Alavés), la noticia el martes podría ser que dejase también la primera plaza afianzada para el eterno rival. Con Llorente en el campo, cualquier muro puede caer derribado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here