August 31, 2017, Porto, Portugal: Cristiano Ronaldo (C) of Portugal celebrates a goal during he FIFA WC2018 qualifying match between Portugal and Faroe Islands at Estadio do Bessa in Porto. (Credit Image: © Bruno De Carvalho/SOPA Images via ZUMA Wire)

Terminada la jornada de hoy ya podemos poner sobre la mesa el nombre de las selecciones que se presentan como favoritas sobre el campo y no solo sobre el papel, siempre teniendo en cuenta que solo se ha jugado un partido y que todo puede cambiar. Antes de pasar lista, revisemos los partidos del día. Portugal y Francia, los últimos en jugar en 2016, serán también dos de los últimos equipos en debutar en esta edición, aunque su enfrentamiento directo debe esperar unos días.

En Budapest, Portugal iniciaba la defensa del título ante una selección anfitriona ya feliz de formar parte del torneo. También se enfrentaron en la pasada Eurocopa, aquella en la que Portugal solo empezó a ganar partidos cuando importaba, y en aquella ocasión, en un partido loco, empataron a 3. Hungría no ha progresado demasiado pero Portugal tiene jugadores mejorados, pese al declive (lento) de Ronaldo, aun goleador resolutivo en un equipo al que en otras generaciones sólo le faltó un nueve para haber ganado otros torneos.

Hungría inició el partido quizá precipitada, empujada por su animoso público. Casi todas sus acciones pasaban por el joven jugador del Red Bull de Salzburgo, Dominik Szoboszlai. Hungría, que en su momento fue una potencia dominante en el futbol continental, apenas es capaz de sacar un jugador medianamente bueno cada década, y parece poco probable que sea suficiente para clasificarse para octavos de final. Perdonadas las dos primeras ocasiones y agotada la energía, Bernardo Silva se dedicó a crear fútbol para los portugueses, convertido en el jugador clave para el desarrollo del juego. Ronaldo, por supuesto, sigue siendo decisivo. Pasada la media hora de juego, Silva cedió a Guedes con campo por delante, y el jugador del Valencia centró milimétricamente hacia la posición de Ronaldo. El control pareció tocar el brazo inicialmente y a punto estuvo de invalidar el remate, antes de que el balón cayese, del delantero de la Juventus. El público de Budapest no pudo celebrar la anulación del gol como uno propio, y el 0-1 subió al marcador.

La segunda parte siguió un guion similar. Silva y Fernandes dominando en el centro del campo y Ronaldo a la espera de su segundo gol, aunque no tendría oportunidad de marcarlo. El gol llegó de un disparo lejano de Fernandes, más colocado que potente, y a partir de ahí Portugal dio el partido por finalizado a la espera de pruebas más duras.

En Múnich, Alemania y Francia repetían partido ya tradicional en grandes competiciones, generalmente con victoria alemana, ya sea por lo civil (en la semifinal del Mundial 86) o lo criminal (en la del 82, que le pregunten a Schumacher). Francia tiene el equipo claro desde el pasado Mundial y lleno de talento, aunque Deschamps da la impresión de jugar con el freno de mano y restringir el talento por no descuidar la defensa. Alemania se encuentra en el proceso de transición que debió haber iniciado tras la final del Mundial de Brasil. Jugadores jóvenes como Gnabry, del Bayern, o Havertz, del Leverkusen, acompañan a veteranos como Neuer o Kroos. El partido se juega con respeto, como si fuese casi ya una eliminatoria, con lleno en el Olímpico de Múnich. En un cambio de papeles, Francia es el equipo más físico y Alemania el más dinámico moviendo el balón. Kanté y Matuidi prestaban más atención a la defensa y Pogba a casi nada, aunque su talento sí le dio la oportunidad de lanzar a Mbappé a la contra. Neuer hizo una formidable parada que evitó, al menos por unas horas, el debate sobre si su puesto debiera ocuparlo Ter Stegen.

Alemania mejoró en el centro del campo cuando Kimmich se acercó a Kroos y Müller, jugando entre líneas, sustituyó a Gundogan, que parecía no estar recuperado completamente de su ultima lesión. Encontrada la superioridad en el centro del campo, Reus y Gnabry, hasta entonces superados por la defensa francesa, empezaron a crear ocasiones de gol. Un remate de Timo Werner rechazado por Varane dejó el balón suelto a pies de Müller, que no perdonó.

Francia demostró que tiene armas, aunque parece no querer usarlas. Alemania tampoco fue excelente, pero será competitiva. Bélgica y Holanda han empezado fuerte y Portugal e Inglaterra se mostraron solventes. España e Italia remontaron sus partidos. Todos los favoritos, a su manera, han cumplido, y todavía no se adivina, si la hubiese, la selección revelación del torneo.

 Clasificaciones

Grupo F

  Pts. GF GC
Portugal 3 2 0
Alemania 3 1 0
Francia 0 0 1
Hungría 0 0 2

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here