El Reino Unido fue el último gran país —hablamos de dimensiones y población— en ser afectado por el coronavirus. También fue el más lento y dubitativo en tomar medidas, iniciando una estrategia de protección de manada que pronto se vio imposible y tratando de proteger la economía. El resultado fue que ni se han protegido vidas (el Reino Unido tiene el dudoso honor de encabezar la lista europea de muertes) ni se ha salvado la economía, con un batacazo de reducción del 20% del producto interior bruto solo en el mes de abril. Con ese panorama no es raro que a la Premier le hayan ganado el terreno la Bundesliga, LaLiga y la Serie A. Todos volvieron antes. Falta por saber si volvieron mejor.

El caso es que la Premier regresa el miércoles día 17 con un City-Arsenal que quedó postpuesto cuando Arteta dio positivo por Covid-19. La estrategia del gobierno era entonces seguir adelante. Recordemos lo chocante que fue ver el Liverpool-Atlético con el estadio repleto y 3.000 seguidores colchoneros en la grada. El contagio de Arteta hizo que la Premier dejase de lado las recomendaciones del gobierno y suspendiese la competición.

En este punto deberíamos hacer como esas series, normalmente americanas, que terminan la temporada con un final abierto a la espera del siguiente estreno. Así que no vienen mal unas cuantas escenas para recordar dónde habíamos dejado la trama.

El Liverpool ganará la Liga antes o después, de manera que no perdamos más tiempo en él. Recordemos otros aspectos del guion que quedan por resolver. La primera novedad, seguramente, será la compra del Newcastle en un sentido u otro, situación que explicamos aquí hace unos días.

También en los despachos se resolverá el futuro del City en las próximas dos temporadas: si el TAS mantiene la sanción al club de Abu Dhabi, el quinto puesto será suficiente para entrar en la próxima Champions. Esta es la posición que hoy ocupa, giros de la trama, el Manchester United. Ni el United ni el resto de los clubes de la Premier apoyan al club entrenado por Pep en su reclamación: unos piden que la sanción se mantenga y otros no dicen nada.

La sanción al City, si se mantiene, insisto, podría dar con el Sheffield United en la Copa de Europa, un recién ascendido que no ha gastado millonadas. No sería extraño que terminara por delante del Wolves y del United; es un club bien gestionado.

El Chelsea, que ahora mismo ocupa la cuarta posición, nos presentó en el último partido antes de la crisis a un nuevo personaje en la serie: el centrocampista escocés Billy Gilmour, que cumplió 19 años hace unos días. En aquel encuentro, en el que debutaba como titular, se puso a dar órdenes desde el centro del campo como un veterano, pidiendo el balón, buscando el pase correcto en cada momento, ofreciéndose siempre al compañero que estaba en posesión. Sin complejos, haciendo que todo pareciera fácil. Por su físico menudo las comparaciones con Xavi no tardaron en llegar, pero hoy son prematuras. Pinta bien, pero el tiempo dirá.

Otro de los temas de conversación era la zozobra reinante en el norte de Londres, tanto en Tottenham como en Arsenal. Para ambos, la sanción del City podría dar un aliciente a la temporada, con ambos ya fuera de Europa, a siete y ocho puntos respectivamente de sus vecinos. Al Arsenal, eso sí, le queda la Copa, en la que visita, aun en cuartos de final, al Sheffield United.

Toda serie que se precie debe tener sus dosis de suspense y drama, y lo habitual es que esas situaciones aparezcan por la zona baja de la tabla. Entre los clubes que se juegan la permanencia, el Brighton tiene ventaja (29 puntos), por delante de West Ham, Watford y Bournemouth, (27 puntos), Aston Villa (25 y un partido menos) y Norwich City (21). Nadie da por descendido al Norwich con nueve partidos por delante, pero debe reengancharse a la carrera pronto. Si el Aston Villa gana el miércoles al Sheffield United las opciones del Norwich se habrán encogido de manera significativa.

La tercera categoría, la League One, dio el curso por finalizado, cerrando la clasificación en puntos por partido, creando protestas de los clubes perjudicados. Tendrán, sin embargo, un play-off de ascenso a la Championship, liga que también vuelve el sábado. Leeds United y West Brom lideran con cierto margen (7 y 6 puntos respectivamente) sobre el tercero, el Fulham, pero hasta el decimotercer clasificado, a seis puntos del sexto, puede creer en sus opciones de ascenso.

Estas cuestiones y muchas más se irán resolviendo en los próximos episodios de la serie, aunque, como en Enredo y tantas otras, haya que enlatar el sonido de ambiente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here