El estadounidense Lance Armstrong admite en el documental que emitirá ESPN en dos partes, los días 24 y 31 de mayo, que el cáncer testicular que padeció en el año 1996 podría haberse producido por el consumo de hormonas de crecimiento. Según adelanta el portal especializado Cycling News, Lance Armstrong reconoce que «la única vez» en su vida que tomó hormonas de crecimiento fue en la temporada de 1996, precisamente, cuando le fue diagnosticado el cáncer.

«Hormonas de crecimiento y células. Cuando algo bueno necesita crecer, lo hace. ¿No tendría sentido que algo malo creciera también?», se pregunta el texano.

Armstrong también reconoce en el documental que su primera experiencia con el dopaje se produjo «probablemente con 21 años», lo que coincidiría en el tiempo con su victoria en el Mundial de 1993. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here