Están en todas partes. En mi profesión, contable, constantemente. En el fútbol también: Empezando por lo más obvio, el marcador. El dibujo táctico y esas combinaciones que siempre deben sumar 10: 4-3-3, 4-4-2, 5-4-1… Los contratos de los jugadores, los precios de los traspasos, los tan de moda recortes salariales y hasta los dorsales de los jugadores. De todas estas cosas, la última es sobre la que centraré mi texto en esta ocasión.

Pese a que los dorsales son fijos para toda la temporada desde hace tiempo, aun hacemos referencia a ciertos números para hablar de la posición de un jugador. En algunos casos es más sencillo y en otros más complejo. El 9 es siempre un delantero centro, el 3 es el lateral izquierdo, el 2 el derecho y el 1 el portero. El 10 suele ser la estrella del equipo, pero en el Madrid o en el Manchester United ha sido más significativo el 7 (Juanito, Butragueño, Raúl, Cristiano/Best, Cantona, Beckham y de nuevo Cristiano). En la Inglaterra previa a la era de la Premier League, el segundo delantero (todos jugaban 4-4-2) solía llevar el 8; en el Madrid era el número de Míchel, jugador de banda derecha, o de Schuster, centrocampista. En el Barcelona lo llevó Stoichkov, delantero. Revisando el Real Madrid–Anderlecht del famoso 6-1, veo que el Madrid jugó un poco con los dorsales para confundir al rival. Michel jugaba por la banda izquierda con el número 2 y Butragueño llevaba el 8.

La numeración no es igual en todas las culturas futbolísticas aunque algunas situaciones son chocantes para cualquiera. A continuación voy a intentar construir un 11 coherente con una numeración, cuanto menos, sorprendente:

1. Osvaldo Ardiles, centrocampista

Jugó la mayor parte de su carrera entre Huracán y Tottenham, donde lució números normales. En la selección argentina en el Mundial 82 llevaba el número 1 porque la selección distribuyó los dorsales alfabéticamente, excepto a Maradona (10) y Kempes (11). Aquel equipo, y su versión de 1978 (donde repitieron lo mismo, con Ardiles de número 2) podría servir para completar la alineación entera.

2. Clinton Dempsey, delantero

Internacional estadounidense, jugó entre otros equipos en el Fulham, Tottenham y Seattle. Con el Fulham marcó el gol más importante de la historia del club en la victoria 4-1 ante la Juventus en su camino hacia la final de la Copa de la UEFA que luego perderían ante el Atlético. Durante su carrera solía llevar el 2 porque era el número con el que se inició en el fútbol universitario.

3. Ashamoa Gyan, delantero

Internacional ghanés, quizá injustamente famoso por fallar el penalti que cometió Luis Suárez en el ultimo suspiro del Uruguay-Ghana del Mundial de 2010 y que hubiera clasificado a una selección africana por primera vez para las semifinales del Mundial. Es el máximo goleador africano en los Mundiales y ha jugado en varias ligas. Lleva el 3 por ser el número que vestía su hermano mayor, Baffour, en la selección. En el Sunderland tuvo que llevar el 33.

4. Fernando Chalana, centrocampista

Portugués. Podría jugar de extremo izquierda, o posición similar, en este equipo. Hizo una aparición estelar en la Eurocopa de Francia en 1984 que le llevó a ser traspasado al Girondins, donde sus lesiones no le dejaron prosperar ni cumplir todo lo que prometía. El delantero de aquella selección, Jordao, también vestía la camiseta con el número 3.

5. Zinedine Zidane, mediapunta

Francés. A su llegada al Real Madrid pidió el número 10, pero estaba ocupado. Después pidió el 21, también ocupado. Preguntó qué había y le dijeron que el 5 y se lo quedó. Como futbolista fue de lo mejor de su época y para el madridismo siempre quedará la volea de Glasgow.

6. Branco, lateral zurdo

Brasileño. Le he elegido a él por aquel gol de falta a Holanda en el Mundial 94 que cerró un gran partido, pero en realidad cualquier lateral zurdo de las selecciones de Brasil podría servir, pues tradicionalmente es la camiseta que asignan a sus laterales (también la vistieron Roberto Carlos y Marcelo). Siendo un número habitual entre centrales y de centrocampistas, es muy poco habitual en esta posición.

7. Gaetano Scirea, central

Marcador italiano de la Juventus, elegante, inteligente y mucho más técnico que los centrales de su época. Campeón de todo lo posible con la Juve y del mundo en el 82. Falleció en un accidente de coche poco después de retirarse.

Paolo Rossi y Gaetano Scirea durante el Mundial 82.

8. Lothar Matthaus, defensa libre

Siempre llevando el 8, el alemán del Gladbach, Bayern o Inter fue retrasando su posición de media punta con un estupendo disparo lejano a libero cómodo y protegido por sus defensas. Aunque sea su peor versión futbolística, es como defensa donde le necesitamos en esta ocasión.

9. Pep Guardiola, mediocentro

A Pep le hemos visto con el 3 y el 4 en el Barcelona, pero en los Juegos del 92 llevaba el 9 (y Abelardo el 10). Guardiola era un jugador inteligentísimo sobre el campo y de ahí que no sorprenda en absoluto su paso a los banquillos.

10. William Gallas, defensa multiusos

Internacional francés, de los pocos que han jugado en Chelsea, Arsenal (donde llevó el 10) y Tottenham. Sonó para el Madrid varias veces pero afortunadamente nunca llegó a concretarse el traspaso. Que el 10 lo lleve un jugador de este corte es una aberración futbolística, aunque muy necesaria en este equipo. Jugará de lateral derecho

11. Rui Patricio, portero

Internacional portugués del Wolverhampton. Viste el número 11 esta misma temporada posiblemente porque el 1 estaba ocupado. Buen portero, especialista en penaltis, su puesto lo pudieron ocupar el argentino Fillol (con el 5 o el 7) o Jongbloed (8) portero de Holanda en el 78.

Cerrada la convocatoria, nos queda esta alineación: El portero es el 11. La defensa, de derecha a izquierda, 10, 8, 7 y 6. El centro del campo con el 9 de base de un dibujo en rombo, con el 5 en la punta opuesta. El vértice derecho para el 1 y el zurdo para el 4. Los delanteros son los números 2 y 3.

Están locos estos futbolistas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here