Construyamos juntos un juicio ficticio. Ojo, que no es imposible que se convierta en realidad. El fútbol va a cambiar por el Covid. Y con ello sus normas y condiciones económicas. Así que, para preparar el terreno, les proponemos el siguiente juego.

Juzgado n° 1 de Primera Instancia de los de Madrid

Después de no ponerse de acuerdo en el previo acto de conciliación, se acuerda esta vista para dirimir la demanda de todos los aficionados al colectivo de jugadores de Primera División.

De una parte: D. Eugenio Molero Santos, como representante de todos los aficionados al fútbol.

De otra parte: D. Fulgencio Rivas Olmedo, como representante de todos los jugadores españoles de Primera División.

Preside el honorable Juez ………….. (ponga aquí su nombre, querido lector, ya que será usted quien dicte sentencia).

ALEGATO DE LOS AFICIONADOS AL FÚTBOL

Nos parecen increíbles sus reticencias a que se reanude la competición. Ganan ustedes más en un año que casi todos los mortales en vida y media. Dicen que lo hacen porque lo producen. Si damos esto por bueno no tienen excusa para no rebajarse los contratos, ya que ahora producen bastante menos. Estadios vacíos e imposibilidad de publicidad son realidades patentes. Si además no juegan, tampoco habrá dinero de las televisiones. Hay que actualizar el mercado a la que siempre fue su exigente premisa: tener una retribución económica en concordancia con la producción.

Además, mientras todos los españoles tenemos los test restringidos, ustedes gozan de uno cada semana. Aparte de un control médico-sanitario envidiable. Son unos privilegiados de la prevención.

Se quejan ustedes de las concentraciones. Lo hacen en un escenario en el que cientos de sanitarios están confinados de motu proprio para prevenir a sus familias de posibles infecciones. Pierden ustedes la credibilidad en prácticamente todas las comparaciones con cualquier colectivo. Es increíble que se quejen.

Por todo lo anterior, les exigimos que se pongan a jugar sin excusas y que adecuen sus contratos a la realidad del momento. Que estos sean sometidos a un justiprecio por una comisión independiente y que los mismos se bajen en el porcentaje que dicte la misma.

ALEGATO DE LOS JUGADORES DE PRIMETA DIVISIÓN

¿Están ustedes locos? ¿Cuánto vale una vida? Sólo con que uno de nosotros se infecte y tenga graves problemas de salud, no habrá conciencia social que aguante este envite. Nosotros saltamos, respiramos el aire del contrario a escasos centímetros del nuestro, nos abrazamos en los marcajes y sangramos en nuestra profesión.

No tienen derecho a obligarnos a dos meses de cuarentena, porque eso conculca nuestros derechos laborales. No es lo mismo un sanitario que se confina porque ese es su deseo, a estar obligado por Sanidad a no ir a casa en dos meses para ejercer tu profesión.

Nos dicen que nos bajemos los contratos. Pero lo hacen antes de siquiera saber cuál es nuestra situación a 30 de junio. No han sido capaces, los clubes, de ponerse de acuerdo en quién cubre y cómo se cubre esa extensión de contrato que llegará hasta septiembre para los que jueguen en Europa.

Además nadie puso una pistola en el pecho a los presidentes que firmaron nuestros contratos. Si no pueden pagar, elegimos nosotros. O carta de libertad o acuerdo entre partes, pero jamás por imposición de la patronal del fútbol.

Por todo lo expuesto en estos párrafos, sólo jugaremos si se nos permite salir a nuestros domicilios a pernoctar en las mismas condiciones que regían antes de la suspensión del fútbol por el Covid. En lo referente a las condiciones contractuales, pedimos que urgentemente se aclare hasta qué periodo se extienden para los que terminan el 30 de junio. Y quién cubre una posible lesión.

En caso de imposibilidad del club para hacer frente al montante total del contrato de cada futbolista, este recibirá la carta de libertad inmediata, salvo que el jugador quiera bajarse voluntariamente el importe que marque ese contrato.

¿Y cuál es su veredicto, querido lector? ¿Quién tiene más razón en sus argumentos?

A) LA AFICIÓN
B) LOS JUGADORES
C) NINGUNO DE LOS DOS. QUE PAGUEN AMBOS LAS COSTAS.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here